Confirman procesamiento a cinco militares por el asesinato de una pareja de militantes peronistas

La Sala II de la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata confirmó los procesamientos de cinco militares por el asesinato de los militantes peronistas Griselda Esther Betelú y Raúl Martín Alonso, durante un operativo ocurrido la medianoche del 9 de marzo de 1977 en el complejo de viviendas lindero a las vías del ferrocarril, en la localidad platense de Villa Elisa.

“El hecho que finalizó con las muertes de Griselda Esther Betelú y Raúl Martín Alonso se encuentra, en principio, acreditado. En efecto, ni el hecho, ni la identidad de las víctimas han sido controvertidos por las defensas, del mismo modo que tampoco se encuentra controvertida la participación en el operativo del Batallón 601 del Ejército con apoyo del Regimiento 7”, consideró en su voto el camarista César Álvarez, al que adhirió su colega Jorge Eduardo Di Lorenzo.

El juzgado federal 1 de La Plata, a cargo de Alejo Ramos Padilla, les había dictado a los cinco militares el procesamiento con prisión preventiva y un embargo por 25.000.000 de pesos el 8 de octubre pasado por el delito de homicidio agravado contra la pareja. Las defensas de los acusados apelaron la decisión de Ramos Padilla, pero la Cámara confirmó el fallo de primera instancia.

“Coincido con la calificación legal asignada al hecho. Las tres agravantes de los homicidios surgen con claridad del propio contexto en el que se produjeron los hechos y de las características del operativo que es materia de investigación”, agregó Álvarez.

Los militares cuyos procesamientos fueron confirmados son el segundo jefe del Batallón de Comunicaciones Comando 601 de City Bell, mayor Carlos Alberto Bazán; el oficial de Inteligencia o S2, teniente primero Ángel Francisco Fleba; el oficial de Operaciones o S3, mayor Eduardo Arturo Laciar; el oficial de Personal del Batallón de Comunicaciones Carlos Felipe Maisonnave, y el jefe de la Compañía B Maipú del Regimiento 7, teniente primero Augusto Edmundo Caselli Gracés.

Griselda Esther Betelú se recibió de psicóloga y trabajaba en la Dirección General Impositiva (DGI). Raúl Martín Alonso se mudó a La Plata para estudiar contabilidad, trabajó en el ferrocarril, en los tribunales provinciales de La Plata y militó en la Juventud de Trabajadores Peronistas y en la organización Montoneros.

Ambos eran de Bolívar. Vivían juntos en el complejo de viviendas llamado Barrio Foecyt, también conocido como “Las Torres”, que fue rodeado la madrugada del 9 de marzo de 1977 por camiones y camionetas militares, y unos 200 soldados de la Sección “Recuperación” del Batallón de Comunicaciones Comando 601 de City Bell y una Compañía Operacional del Regimiento de Infantería 7 de La Plata.

Según contaron en el expediente los vecinos de entonces, fue un operativo “desmesurado” que duró alrededor de tres horas, durante el cual se utilizaron armas de gran porte y una ambulancia de Sanidad Policial, que se conocía como “morguera”, para recoger los cadáveres de las víctimas.

A causa de los disparos de un lanzacohetes Instalaza C-90, el departamento se incendió, hubo pérdida de gas y desperfectos eléctricos, lo que puso en peligro a otras personas y viviendas.

Frente al ataque no hubo respuesta desde el interior de la vivienda, y el personal militar constató que sus ocupantes habían fallecido. Sus cuerpos calcinados –según los testimonios– fueron colocados en la calle. En el momento del operativo, Griselda cursaba un embarazo de tres meses.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Denunciada penalmente, renunció la concejala de Chacabuco que reivindicó los vuelos de la muerte 

La concejala de Chacabuco Silvia Gorosito (Juntos por el Cambio), quien días atrás reivindicó a la dictadura cívico-militar de 1976, renunció ...