5 juicio may15 exterior

Juicio de lesa: declararon dos testigos que no aportaron mayores datos para la causa

Dos testigos brindaron su declaración en la audiencia de este lunes del quinto juicio de lesa humanidad que se desarrolla en Jujuy. Uno de ellos fue Luis Padilla, es sobrino del procesado Arturo Morales e hijo de Enrique Morales, ya fallecido.

El expolicía Arturo Morales está acusado de los delitos de privación ilegítima de la libertad, con el agravante de violencias o amenazas, homicidio calificado por alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas, en grado de coautor, todos en concurso real. La causa es conocida por «Morales y otros».

Padilla, de 39 años fue convocado por la defensa para que relate su vida. Solo dijo que vio «un par de veces» a su padre biológico, en ese tiempo, y reveló que no fue reconocido por el represor fallecido -que no llegó a ser juzgado- y que fue producto de un abuso sexual que cometió el expolicía. Dijo que alguna vez trabajó en una agencia de su seguridad de su padre y su tío, el acusado.

El Tribunal Oral Federal N° 1 de Jujuy consultó si la querella y el ministerio público fiscal querían preguntar, ambas partes se negaron y destacaron que no lo hacían para «no revictimizar» al hombre.

La segunda y última testigo fue Lucrecia Céspedes, quien fue concubina de Ramón Naser, quien padeció detención durante la dictadura. La mujer no hizo aportes para la causa que se está investigando. Solo dijo que lo detuvieron y desconoció el motivo de la primera detención. Dijo que la suegra andaba averiguando sobre su paradero. Y finalmente, que en aquella época tenía 17 años y solo se dedicaba a cuidar a sus dos hijos. Naser era instalador de gas y carpintero.

Antes de finalizar la audiencia, el Tribunal convocó para el próximo lunes a las 16.00. Durante la audiencia, la transmisión del juicio por internet fue de baja calidad por una mala conexión.

Los hechos

La causa se refiere a la detención de un total de cinco personas en tres operativos desplegados en San Pedro entre 1976 y 1977. Todos ellos fueron alojados en la Seccional 9 de esa ciudad, donde funcionó un Centro Clandestino de Detención. Allí fueron sometidos a torturas y vejaciones.

Fueron tres operativos policiales diferentes. En el primero, Víctor Jesús Segura fue secuestrado el 21 de septiembre de 1976 en una heladería del centro de San Pedro de Jujuy, y luego conducido a la Seccional 9. Al momento de su secuestro, Víctor, que había nacido en la localidad salteña de Metán, tenía 24 años y estudiaba en la Universidad Nacional de Tucumán. Permanece como desaparecido.

Otras tres víctimas son Jenny Aquin Exeni, que tenía 18 años;  Delmira Élida Garnica, de 31, y Juan Carlos Valenzuela, de 34, todos ellos sobrevivientes. Los tres fueron secuestrados cuando se dirigían de San Salvador a San Pedro en el auto de Valenzuela. Iban al bar Zákate, próximo a la Comisaría 9. Al salir de la confitería, fueron detenidos por policías y trasladados a esa seccional, donde fueron alojados de manera ilegal, torturados y sometidos a condiciones inhumanas de detención.

En el último de los hechos que se ventilan en este juicio, Antonio Elías Díaz fue secuestrado por personal de la Policía provincial durante un allanamiento ilegal en su casa en San Pedro de Jujuy, cuando estaba con su amigo, Raúl Oscar Nacer.

En la requisitoria fiscal se detallan las torturas que padecieron las víctimas en la Seccional 9, que fueron relatadas en la etapa de instrucción por los sobrevivientes. En las sesiones de tormentos, que incluían la aplicación de picana, participaban entre dos y tres policías. Así lo relató en su declaración Jenny Aquin Exeni, quien contó además que por las noches, sin que hubiera ningún interrogatorio, los uniformados abusaban sexualmente de ella y de Garnica.

Los procesados

Los represores procesados en este juicio oral y público son cinco hombres y una mujer que en el momento de los hechos pertenecían a la Policía de la Provincia y se desempeñaban en la Seccional 9 de San Pedro de Jujuy.

Arturo Rubén Morales está acusado por los delitos de privación ilegítima de la libertad, con el agravante de violencias o amenazas, homicidio calificado por alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas, en grado de coautor, todos en concurso real.

Ramón Sánchez está procesado por los delitos de privación ilegítima de la libertad, con el agravante de violencias o amenazas, delito de torturas, en grado de coautor, todos en concurso real.

Francisco Lauralicio Díaz está acusado por los delitos de privación ilegítima de la libertad, con el agravante de violencias o amenazas, del delito de torturas, en grado de coautor, todos en concurso real.

Oscar Francisco Guzmán está procesado por los delitos de privación ilegítima de la libertad con el agravante de violencias o amenazas, y del delito de torturas, en grado de coautor, todos en concurso real.

Virgilio Sergio Aldana está procesado por el delito de allanamiento ilegal cometido en perjuicio en carácter de partícipe secundario, todos en concurso real.

Aída Isabel Ruiz está acusada por los delitos de privación ilegítima de la libertad con el agravante de violencias o amenazas y el delito de tortura, todos en concurso real.

x

Check Also

Juicio de lesa humanidad en Jujuy: Empiezan a declarar los imputados 

Tras haber concluido las inspecciones oculares que se realizaron en el marco del sexto juicio de lesa humanidad que se desarrolla ...