Destacamos

Condenaron a Cristian Aldana a 22 años de cárcel por corrupción de menores

Tras un proceso penal que duró más de un año, Cristian Aldana, ex líder del grupo El Otro Yo, fue condenado esta tarde a 22 años de cárcel por el delito de corrupción de menores por el Tribunal Oral Criminal Nº25, integrado por los jueces Rodolfo Bustos Lambert, Ana Dieta de Herrero y Rodolfo Goerner. El fiscal de juicio Guillermo Pérez La Fuente había pedido 35 años de cárcel en su alegato; los abogados querellantes que representaron a las víctimas solicitaron hasta 40 años de prisión para el músico.

El juicio oral comenzó en mayo del año pasado después de un proceso judicial que se inició con las denuncias de diez mujeres que acusaron a Aldana de haber abusado de ellas entre 1999 y 2010, cuando tenían entre 13 y 16 años. Sus testimonios detallaron orgías con otras menores, enfermedades de transmisión sexual y agresiones físicas. Aldana no estuvo presente en la sala en el momento de la lectura de la sentencia, tal como lo pidió en sus últimas palabras.

Según se pudo establecer, la mayoría de las víctimas, seguidoras del grupo, habían sido contactadas a través de redes sociales o por teléfono por quien entonces era su ídolo. Muchas tuvieron sus primeras experiencias sexuales con él. La corrupción de menores, según consideraron los jueces, fue probada en cuatro casos de los siete denunciados.

Se ordenó que el músico, preso en el sector de agresores sexuales de Marcos Paz desde 2016, entregue su perfil de ADN para que sea incluído al Registro de Datos Genéticos del Ministerio de Justicia, que cuenta con muestras de condenados como Jorge Mangeri y el cura Julio César Grassi.

“La intención es usarme como trofeo. En este caso, un músico de rock, independiente y solidario políticamante con la música”, dijo el ahora condenado antes de escuchar la sentencia, cuando tuvo la oportunidad de dirigirse al tribunal. Luego, estuvo fuera de la sala mientras se leía el fallo.

“No soy un violador, ni un abusador, ni un violento. Las denunciantes no podrían sostenerme la mirada porque es mentira. Pedí careos con ellas y no me los dieron. Mi voz no fue escuchada. Sin defensa no hay juicio”, agregó al tiempo que mostraba un cartel con la consigna “Sin defensa no hay juicio”.

La imputación original incluía la acusación de abuso sexual gravemente ultrajante, que no fue incluida en la condena final, lo que será explicado cuando los jueces presenten los fundamentos de su decisión.

La jueza Dieta de Herrero, parte del tribunal que condenó en 2015 a Jorge Mangeri por el femicidio de Ángeles Rawson, votó en disidencia por una pena de 35 años.

Consulta el Padron
x

Tal vez te interese

La eliminación del IVA no va a sentirse en el bolsillo

En la conferencia de prensa en la que dio detalles sobre la eliminación del IVA en los alimentos, el propio ministro ...