Guardiacárceles de la dictadura invisibilizan a las víctimas del terrorismo de Estado

Por H.I.J.O.S. Jujuy

El viernes 10 de mayo se realizó la audiencia N° 33 en el Tribunal Oral Federal de San Salvador de Jujuy como parte del desarrollo del sexto juicio de lesa humanidad en la provincia. En la oportunidad declararon: Primitivo Manuel Albornoz, Luis David Cancinos, Zacarías Alberto Chauque, Horacio Cuchi los cuatro ex celadores del penal de Gorriti durante la dictadura, testigos ofrecidos por la fiscalía de los represores.

Por otra parte, también prestaron testimonio German Soto, ex preso político de Abra Pampa quien realizó la declaración testimonial mediante el sistema de videoconferencia desde el Tribunal Oral Federal de Tucumán.  Norma Inés Amado (Hermana de Miriam Amado, ex presa política), y Víctor Antonio Arias (ex preso político). En cuanto al testigo Roberto Alonso, no se presentó pese haber sido citado.

Primitivo Manuel Albornoz, testigo ofrecido por el Ministerio Público Fiscal, declaró haber trabajado de celador en el pabellón N° 5 hasta marzo de 1976 en el penal de Gorriti, fecha que fue desmentida por la fiscalía que tenía documentación que acreditaba lo contrario. Según él, allí se encargaba de custodiar la salida y el ingreso de los presos comunes. Contó que una noche a las 22 hs aproximadamente fueron a buscar presos que, aunque no lo dijo explícitamente dio a entender que se trataba de presos políticos: “En ese tiempo nadie podía tener contacto con nadie, no se podían recibir cartas, los que daban información tenían que cuidarse y no involucrarse”.

Albornoz relató que, por aquel entonces, Antonio Vargas (represor condenado) y Néstor Singh, eran los encargados de las órdenes y que los pabellones estaban llenos de presos (políticos). Conoció a los represores imputados Ricardo Ortiz, Carlos Ortiz, Mario Marcelo Gutiérrez, Herminio Zárate, Héctor Caraballo, Juan Carlos Lucero y Ceferino Narváez, todos ellos del servicio penitenciario.

Luis David Cancinos era subayudante y trabajaba en el pabellón N° 5 de seguridad interna en la cárcel de Gorriti, se desempeñó hasta el 6 de diciembre de 1976. Expresó que cuando tenía que volver a trabajar en seguridad interna, no volvió más. Solo recordó a una persona, un delegado gremial que trabajaba en celulosa, pero no aportó más datos.

“Los presos comunes tenían otro régimen, podían salir a trabajar, ir al hospital, tribunales, desayunar, estaban comunicados”.  En relación a su función dijo que “era controlar las entradas y salidas de internos, requisarlos, no permitir que ingresaran a la celda con objetos prohibidos” y sobre las víctimas: “En la planta baja era constante el ingreso de presos políticos.

El 24 de marzo de 1976 cuando le comunicaron que había un golpe de Estado, “Recibí una orden de llevar muchas planillas de detenidos al pabellón 1”. Sobre el ingreso de vehículos relató que mayormente entraban vehículos de color verde, no supo distinguir si pertenecían a Gendarmería o al Ejército: “Por la calle Juana Manuela Gorriti hacían ingresos de presos (políticos)”.

Cancinos manifestó que los represores: “Carlos Ortiz era jefe de turno y Ricardo Ortiz era jefe de división personal, Herminio Zárate trabajaba en la guardia, Mario Marcelo Gutiérrez también estaba en el mismo pabellón”. Dijo haber trabajado en división judicial del servicio penitenciario, se encargaba de registrar los nombres, escribir los memorándum de salidas y dar las órdenes de liberación.

Zacarías Alberto Chauque también era guardiacárcel de la cárcel de Gorriti, trabajó 25 años con presos comunes y procesados del pabellón N° 5. Dijo que el 24 de marzo de 1976 se encontraba prestando servicios. Se encargaba de llevar a los presos en calidad de procesados a la escuela dentro del mismo penitenciario. Declaró no haber estado en el pabellón N°3 de los presos políticos: “Había personal especial para ellos”.

