Destacamos

Ante la oferta «miserable» del gobierno, docentes de todos los niveles van camino a no empezar las clases 

Los profesores nucleados en el Cedems decidieron este sábado un paro de 48 horas para los primeros dos días del ciclo lectivo, mientras que los maestros de ADEP esperarán la decisión de CTERA, aunque adelantaron que el lunes 5 harán una marcha provincial.

Luego de que el gobierno provincial ratificara su oferta del 5 por ciento de recomposición salarial, en la mañana de este sábado los dos sindicatos llevaron adelante asambleas ampliadas para decidir los pasos a seguir.

Además del 5 por ciento a cuenta, el gobierno ofreció unas cifras fijas no remunerativas ni bonificables que aumentan su valor de acuerdo a la escala jerárquica docente. Estas van de los 100 pesos para los maestros hasta 700 para los directores y 1000 para los supervisores. La tan reclamada cláusula gatillo ni apareció mencionada.

Los sindicatos docentes rechazaron el ofrecimiento del gobierno y hoy realizaron plenarios y asambleas en las sedes gremiales para intercambiar al respecto y evaluar acciones futuras.

Los secundarios y terciarios, nucleados en el Centro de Enseñanza Media y Superior (Cedems) votaron ir al paro de 48 horas el lunes 5 y martes 6 de marzo, con movilización en la primera jornada, y organizar una «permanencia frente a la Casa de Gobierno con los demás gremios docentes provinciales».

A la marcha del lunes 5 se sumarán los maestros de inicial y primaria, representados por la Asociación de Educadores Provinciales (ADEP), quienes esperan la decisión de la CTERA, que se reunirá el 3, para ver si además se suman a la suspensión de tareas.

Los profesores aclararon que garantizan la toma de exámenes a los secundarios, en la semana del 26 de febrero al 2 de marzo, y que el sábado 3 volverán a reunirse para evaluar el modo en que se llevarán adelante las medidas de fuerza.

En un comunicado, el Cedems expresa su rechazo de la oferta salarial por «insuficiente y denigrante» ante la inflación y pérdida de poder adquisitivo de 2016 y 2017, y porque es «tendenciosa y discriminatoria, al pretender dividir la docencia de nivel medio y superior estableciendo ítems de pago por antigüedad o cargo».

Repudian además al gobernador «y a todos sus funcionarios por su constante actitud de coacción hacia los docentes»; exigen la renuncia de la ministra de Educación Isolda Calsina y que en su lugar se designe a «un docente de reconocida trayectoria y prestigio», y en este sentido reclaman que el Ejecutivo presente a la Comisión de Educación de la Legislatura «un documento que respalde y fundamente esta exigencia».

Repudian también la actitud del ministro de Hacienda Carlos Sadir porque entienden que con sus declaraciones públicas «promueve la violenciay viola la negociación paritaria», y piden una medida judicial de «no innovar ante la implementación de la transformación educativa en nivel secundario, habida cuenta de la insuficiente normativa que regule este proceso».

Exigen la continuidad de todos los docentes designados a ITL 2018 en todos los niveles y modalidades; la continuidad de los docentes de l os JIM y la escuela primaria del sindicato; la derogación de la resolución 8402/18 de aprobación de los lineamientos curriculares; la actualización de las asignaciones familiares, y la derogación del Impuesto a las Ganancias.

Rechazan el presentismo por considerarlo «una medida extorsiva» y piden que se reemplace por el pago de adicional por título.

 

En el Congreso Extraordinario de ADEP, además de la adhesión a las decisiones de la CTERA y la marcha provincial para el lunes 5, se votaron otras cuestiones, como la declaración en estado de alerta y movilización permanente; el repudio a Adolfo Palermo, director provincial de Negociación Colectiva y Paritaria del Ministerio de Trabajo de Jujuy, por «la actitud persecutoria manifestada hacia ADEP»; el repudio al gobernador Gerardo Morales «por no adherir al decreto presidencial de prescindir de sus familiares en el gobierno y la falta de valoración de la tarea docente que demuestra»; el repudio a «medidas salariales unilaterales, arbitrarias e inconsultas del gobierno», y el rechazo al presentismo «por ser una bonificación que vulnera el reglamento de licencias».

En materia salarial, piden un aumento del 40 por ciento, que se cierren las paritarias 2017 con el pago del 4,8 por ciento por el desfasaje inflacionario, que se devuelvan los días de paro descontados, y que se paguen las deudas referidas al Operativo Aprender 2017.

Reclaman también la refacción y el acondicionamiento de edificios escolares y la creación de gabinetes psicopedagógicos.

 

 

 

x

Check Also

Docentes marcharon por el avasallamiento de sus derechos que realiza el gobierno

Este miércoles, los docentes de Adep, junto a los docentes que conforman la Corriente Nacional “Corti-Santoro” marcharon a la sede del ...