Destacamos

Masiva marcha al Ministerio de Desarrollo contra las “políticas de hambre” de Cambiemos

Organizaciones sociales encabezaron una multitudinaria movilización en el marco de una jornada de lucha por “tierra, techo y trabajo, contra el hambre y los tarifazos”. “Es el peor año desde la crisis de 2001”, aseguran. Ayer la ministra Carolina Stanley se adelantó a admitir que el índice de pobreza del segundo semestre de 2018 “puede ser un poco peor que el anterior”.

Con el eco del anuncio del Gobierno de que este año habrá una fuerte suba en el índice de pobreza producto de las políticas de ajuste en los sectores más desprotegidos de la sociedad, organizaciones sociales realizaron en todo el país una jornada de lucha por “tierra, techo y trabajo, contra el hambre y los tarifazos”.

En la ciudad de Buenos Aires, el epicentro de las movilizaciones es el Ministerio de Desarrollo Social, donde confluyeron militantes de Barrios de Pie, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y el Frente Darío Santillán (FDS). También adhirieron la Federación Nacional Territorial (Fenat) de la CTA Autónoma Capital, y el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL).

Algunas de las demandas son la creación de puestos de trabajos formales, un aumento del 54 por ciento en los programas sociales, kits escolares, el otorgamiento de obras públicas a cooperativas de trabajadores y la sanción de la postergada ley de Emergencia Alimentaria, una promesa largamente incumplida por el gobierno macrista.

“A partir de las políticas de este gobierno, tenemos la necesidad de salir a proclamar lo que está mal, lo que consideramos que es un genocidio en términos de hambre”, resaltó durante la marcha Omar Giuliani, titular de la Federación Nacional Territorial (Fenat). Al explicar las demandas que impulsaron la participación de los trabajadores territoriales en la convocatoria, detalló que las cuatro leyes que se solicitan surgieron a partir de “propuestas concretas que son constituidas y construidas en cada uno de nuestros territorios”.

“En los barrios volvió el hambre. Es el peor año desde la crisis de 2001”, diagnosticó el titular de Barrios de Pie, Daniel Menéndez, para quien “el problema de los funcionarios” es que se “convierten en diagnosticadores de la realidad” cuando “en realidad tienen que tomar medidas ejecutivas” para revertir esta situación. “La magnitud del problema alimentario requiere de una respuesta inmediata” de parte del gobierno y “hay que tomar medidas hoy y atender esta realidad”, exigió.

“Ponemos en letra aquello que cotidianamente realizamos cuando el Estado no está presente al servicio de los trabajadores y las trabajadoras, y sí está presente para pagar al FMI y para las políticas internacionales”, resaltó Giulani, quien remarcó la confluencia desde distintos sectores del campo popular en la movilización. “La importancia de hoy es el marco de unidad en el que se da, a partir de propuestas concretas que son constituidas y construidas en cada uno de nuestros territorios”, agregó.

Las concentraciones previas a la marcha comenzaron desde tres puntos de la Capital Federal: Carlos Calvo y 9 de Julio, Plaza Congreso y Santa Fe y 9 de Julio. En tanto, La Plata, Mar del Plata, Tandil, y Bahía Blanca son algunas de las ciudades bonaerenses donde la jornada se replicará. Las provincias en cuyas capitales también habrá movilizaciones son Corrientes, Tucumán, La Pampa, Jujuy, Misiones, Santiago del Estero, Mendoza, Salta, La Rioja y San Luis. En Santa Fe, la movilización se hará en Rosario.

“Mientras (la ministra de Desarrollo Social, Carolina) Stanley asegura que vienen acompañando a los que peor la pasan y no tiene problema en decir que la pobreza seguirá creciendo, en los barrios la situación no se aguanta más. Hoy salimos para decirle al gobierno que ya basta con estas políticas de hambre”, cuestionó Dina Sánchez, vocera del FDS.

Ayer, Stanley no solo reconoció que este año “puede ser un poco peor que el anterior” en materia de pobreza sino que también criticó la jornada de lucha. “No es necesario usar métodos extorsivos, como son el corte de calle y las manifestaciones, porque de alguna manera genera muchísimo incordio para muchísimos argentinos que tienen que transitar libremente para ir a trabajar“, dijo y pidió a los organizadores “responsabilidad” y que las protestas “no tengan que ver más con la política partidaria”.

“El índice de inflación para productos básicos aumento en el 2018 un 54 por ciento, por lo cual nuestros magros ingresos de 6 mil pesos se nos esfuman entre los dedos en pocos días. A raíz de esto es que exigimos que el Estado deje de precarizar nuestras vidas”, puntualizó el FOL a través de un comunicado.

Menéndez remarcó la obligación que tienen los movimientos sociales de “estar en la calle” para frenar los ajustes. En este sentido, alertó que “cuatro años más de este gobierno sería una tragedia. Se va a construir un país muy injusto. Sería la consolidación de un país con una enorme injusticia y con la necesidad de fuerzas de seguridad que repriman a diario”.

x

Tal vez te interese

Para las pymes, el anuncio de Macri tuvo sabor a poco

Por Randy Stagnaro, en Tiempo. El presidente Mauricio Macri anunció este jueves una única medida para las empresas agropecuarias y agroindustriales: estarán exentas de ...

A %d blogueros les gusta esto: