Bohuid: «Este ministro no decidió interrumpir el embarazo; lo hizo un equipo interdisciplinario»

El ministro de Salud, Gustavo Bouhid, brindó una conferencia de prensa en relación al caso de la niña de 12 años que quedó embarazada producto de una violación, a la que se le practicó una cesárea una semana después de haberla pedido, junto a su madre. El ministro leyó un escrito en el que relató cronológicamente los hechos. Antes de iniciar la lectura, aclaró que el relato sería “escueto” y sin precisar detalles, a causa del “bozal legal” impuesto por la Defensoría de Menores, a la que dijo haberle pedido permiso para brindar la conferencia “dadas las declaraciones de algunos médicos”.

Primero hizo un relato detallado, con días y horas, de cómo ocurrieron los hechos desde el viernes 11 de enero, cuando la niña y su madre llegaron al Hospital Paterson de San Pedro de Jujuy, hasta una semana después, la cesárea en el Hospital Materno Infantil (HMI).

Tras el relato (ver más abajo), se detuvo en consideraciones legales. Recordó que la provincia de Jujuy aplica desde 2012 la Guía Técnica para la Atención Integral de los Abortos No Punibles, que establece que el cumplimiento de la solicitud de una ILE no puede tardar más de diez días. Además, en 2018 este ministro firmó una resolución que aprueba los flujogramas de atención y dispone la obligatoriedad de reporte a la Dirección de Maternidad e Infancia de todo embarazo en menores de 14 años dentro de las 72 horas de haber tomado conocimiento.

Dijo además que el Protocolo para la Atención de embarazos adolescentes de menores de 15 años que confeccionó el Ministerio de Salud en forma conjunta con Unicef «no tiene validez legal» sino que es «solo una guía».

El ministro Bouhid deslindó su responsabilidad sobre la difusión del caso de la niña de San Pedro, respondiendo implícitamente a las acusaciones que se le hicieron por haber violado la confidencialidad requerida en estas situaciones. «La primera persona que expone el tema de violación a la niña, con detalles de nombres, lugar de residencia, el vecino, es la madre de la niña en un reportaje en vivo para El Tribuno el 12 de enero», precisó.

«La segunda persona que habla del caso en los medios, ofreciendo consideraciones médico legales desde su punto personal, no institucional, violando el secreto médico, no respetando en sus dichos el derecho a la ILE que solicitaron la niña y madre, es el jefe de Obstetricia del Hospital Materno Infantil, doctor Briones, también en El Tribuno, estando en uso de su licencia ordinaria», quien el miércoles 16 a la mañana «se presenta a los medios y dice que no van a realizar la ILE por la edad gestacional avanzada”.

Ante estas declaraciones del doctor Briones, a las que Bohuid callificó de «irresponsables y falaces», fue que el ministro decidió hablar con la madre de la niña «para darle garantía de derecho».

No fue la única mención que hizo Bouhid de Briones. «Es el mismo médico que en el diario El Tribuno de hoy, desobedeciendo el bozal legal que impuso la Defensoría de la niña y de la bebé Esperanza, dice que no oyeron sus consejos ni el ministro ni el gobernador», indicó, y recordó: «Este médico tiene un antecedente de tener un sumario administrativo -ahora tiene otro-, y de ser acusado de homicidio culposo en 2015 de la muerte de una mujer también de San Pedro de Jujuy».

En la conferencia, Bouhid se ocupó también de diluir su propia responsabilidad en las prácticas médicas que se llevaron adelante en este caso. «El ministro no eligió el procedimiento de la ILE; lo eligió un equipo interdisciplinario. El ministro no decidió interrumpir el embarazo; lo decidió un equipo interdisciplinario. El ministro sí solicitó información al equipo interdisciplinario y realizó las consultas pertinentes a este equipo interdisciplinario del HMI», afirmó.

«La elección del método cesárea fue porque un equipo interdisciplinario consideró que ese era el método en donde la niña de 12 años corría menor riesgo», sentenció.

Vacío legal

En este plan de presentar su descargo, el ministro se refirió con especial énfasis a lo que considera un «vacío legal» para la aplicación de las interrupciones legales de embarazos. «Los protocolos y guías de ILE son solo indicadores de referencia, no leyes», sentenció, y precisó que «falta relacionar la edad gestacional con la edad cronológica, y la condición particular de cada paciente respecto a su salud integral, física, mental y social, de acuerdo a la OMS».

«Ante el vacío legal, los equipos sanitarios terminan judicializados, procedan o no procedan, y procedan de una u otra manera. Tenemos un gran dilema como sociedad. Tenemos un problema con esta legislación vigente», agregó.

