Descendientes de víctimas y de victimarios de genocidios se encontraron en Berlín

El proyecto internacional Sumando Voces, que se realiza en Berlín, Alemania, concretó hoy su segunda jornada de encuentro entre víctimas de las dictaduras, hijos e hijas de genocidas latinoamericanos, sobrevivientes del Holocausto y familiares de nazis que repudian el accionar de sus antepasados. Se recordaron los 80 años de la «solución final», por la cual el nazismo llevó a cabo un genocidio sistemático del pueblo judío, y firmaron un acta contra los discursos de odio.

En el evento, organizado por la Anne Frank House de los Países Bajos y articulado por el Centro Ana Frank Argentina, ayer los participantes llegados de toda Latinoamérica y Europa habían firmado un compromiso por la educación y la memoria por el Nunca Más e hicieron un llamado a la paz y la convivencia en la diversidad.

En la segunda jornada, que se hizo en la villa de la localidad alemana de Wannsee, al suroeste de Berlín, los participantes se comprometieron a «redoblar esfuerzos en Educación y Memoria» para que no se repitan las atrocidades de las que fueron directa o indirectamente protagonistas, sostuvo comunicado del Centro Ana Frank de Argentina.

En el encuentro, familiares de víctimas y también de genocidas nazis y de represores latinoamericanos recordaron los 80 años de la «solución final», por la cual el nazismo llevó a cabo un genocidio sistemático del pueblo judío, y firmaron un acta contra los discursos de odio.

Allí ofreció su testimonio Petra Michalski, quien contó la historia de su esposo Franz, que tuvo un derrame cerebral hace 12 años. «Decidimos que yo, como su esposa, contaría su historia como su ‘portavoz'», contó.

«La madre Lilli era judía y el padre Herbert era católico. Antes de casarse en 1933, Lilli decidió convertirse. Lilli decidió convertirse porque la familia sintió que era más seguro hacerlo, en vista del fortalecimiento del nacionalsocialismo. Pero Lilli inmediatamente volvió a ser judía», relató la mujer, y dijo que «la familia sobrevivió a la ‘era nazi’ sólo con la ayuda de personas heroicas».

En ese contexto, contó que «Franz, de 10 años, salvó a su madre y a su hermanito del suicidio», y manifestó que «contamos esta historia de rescate una y otra vez, para animar a los jóvenes a estar atentos a los signos de los tiempos y, si es necesario, a defenderse de la injusticia».

En la jornada de ayer ofreció su testimonio el argentino Enrique Borcel, quien fue secuestrado por la dictadura cívico militar argentina en 1977 cuando se desempeñaba como director administrativo en una clínica médica.

También estuvo Analía Kalinec, hija de un policía de los centros clandestinos de represión durante la dictadura argentina y miembro de la agrupación Historias Desobedientes, que nuclea a hijos e hijas de represores que rechazan su filiación, sumando sus voces a la lucha de los organismos de derechos humanos históricos.

En la primera jornada, la legisladora porteña Victoria Montenegro (Frente de Todos) relató la historia de su apropiación y la posterior recuperación de su identidad mediante la búsqueda de las Abuelas de Plaza de Mayo.

Montenegro, que es presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Garantías y Antidiscriminación de la Legislatura, consideró que esa jornada fue «muy necesaria para poner en valor el ejercicio de la memoria» y para «sumar voces al Nunca Más», según explicó a Télam en esa oportunidad desde Berlín.

Asimismo, dijo que la delegación, integrada por enviados de 15 países Latinoamericanos, recorrió ayer los escenarios de la Shoá, donde «uno dimensiona no solo lo que significó, sino la maquinaria de la muerte ejecutada por hombres a los que en algún momento el discurso del odio los habilitó a cometer esos crímenes».

Uno de los familiares de genocidas latinoamericanos que dieron su testimonio fue el chileno Pepe Rovano, hijo de un exmilitar condenado a 12 años de prisión por el asesinato de seis militantes comunistas al comienzo de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y hoy miembro del colectivo Historias Desobedientes. Periodista y cineasta, Rovano, de 46 años, estuvo en contacto con los hijos de las víctimas de su padre, quien murió hace seis años. «No solo le conté a las víctimas quién era yo, sino que también aporté a que la Justicia reabriera el caso con las entrevistas que le hice a mi padre”, contó.

Dignidad

El proyecto, denominado «Sumando voces», promueve «dar lugar a las voces de familiares de genocidas nazis, así como de represores latinoamericanos, en un encuentro que fortalezca el trabajo por la Memoria que reivindica la puesta en valor de estos testimonios», afirmó Héctor Shalom, director de la Casa Ana Frank Argentina para América Latina (CAFA), organizadora del encuentro.

El objetivo es alzar la voz contra el negacionismo y fortalecer la memoria histórica para que los crímenes no se repitan.

«Este encuentro nos permite, por ejemplo, vincular el nazismo y la protección de los nazis en los países latinoamericanos y, por otro lado, impulsar el encuentro con familiares de víctimas y perpetradores que estén dispuestos a testimoniar”, describió Shalom en declaraciones a DW

Shalom, de 68 años, también habla por experiencia propia: sus tíos abuelos fueron víctimas del Holocausto. Por eso quiere impulsar en la región el trabajo de la memoria histórica. «Los más de nueve mil jerarcas nazis que llegaron a Sudamérica se vincularon con los ejércitos de la región y contribuyeron a construir un pensamiento antisemita, xenófobo y discriminatorio que sigue creciendo en la actualidad”, aseguró.

«En un contexto que presenta crecientes movimientos xenófobos, antisemitas y discriminatorios en todo el mundo, que reivindican los principios que sustentaron los períodos más horrorosos de la humanidad y que alimentan crecientes discursos de odio, banalizadores y negacionistas, destacar las voces de la Memoria representa un acto de alto impacto pedagógico, testimonial, ético y de dignidad», consideró Shalom.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

El desmantelamiento de políticas de memoria, verdad y justicia: ‘Un daño mayúsculo’ 

A seis meses de iniciada la gestión, el gobierno de Javier Milei desmanteló, total o parcialmente, políticas claves para el proceso ...