pico pala

El comisionado de Volcán pide que se usen las máquinas paradas para limpiar la parte alta

pico palaAunque menos visible que el operativo desplegado por el gobierno provincial, el municipio de Volcán trabaja con un pie en el Comité de Emergencia y el otro pie literalmente en el barro. El comisionado Darío Chañi describió a El Submarino Diario las condiciones en las que trabajan para acelerar la limpieza y recuperación de las viviendas afectadas por el alud, y relató que hace un año venía reclamando trabajos de limpieza de la Quebrada de los Filtros.

-¿Cómo está trabajando el municipio en el pueblo de Volcán?

-Estamos haciendo ayuda logística, con personal del municipio abocado a colaborar para que llegue cada vela, cada bota, a la gente que lo necesita. Lo que pasa es que a una parte del gobierno no le gustó el reclamo que hice de por qué no habían hecho la limpieza de la Quebrada de los Filtros.

-¿Había pedido eso?

-Yo le dije el otro día al director de Recursos Hídricos, Guillermo Sadir, que se pusiera una mano en el corazón, porque hace un año yo venía pidiendo la limpieza de la Quebrada. Y parece que eso no les gustó. Yo hice entrevistas en todos los canales, en todos lados, pero ellos me tapan. Vienen acá, dicen que está todo bien, que el comisionado está trabajando, pero me tapan. Esto de la bajada yo lo venía anunciando. Hace un año presenté notas en el Ministerio, y les ofrecí comida y hospedaje para que vinieran a limpiar la Quebrada de los Filtros. Ellos dicen que no, que esto fue un desastre natural, que no se hubiera podido prevenir, que lo mismo hubiese entrado el barro.

-¿Cuál era el trabajo que pedía?

-Limpieza y encauzamiento de la Quebrada de los Filtros; sacar el material acumulado en la quebrada porque estaba prácticamente a nivel. Había que cavar, sacar, hacer más altas las defensas y dar una pendiente hacia el río.

-¿Eso es lo que están haciendo ahora?

-No, no están haciendo nada. Lo único que hicieron es abrir el camino, nada más. Si llueve y el volcán llega a bajar, entra al pueblo de nuevo. Porque han abierto el camino pero las máquinas están paradas. Es lo que voy a exigir ahora, que si las máquinas están paradas por qué no están haciendo la limpieza arriba. Hay que meter las topadoras que están paradas, sacar a ambos costados y si llega el barro que se detenga en ese dique de contención y no pase para el pueblo. Pero ya pasó una semana y seguimos discutiendo. Hay mucha burocracia.

-¿Usted participa del Comité de Emergencia?

-Sí, estoy, opino. Pero ellos… Fui a decirles que la gente necesitaba colchones y me preguntaron para quién, me dijeron que firmara una planilla y si yo me iba a hacer cargo. Pero a mí me parece que la burocracia no sirve en tiempo de emergencia. Ellos quieren tener todo, pero creo que  las cosas no son así.

-¿Y qué pasó con los colchones?

-Al final me dieron 30 colchones, y al otro día me vienen a preguntar adónde los dejé, quién los recibió. Y yo me molesté, cómo van a pensar que yo me voy a quedar con los colchones. Entonces le dije ‘mañana compro 30 colchones y te los devuelvo’. ‘No, no es así’, me dijeron.

-¿Con quién tuvo esa discusión?

-Con gente de Desarrollo Humano. Ellos quieren el protagonismo.

-Hubo diferencias entonces.

-Así no estamos funcionando, les dije yo, y hablé con un mayor del Ejército, Torrengo. Le dije ayudame porque ellos quieren tener la voz cantante y pasarnos por arriba. Él me colaboró mucho. Entonces yo fui metiendo mi equipo de trabajo para que esto empiece a funcionar. Ahora tengo gente del municipio trabajando dentro de cada ministerio. Pero me llevó un tiempo de pelear y discutir.

-¿Cómo están los vecinos?

