#MiráCómoNosPonemos: los delitos sexuales en los juicios de lesa humanidad

A raíz de la denuncia pública del colectivo Actrices Argentinas de situaciones de acoso y abuso sexual en su trabajo, planteada este martes en una conferencia de prensa en la que se conoció el caso de Thelma Fardín, la agrupación HIJOS difundió detalles sobre la inclusión de los delitos sexuales en los juicios de lesa humanidad.

En una serie de publicaciones en su cuenta de Twitter, HIJOS recordó que la primera condena por delitos sexuales cometidos por los genocidas fue en 2010. “El miedo y la impunidad tienen sus efectos. Esa sentencia marcó un camino, que sigue, para las acusaciones por ese tipo de delitos en los juicios a genocidas”, señalaron.

Con el hashtag #MiráCómoNosPonemos, instalado a partir de la campaña de visibilización de los casos de abuso en el ámbito del espectáculo, agregaron: “Las víctimas pudieron empezar a contar ante el Poder Judicial lo que había pasado en los centros clandestinos, donde los genocidas decidían sobre la vida y la muerte, pero también sobre sus cuerpos: hubo violaciones y eso no había sido considerado como delito autónomo”.

“Fue muy difícil superar obstáculos jurídicos, pero también sociales. El silencio no era una elección: a veces fue una opción para sobrevivir. Los testimonios de las víctimas-sobrevivientes lograron derribar conceptos jurídicos que no daban cuenta de la magnitud de los delitos”, indicaron.

Precisaron que ya son más de 20 las condenas dictadas a genocidas en las que los crímenes sexuales fueron juzgados y considerados como delitos autónomos. “Se reconoce en los fallos que los genocidas fueron secuestradores, ladrones de bebés y violadores. Pero primero hubo que romper el silencio”, remarcaron.

“Condenas en todo el país dan cuenta de delitos sexuales cometidos a mujeres y hombres en los centros clandestinos. Testimonios de víctimas que reviven el horror son la prueba judicial de los crímenes, pero también el reclamo al Poder Judicial para que deje de revictimizar”, continuaron.

Finalmente, recordaron que “nada fue de un día para el otro: hubo una construcción social de la condena, pero también del testimonio”, y pusieron el acento en que “En cada audiencia vuelven a repasar el horror”, para finalmente plantear: “¿Alguien se atrevería a cuestionar cuándo pudieron decirlo por primera vez?”

x

Tal vez te interese

mujeres abuso

Dispositivos que resguardan los derechos de víctimas de abuso

La Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia observa con preocupación la vulneración del derecho a la intimidad de la menor ...

A %d blogueros les gusta esto: