Destacamos

Califican de «vergonzosa» la defensa corporativa de Lello Sánchez que hicieron los fiscales

«Son vergonzosos», sentenció la abogada Claudia González en referencia a la defensa corporativa que realizaron este viernes 13 fiscales del Ministerio Público de la Acusación (MPA) de su titular, Sergio Lello Sánchez. González es la representante legal de Agustina Aramayo, la funcionaria del MPA que viene padeciendo persecución de parte de Lello desde hace cinco años, y que esta semana recibió una notificación de un sumario administrativo que podría culminar con su despido.

Para González, los fiscales «han desacreditado aun más al Ministerio Público de la Acusación, han ido en contra de los juramentos que han hecho cuando asumieron su cargo, y han demostrado que son de verdad absolutamente carentes de confianza».

Este mediodía, 13 fiscales citaron a la prensa para leer un comunicado en el que defienden a su jefe, Sergio Lello Sánchez, en el caso de Agustina Aramayo, la funcionaria sumariada y que podría ser cesanteada. Dicen que «ha afectado con su conducta a la institución», motivo por el cual repudian todas sus declaraciones públicas. Además, niegan que en el MPA existan «prácticas institucionales de violencia de género».

«Resulta increíble que a esta altura del partido y en la provincia de Jujuy, donde la violencia contra las mujeres ha sido objeto de una larga lucha que se cristalizó en una ley el año pasado, nada menos que los fiscales, que son los encargados de hacer cumplir la ley y los depositarios de la acusación pública, trece fiscales machirulos, salieron a hacer una defensa corporativa, atacando todos a una compañera de trabajo, a una funcionaria, pretendiendo que conocen el expediente, que saben todas las circunstancias que han pasado, tratándola de mentirosa; cuando si hay algo que nos deja la experiencia con el tema de la violencia es creerle a la víctima», analizó.

En diálogo con El Submarino Diario, González cuestionó también al Colegio de Abogados de Jujuy, en cuya sede se desarrolló la conferencia en la que los fiscales dieron a conocer su posición. «Hoy los abogados nos estamos preguntando qué hacían ahí. ¿Acaso la presidenta del Colegio los está respaldando en forma tácita? ¿Es un mensaje para alguien?»

«Los colegiados, que somos los dueños de esa institución en ningún momento dimos autorización para esto», agregó.

Para la abogada, «el mensaje es claro: desde el Colegio de Abogados de Jujuy en ese salón decidieron hacer una mal llamada conferencia de prensa que tuvo por objeto únicamente seguir atacando a una mujer, violentándola, llamándola mentirosa, cuando nosotros tenemos prueba documental de que tres o cuatro de esos fiscales dijeron que la doctora Aramayo era buena empleada, hicieron informes positivos e inclusive en un caso se negaron al traslado que había dispuesto el doctor Lello».

«Son vergonzosos. Pobre la ciudadanía de Jujuy y pobres las mujeres que tienen que defenderse y recurrir al Ministerio Público de la Acusación donde existen esos fiscales», remató.

Instancia decisiva

Consultada por El Submarino Radio sobre la situación de Agustina Aramayo, González comentó que el caso se encuentra en una instancia decisiva. Recordó que «la persecución y violencia de que es objeto se remonta a cinco años» y aseguró que su colega y representada está «cansada del maltrato y el hostigamiento».

En tres años, diez veces Lello Sánchez dispuso el traslado de Aramayo de su lugar de trabajo. «Imaginate el rendimiento y la especialización que puede tener un funcionario si cambia sin justificativo», señaló González.

Repasó luego los antecedentes de la situación actual: «Cansada, la doctora Aramayo, junto con el doctor Mateo Montiel, también víctima de violencia laboral, hizo una denuncia en el Superior Tribunal de Justicia, hace dos años».

En ese expediente, existe un dictamen del fiscal general Alejandro Ficoseco, quien opinó que había que investigar las denuncias. «Eso le significó otro pedido de juicio político, porque así nos manejamos en esta provincia, con la dicotomía amigo-enemigo. Si te resistís a la violencia, sos catalogado de enemigo automáticamente», analizó González.

Ahora Lello Sánchez inició un sumario contra Agustina Aramayo, en medio de su licencia por maternidad. «Es la concreción de las múltiples amenazas que le hizo, diciéndole ‘te voy a echar’, ‘andate’, ‘te voy a armar una causa’, ‘no te quiero acá'», detalló la abogada.

Sobre ese sumario, afirmó que es «absolutamente arbitrario e ilegítimo», y remarcó que «las pruebas las obtuvieron ingresando a la cuenta de Facebook de la doctora, una cuenta privada, es decir que sus publicaciones solo las ven sus contactos».

«En esas publicaciones ella se ha limitado a compartir noticias sobre el MPA, y comunicados de la Asociación de Abogados y del Consejo Federal de Defensores de la República Argentina, que pidió expulsar a Lello por inepto éticamente. Según el criterio del fiscal Diego Cussel, que instruye el sumario, el hecho de compartir eso se considera una falta de respeto», agregó.

-¿Quién controla al MPA? 

-Nosotros tenemos una división de poderes del estado republicano, con un Poder Ejecutivo, un Poder Legislativo y un Poder Judicial. El MPA, según la ley de creación dice, «en el ámbito del Poder Judicial», pero Lello no respeta a ninguna autoridad por sobre él, y mucho menos el Superior Tribunal. De hecho, se niega a cumplir sus acordadas. Al día de hoy hay una acordada de 2018 donde se lo intima a que informe, con un listado, donde están los autos secuestrados como objeto de un ilícito y que tienen que estar a disposición del juez instructor de la causa. El doctor Lello decidió, por resoluciones, que los fiscales de cada causa dispongan de esos vehículos, que fueron otorgados a funcionarios. No sabemos si esos vehículos están con seguro, si causan siniestros donde está comprometida la responsabilidad de la provincia, porque los dueños están privados del uso y custodia por la causa penal, y resulta que los usan funcionarios públicos. La última vez que supimos de un auto en esta situación fue cuando se hizo una denuncia de persecución a mujeres en un barrio, y por la matrícula resulta que el auto había sido otorgado para el uso de una funcionaria. Y en ese momento lo manejaba un enfermero del gobernador. Es una situación ilegal, ilícita, indebida e inmoral por donde la mires.

-¿Cómo sigue la situación de la doctora Aramayo? 

-Ella realizó su descargo administrativo, ejerció su derecho de defensa y ofreció prueba. Ahora se abre un período de apertura de prueba y luego vendría la resolución. Nosotros vamos a tratar de evitar que avance este sumario, porque entendemos que es absolutamente nulo, por los vicios que tiene y porque es evidente que forma parte de una cadena de hechos que evidencian persecución, abuso de derecho y violencia, sobre todo por su condición de mujer. Y vamos a buscar en la justicia que se reactive la denuncia por violencia, denunciando este pedido de cesantía como un hecho nuevo.

Un comentario

  1. —Resulta indignante no solo la actitud dócil y servil de los Señores Agentes Fiscales; el Colegio de Abogados y Procuradores de Jujuy, ya sumamente cuestionado, ha rebasado los fines para los que fue creado. Uno de ellos, la defensa de los derechos de los matriculados. Al parecer, ni los agentes fiscales han oído hablar de «dignidad», ni el Colegio de Abogados. Renunciarán sus «autoridades» que está ejerciendo de facto su poder?

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Suspensión de la diputada Cejas: En lugar del Poder Legislativo, se presentó el Ejecutivo

Un hecho inesperado ocurrió este martes en la audiencia convocada por el Superior Tribunal de Justicia, por la medida cautelar presentada ...