-Ayer tuvimos una reunión y yo les pedí que vaya gente del Ministerio y comunique a la gente los trabajos que están haciendo. Porque ellos hacen pero no comunican. Yo voy, transmito, entro al pueblo, me meto al barro, recorro las casas, pero si yo no estuviera en el Comité, le pasan a la gente por arriba. La otra vez le dije al gobernador ‘si me quieren pintar me voy del comité y empiezo a trabajar adentro, hablo con la gente’. Porque yo la verdad gracias a Dios tengo ayuda de otros comisionados, de la senadora Liliana Fellner, de gente de El Carmen, El Piquete, Huacalera, Perico. Han llegado voluntarios con su logística, su comida.

-Cómo manejan la cuestión de las donaciones y los voluntarios?

-Ayer se abrió el voluntariado con Defensa Civil el voluntariado y pusieron una carpa. Pero ellos trabajan muy lento. Ya vamos siete días y yo exijo respuestas para la gente, porque la gente quiere ver personas trabajando adentro.

-¿El municipio tiene un espacio propio?

-Sí, la oficina de Turismo. Ya terminé de limpiar un lugar, porque estábamos con barro hasta las rodillas. Ahí está el municipio distribuyendo el personal a las casas para ir a sacar el agua. El gobierno dividió por zona: amarilla, roja y verde, y dicen que a la roja van a entrar al final. Pero hoy sabemos que en la parte roja el barro está a la altura de los tobillos, así que se puede entrar a limpiar. Ellos quieren dejar para el final, pero yo les digo que no es así, que tenemos que ir avanzando en los lugares que están más despejados y  limpiar.

-¿La gente del municipio está trabajando en la zona roja?

-Sí, yo autoricé. Voy al vecino, le golpeo la puerta, le digo acá tengo cinco operarios que te van a ayudar a sacar el barro, a limpiar. Ellos tienen botas, picos, palas.

-¿Cuántas casas están en esa zona roja?

-Está toda la avenida Belgrano. Casi la mitad del pueblo. Pero ya las máquinas han entrado y han sacado el barro de la calle, entonces medianamente se puede entrar a trabajar. Es zona roja pero no hay peligro, uno no ve que haya peligro de que se caigan las casas. Si los familiares están adentro, cómo no va a entrar el municipio a trabajar. Ahí hay que llegar. La gente pide ver al gobierno, a nosotros, exige ver el trabajo.

-¿En la oficina de Turismo están recibiendo también a voluntarios?

-Sí, se pueden acercar los voluntarios. Y organizamos a los que traen ayuda, para que nadie diga que el municipio se queda con nada, porque dicen que nos quedamos con la mejor ropa o la mejor comida. Yo lo que hago es poner un personal del municipio que conoce la zona con el que trae las cosas, porque es el que sabe lo que trajo, y le doy los puntos de referencia.

-¿Cuántas casas están todavía vacías?

-Un 40 por ciento, porque el barro está alto.

-¿Dónde está esa gente?

-En los centros de evacuados algunos, otros en casas de familia en Jujuy, autoevacuados.

-¿Cómo están manejando la cuestión de la seguridad?

-El problema en un primer momento fue sobre todo en los negocios, que eran saqueados. Yo exigí que los policías se pararan en esquinas para que la gente no ingresara sola en el lugar, para cuidar lo poco que le puede quedar al vecino.

-¿Hay electricidad?

-En un sector.

-¿Y alumbrado público?

-Si, en la parte menos afectada.

-¿Agua corriente?

-La habían restablecido el otro día, pero con la lluvia del domingo se rompió la toma y la volvieron a conectar ayer.

-¿Las cloacas?

-Hay todo un sector donde están tapadas. Yo pongo los operarios para que guíen al camión atmosférico para limpiar los desagües cloacales. Y pedí baños químicos, que llevaron a los lugares donde la cloaca está tapada.

-¿Cómo está el tiempo?

-Hoy estuvo nublado todo el día. Tenemos lluvias para la noche, que es la última lluvia del mes, y después sequía hasta fin de mes. Esto es bueno porque a medida que se va secando el barro se lo puede ir cargando en las  máquinas y retirándolo con los camiones. 

x

Check Also

Masiva asistencia para presenciar los corsos capitalinos bajo la lluvia

Miles de personas asistieron a la Ciudad Cultural, durante este sábado, que fue convertida en un «corsódromo». Este domingo, se espera ...