El régimen de las víctimas de la dictadura era más restrictivo: “Pasaban más tiempo en el calabozo, estaban solos”. Conoció a los represores Héctor Caraballo, los hermanos Ortiz, Herminio Zárate y Juan Carlos Lucero, agregó: “Carlos Ortiz era oficial, después pasó a ser director, Herminio Zárate era suboficial y Mario Marcelo Gutiérrez era sub oficial”. Sobre Zarate aportó que tenía vinculación con el ejército.

German Soto, ex preso político, de 87 años de edad, brindó declaración a través del sistema de videoconferencia del Tribunal Oral Federal desde Tucumán indicando que, durante el mes de septiembre de 1976, fue detenido de forma ilegal junto a una decena de personas de la localidad de Abra Pampa y trasladados a la ciudad de San Salvador de Jujuy, donde permanecieron varios días secuestrados.

Según su declaración, los motivos del irregular procedimiento obedecieron a causas políticas, dado que los vecinos de la localidad norteña se encontraban muy preocupados debido a la posible pérdida del mercado local, el cual sería cedido a la policía de la provincia por parte del comisionado municipal, Leonardo Chaparro.

Días más tarde, tras recuperar su libertad, supo que la policía contaba con la lista de unos treinta nombres, entre quienes se encontraban Leopoldo Abán, Erminda Zerpa y Basauri Gálvez. En relación a este último, Según Soto, “Cuando nos dieron la libertad nos fuimos todos, pero a él no le permitieron irse. Desde ese momento no lo volvimos a ver nunca más”, relató.

Posteriormente se presentó Norma Inés Amado, hermana de la ex presa política (fallecida) Miriam Amado y prima del desaparecido Rubén Horacio Carrazana. Lamentablemente Norma no pudo brindar mayores detalles sobre las condiciones en las que sus familiares fueron víctimas de las fuerzas represivas argumentando que para el año 1976 contaba con tan solo 13 o 14 años, por lo que sus padres optaron por no involucrarla en conversaciones “que provocaban mucho dolor y sufrimiento a su familia”, indicó.

A continuación, Víctor Antonio Arias, ex preso político, relató la manera en que el sindicato de trabajadores del azúcar del ingenio Ledesma fue intervenido en el año 1975 por fuerzas de la policía federal. Mencionó además las detenciones simultáneas del secretario adjunto, Carlos Luis Figueroa y el secretario general del gremio, Melitón Vázquez producidas en la ciudad de San Salvador de Jujuy durante una reunión en el Ministerio de Trabajo, y señaló que, tras su liberación en el penal de Gorriti, producida cuarenta días después de su secuestro, le resultó imposible conseguir empleo debido a su activa participación en el sindicato azucarero.

“Una noche me detuvo el comisario José Américo Lezcano y me dijo en plena oscuridad: Arias, váyase, tengo la orden de hacerlo mierda a usted”. Tras esa amenaza, el testigo aseguró que se dirigió hacia la provincia de Tucumán y no volvió a pisar la provincia de Jujuy hasta el retorno de la democracia.

Por último, testimonió Horacio Cuchi, el que se desempeñó como celador en la unidad penitenciaria de Gorriti durante la década de los 70, declaró haber conocido a los imputados Carlos Alberto Ortiz y a su hermano Ricardo Ortiz, Mario Marcelo Gutiérrez, Herminio Zárate, Ramón Armando Herrera, Osvaldo Héctor Caraballo, Juan Carlos Lucero y Ceferino Narváez.

Si bien en un primer momento negó la presencia de personal militar y de gendarmería, posteriormente recordó que esta última fuerza contaba con una división dentro de la cárcel. “Era todo normal” dijo el testigo, cuando se le preguntó sobre la actividad represiva del penal después del golpe de estado del 24 de marzo de 1976.

El testigo Roberto Alonso no compareció ante el Tribunal, la fiscalía solicitó citarlo nuevamente para una futura audiencia.

La próxima audiencia se desarrollará el próximo jueves 16 de mayo a partir de las 8:30 hs en el edificio del Tribunal Oral Federal de Jujuy, sito en calle Senador Pérez al 182.

Consulta el Padron
x

Tal vez te interese

“Las niñas y los niños no necesitan ingresar a la Gendarmería, necesitan respeto a su identidad”

Por Liga Argentina por los Derechos Humanos. Las niñas y los niños no necesitan ingresar a la Gendarmería, necesitan respeto a ...

A %d blogueros les gusta esto: