Destacamos
sarapura

Buscan que mujeres indígenas sean diplomadas a nivel nacional

sarapuraLíderes indígenas argentinas, ex becarias del Programa Internacional de Fortalecimiento del Liderazgo de Mujeres Indígenas deliberaron durante dos jornadas en esta Capital junto a técnicos del Fondo Indígena y el Banco Interamericano de Desarrollo.

 La Rectora del Instituto de Educación Superior Intercultural “Gloria Pérez” y Coordinadora General del COAJ, Natalia Sarapura, es Vicepresidenta del Fondo Indígena, un organismo internacional integrado por 22 países entre los que se encuentra Argentina.

 El FI tiene como propósito contribuir a la creación de las condiciones jurídicas, políticas, técnicas y financieras necesarias para el autodesarrollo de los pueblos indígenas de América Latina y el Caribe mediante el reconocimiento de sus derechos específicos y la creación de mecanismos apropiados para la canalización de recursos para su desarrollo social, económico y cultural.

 El Fondo Indígena desarrolla un programa emblemático sobre Mujer Indígena, con el objetivo de rescatar y fortalecer el liderazgo de las mujeres, atendiendo que han sido el sector de la población más excluido de los espacios formativos y políticos, por lo que se busca potenciar su participación en los espacios organizacionales vinculados a la toma de decisiones para la defensa de sus derechos.

 La líder jujeña Natalia Sarapura formó parte del equipo gestor de dicho programa Mujer Indígena y conduce la institución que en Argentina registra más avances en la investigación y el abordaje de temáticas vinculadas a las mujeres indígenas y el acceso a la educación superior de los pueblos originarios. Además Sarapura ha sido docente del diplomado internacional y ha protagonizado importantes procesos de incidencia en el escenario internacional.

 El Fondo Indígena y el BID, reunieron en Jujuy los días 29 y 30 de mayo, a las ex becarias argentinas del Diplomado de Mujeres Indígenas para avanzar en la definición de una currícula para la oferta que será destinada a los pueblos originarios que habitan el país y que tendrá tres sedes a los efectos de garantizar su carácter federal.

 Sarapura explicó que el Diplomado Internacional formó a mujeres líderes de comunidades, mujeres de base, técnicas y profesionales, que recibieron una amplia formación, en principio orientada a la investigación y luego a las políticas públicas.

 “En la evaluación del Diplomado surgió la necesidad de reforzar la formación en los ámbitos nacionales y uno de ellos es Argentina, por eso hemos trabajado en Jujuy junto a ex becarias en la adecuación de una currícula que responde a las necesidades del continente, pero también a las particularidades de Argentina”, explicó Sarapura, quien apreció el proceso de construcción colectiva junto a las líderes indígenas.

 “Este proceso, precisó, se inició con un Taller donde se analizaron las lecciones aprendidas y los desafíos de la experiencia internacional del diplomado y se efectuó un diagnóstico de la situación de las mujeres indígenas. Ahora en este segundo encuentro se avanzó en la definición de contenidos mínimos y enfoques pedagógicos pertinentes para mujeres indígenas”.

 Anticipó Sarapura que el Diplomado Nacional se terminará de definir este año y su implementación será el resultado de una sinergia entre un instituto indígena y una universidad nacional. “Nos parece que el desafío es generar procesos de diálogo entre las distintas formas de conocimiento y de gestión de la educación superior, por eso es interesante que el diplomado pueda ser implementado por un instituto como el IESI y una universidad convencional”, refirió.

 “Entendemos que lo interesante de este proceso que se desarrolla con el FI y el BID es que la construcción de la currícula es una invitación a mirar la evolución de la situación de las mujeres indígenas que han sido instrumentos de opresión de sus pueblos, que están en una situación de vulnerabilidad, pero que a pesar de eso han tenido la capacidad de resistir y generar procesos de cambio de esa situación, empoderándose desde una sanación cultural y espiritual”.

Destacó Sarapura que “la mujer indígena ha sido históricamente hacedora de prácticas culturales y ahora camina hacia un escenario donde el hacer debe ser reconocido y revalorizado como un potencial en la vida cultural, familiar y comunitaria y como aportantes a la diversidad cultural”.

 Finalmente Sarapura valoró que en Argentina pueda realizarse un Diplomado para Mujeres Indígenas, porque les permitirá a las mujeres de las diversas etnias “adquirir herramientas de investigación para resignificar su realidad, re simbolizar su identidad y visibilizar mejor su situación para generar insumos que le permitan superar su situación de múltiple discriminación”.

x

Check Also

El Parlamento del NOA aporta al enriquecimiento de la oferta universitaria

Con el propósito de ampliar el abanico de oportunidades y garantizar acceso igualitario a formación académica superior en todas las jurisdicciones ...