trabajo rural

El Renatea responde las acusaciones del sindicato de peones rurales

trabajo ruralJosé María Roselli, abogado del Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (Renatea), delegación Jujuy, rechazó en diálogo con El Submarino las acusaciones vertidas por Juan Duveaux, de Uatre, quien había dicho que ese organismo hace negocios y está en manos de La Cámpora. “Lo que hacemos es un excelente negocio para los trabajadores, no para nosotros”, afirmó Roselli.

A raíz de la detección de trabajo infantil en la finca tabacalera Los Ávalos, de El Carmen, el abogado recordó que el trabajo del Renatea se apoya en el nuevo régimen de trabajo agrario, que en consonancia con lo que establece la Ley de Contrato de Trabajo para todas las actividades, dispone que el trabajo de menores de 16 está totalmente prohibido.

 “Esto no solo viene del capricho del Congreso, como de alguna manera lo pretende poner Uatre, sino que es consecuencia de la normativa, que tiene alcance internacional”, agregó Roselli, y recordó que la ley dispone que entre los 16 y los 18 años, los adolescentes pueden trabajar solo con autorización de los padres, “y en el caso de que no tengan a los padres, que vivan solos, por ejemplo, se presume que ya están aptos para trabajar; pero menos de esa edad, no se puede bajo ningún punto de vista”.

 Más allá de las normas, el letrado aclaró: “Si bien todo se aplica en nuestro país, estamos de acuerdo en que se prohíba terminantemente el trabajo de los menores hasta los 16 años. Los chicos tienen que estar estudiando, jugando, haciendo actividades propias de la infancia, y no trabajando con el tabaco, cortando caña”.

—Juan Duveaux, de la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores, aseguró que el Renatea está en manos de La Cámpora y que hace negocios, que no hay capacitación ni seguro de sepelio para los trabajadores.

La verdad es que el Renatea que no está en manos de La Cámpora ni de ningún movimiento de corte político. La idea es cuidar las relaciones laborales entre empleadores y trabajadores rurales, para que se pague como corresponde el jornal, se entregue la ropa de trabajo, y que se acerque el trabajo agrario, que durante años estuvo desprotegido, a lo que puede ser el trabajo que por ejemplo desempeña cualquier persona en el comercio. No es una cuestión política, sino más que nada se trata de humanizar la situación de trabajo, porque el empleado rural está muy desprotegido.

Dicen que hacen  negocios con la recaudación de los productores agrícolas.

Nosotros no hacemos negocios con nadie. La ley dispone una serie de aportes y contribuciones, como cualquiera aporta por ejemplo a la Afip. La primera obligación de los empleadores es inscribir a sus trabajadores. Así se van generando aportes y contribuciones que el día de mañana vuelven al trabajador cuando se queda sin trabajo. La situación es que hay mucha gente que termina una etapa y se van a trabajar al sur en la aceituna, la manzana, en distintos cultivos. Se van con una promesa de trabajo y al llegar resulta que les pagan la mitad de lo que les han prometido y están totalmente desprotegidos. Nuestra idea es exigirles a todos los empleadores, pero a todos por igual, que hagan la inscripción de los trabajadores con los que cuentan para que el día de mañana, cuando ellos dejen de trabajar, nosotros les podamos hacer una prestación por desempleo y ellos puedan cobrar ese fondo según la antigüedad y al tipo de trabajo que hayan hecho. La Uatre dice que nosotros hacemos negocio, pero en todo caso sería un excelente negocio para los trabajadores, no para nosotros. 

Relacionada: Trabajo infantil: a la Uatre le preocupa «la imagen del sector tabacalero»


 

x

Check Also

Femicidio de Camila Peñalva: Apartaron al perito del MPA que falseó la autopsia 

El perito Ricardo Alba no estará a cargo del examen mental que se le realizará a Ángel Roberto Quipildor, acusado del ...