Aseguró además que el fallo FAL «es imperativo» en el sentido de que ordena proceder, pero «no dice con cuál método o edad gestacional o cronológica», aclaró.

«Este caso deja muchas enseñanzas sobre el vacío legal», afirmó, y agregó: «Lo lógico es la tranquilidad y no los fundamentalismos, porque en este caso no se van a poner de acuerdo ni los juristas. Porque no hay algo imperativo, taxativo, ni en el Código Penal, ni en el fallo FAL, que es interpretable».

«Algunos dicen que la cesárea no es ILE, y yo pregunto: ¿no hemos interrumpido el embarazo? Está interrumpido, legalmente interrumpido, no continuó. ¿Tengo que matarlo para darle el gusto a algunos?», se ofuscó.

Cuestión de colores

Si bien reconoció que su postura es «provida», el ministro Bohuid dedicó varios de los pasajes de su conferencia a denostar las posiciones que calificó como «fundamentalistas».

«Posiciones celestes cuestionan por qué no se esperó un mes y medio más. Y yo les pregunto qué pasaba si nos quedábamos sin los dos pacientes, por la causa que sea, sea aborto clandestino, suicidio, ruptura uterina, eclampsia…», desafió. Y continuó: «Posiciones verdes cuestionan entre varias cuestiones el método cesárea, y quieren la muerte clínica de la bebé intraútero».

«A un tema médico legal, se le sumó la política y la campaña. Hay marchas nacionales, etcétera, y eso no está bien. El debate argentino del año 2018 en el  Congreso respecto al aborto se trasladó a la puerta del Hospital Materno Infantil de Jujuy», se quejó, y agregó: «La gran mayoría de las opiniones fueron o son de periodistas, políticos, pañuelos verdes, pañuelos celestes, panelistas improvisados, en base a tablas matemáticas, guías, protocolos, creencias personales, religiosas, fundamentalismos, conocimiento jurídico, etc., pero en ninguna de todas estas opiniones ni de los que las emiten vieron, tuvieron contacto o conocieron a la paciente de tan solo 12 años».

Aquí intentó separar su posición personal de su función pública: «Es conocida mi posición pública provida, estoy en contra del aborto. No creo que la muerte sea solución a la vida. pero nada tiene que ver mi pensamiento personal con la garantía de derecho que debo asegurar como ministro de Salud», afirmó.

Bisagra

Bohuid estimó que el caso de la niña de San Pedro fue «un caso bisagra» y que «habrá un antes y un después». En este sentido, adelantó que se va a «actualizar el protocolo provincial y resguardar y cuidar a nuestros equipos de salud», y enfatizó: «Tenemos un recurso humano muy valioso; han hecho un gran trabajo y no puede ser que terminen escrachados en las redes y judicializados si proceden o no proceden».

«La patria tiene una deuda con la menor de 12 años, con Esperanza, la bebé fallecida, y con los equipos de salud. Se debe mejorar la legislación para saldar la deuda», expresó.

En este sentido, explicó en qué dirección irán los cambios que considera necesarios: «Lo primero es dar instrucciones al director provincial de Maternidad e Infancia para que el consentimiento informado esté documentado por escrito. No solo que esté informado, sino que se documente qué cosa se ha informado».

Bohuid dijo que «para que esto sea objetivo», la información tiene que ser por escrito y la paciente «tiene que leerla». «Que todo ese acompañamiento con psicólogos, con equipos terapéuticos, hasta que se pueda tener una posibilidad de nacimiento con posibilidad de sobrevida y sin secuelas, y que después se dé en adopción, se informe por escrito y se lea. Porque si no, queda sujeto al informe», agregó.

«Porque hoy se dice que se informó, pero no se dice qué se informó. Entonces yo, si soy celeste, te informo como me conviene, y si soy verde, te informo como me conviene», insistió.

De este modo, detalló, «en la modificación van a estar escritas las dos opciones, y que el paciente sepa realmente, que lea todo. Porque podemos confiar en los médico o podemos no confiar».

Otra modificación que anunció el ministro es que la provincia de Jujuy va a adherir al protocolo de la OMS, «que como referente es bastante válido». Y que la resolución de este tipo de casos va a quedar en manos del equipo interdisciplinario, «porque estos casos se terminan judicializando, y el juez debe tener elementos, cuantos más, mejor», dijo.

En tercer lugar, adelantó que se va a incorporar el consentimiento informado del método elegido, y mencionó el caso de la niña de San Pedro como «un hito en el país, porque no hay jurisprudencia hasta donde yo sé», porque «fue un consentimiento informado de la niña y de la madre de que el método es cesárea y que además aceptan la maduración pulmonar de la bebé».

Confirmó además que está en curso un proyecto para establecer en la provincia un registro de objetores de conciencia.

El relato de los hechos

Bohid contó que el 11 de enero la niña fue atendida en el puesto de salud Ejército del Norte de San Pedro de Jujuy, donde la doctora Guzmán realizó el test de embarazo, que dio positivo. Fue en ese momento en que la nena contó que había sido ultrajada. Allí se decidió la derivación al Hospital Paterson de San Pedro, donde, de acuerdo al relato del ministro, la doctora Ruiz pidió una interconsulta y además avisó a la policía. Ese mismo día se realizó la reunión de la que participó la unidad de Salud Mental. Bohuid contó que la licenciada Vargas sugirió que se practique la ILE, por el estado emocional de la niña.

“A las 21.30, la madre relata todo el suceso, exponiendo a la hija y relatando la violación en un reportaje en vivo al diario El Tribuno de Jujuy”, remarcó el ministro.

El domingo 13 llegó al Hospital Paterson un oficio judicial que ordenaba que “se active” el protocolo para mujeres embarazadas menores de 15 años. Al día siguiente, se dio participación a la Oficina de Protección de Derechos, y el doctor Gaspar realizó una ecografía que mostró un embarazo de 23,5 semanas de gestación.

Todavía en San Pedro, la madre y la hija pidieron que se realice la ILE y firmaron un consentimiento informado. “Por la edad cronológica de la niña y la avanzada edad de gestación, se decidió la derivación al Hospital Materno Infantil” (HMI), señaló el ministro, y precisó que allí se volvieron a realizar los estudios, encontrando una edad gestacional de 24 semanas.

A las 12.30 de ese miércoles, el ministro se reunió el equipo interdisciplinario, con participación de personal de obstetricia, psicología, servicios sociales, neonatología y autoridades del HMI. Primero, el servicio de Obstetricia opinó que había que continuar con el embarazo, mientras que el servicio de asistencia social y psicología dijo que había que proceder de inmediato con la ILE por el riesgo psicológico para la niña, incluido un potencial intento de suicidio. Los obstetras, entonces, decidieron proceder con la ILE.

El ministro preguntó por el método más adecuado para llevarlo a cabo, y la directora del HMI, Alice Vargas, le contestó que había dos posibilidades. Describió el primero, con misoprostol, y aclaró que podía provocar contracciones, fiebre y desmayos, pues genera un trabajo de parto. “Cuando estaba por exponer el segundo método, interrumpen los obstetras, en este caso el doctor Valdiviezo, que dice que tiene que ser por cesárea, por el alto riesgo de la niña de 12, por su contextura pequeña, y por la edad gestacional avanzada”, refirió Bohuid.

De acuerdo a su relato, tanto el jefe a cargo del servicio de Obstetricia -por licencia de Briones- como los psicólogos, estuvieron de acuerdo con hacer la cesárea. Los neonatólogos, entonces, aportaron que se debía intentar la maduración pulmonar del feto. “Se consulta a todo el equipo si están de acuerdo y dicen que sí”, afirmó el ministro. Así es como se dispuso aplicar “dos inyecciones de maduración pulmonar”, “al menos una” ese mismo día.

Se reunió entonces el ministro con la madre de la nena, con presencia de personal de Ginecología y de Servicios Sociales. Allí la madre le dijo que había escuchado al doctor Briones y que la hija estaba en una crisis de nervios porque a través del celular se había enterado de que los médicos no querían realizar la ILE. “Le manifesté la garantía del derecho a su consentimiento informado, tanto de ella como de su hija a solicitar la ILE. Le informé que el método recomendado sería cesárea y que se realizaría el día viernes”, continuó Bohuid.

“El viernes el 18 a las 8.15 se practicó la cesárea, a las 8.30 nace un bebé de sexo femenino con 700 gramos de peso, con vida, e inmediatamente se lo lleva al servicio de Neonatología para control y demás efectos. El 21 la niña es dada de alta indicándole acompañamiento psicológico y control de su operación cesárea en tiempo prudencial. El día 22 fallece la bebé, Esperanza”, detalló, y confirmó que la recién nacida fue inhumada el sábado.

x

Check Also

Covid en Jujuy: Más pacientes recuperados que nuevos contagios

El Ministerio de Salud informó este sábado que hubo más pacientes recuperados que nuevos casos del SARS-CoV-2. En las últimas horas ...