Marchan en San Pedro por la joven empleada municipal que murió de coronavirus

Este lunes a las 10 de la mañana la comunidad de San Pedro va a acompañar a la familia de Gisela Sánchez en su reclamo de justicia. La joven, que trabajaba en el municipio, murió el 25 de diciembre por coronavirus. Padecía problemas respiratorios y artritis reumatoidea. Tenía los certificados médicos y el carnet de discapacidad. Sin embargo, la obligaron a volver a su puesto de trabajo. La familia denunció al municipio por abandono de persona y se abrió una causa penal en la Fiscalía N° 12.

Cuando se inició la pandemia, Gisela Elizabeth Sánchez pidió licencia en la Municipalidad de San Pedro de Jujuy y comenzó a realizar desde su casa las tareas administrativas que cumplía en el Mercado de Artes y Oficios, que depende del área de Cultura. A fines de octubre la convocaron para que regrese a su lugar de trabajo y le hicieron firmar un papel donde ella solicita volver a las tareas presenciales «porque no hay mejor remedio que el trabajo». Su familia asegura que no le dejaron opción: si no firmaba ese papel, la despedían.

Por ser de riesgo, decidió no usar el transporte público. Todos los días la llevaba un familiar en moto. Y ella llevaba su propio alcohol en gel y su propia máscara, porque en la oficina no le proveían de ningún elemento de higiene.

Gisela vivía en la casa de su mamá, con su hijo Nicolás, de 15 años, su hermana, su sobrina y su hermano. Era militante de la Juventud Radical y en 2015 participó activamente de la campaña del actual intendente Julio Bravo.

El jueves 19 de noviembre volvió del trabajo con dolor de cabeza y tos. Como no tenía fiebre, pensaron que podía ser un ataque de asma como otros que ya había tenido. Así que el viernes fue a trabajar. Pero el fin de semana el cuadro empeoró, así que la llevaron al sanatorio Santa María, de San Pedro. Quedó internada. El miércoles 25 le dieron el resultado del hisopado: positivo.

El de Gisela fue el tercer caso de coronavirus en su lugar de trabajo. Antes que ella, se infectaron un profesor y otra empleada administrativa.

A la semana, Gisela fue derivada a terapia intensiva. Murió el 25 de diciembre, a las 3 de la madrugada. Durante toda la internación, nadie del municipio se interesó por su estado de salud. Tampoco lo hicieron cuando murió.

El viernes pasado, Sandra denunció al municipio de San Pedro en la comisaría 35 del barrio San José por el delito de abandono de persona y se abrió una causa penal en la Fiscalía N°12. “Ellos (el municipio) sabían bien la condición física de mi hija. Sabían que era paciente de riesgo y que no podían mandarla a trabajar en una pandemia”, dijo la mamá.

Gisela era trabajadora social y militante histórica de la juventud radical de Jujuy. “El radicalismo también la abandonó a mi hija, nadie se acercó”, agregó Sandra.

La marcha de este lunes cuenta con el apoyo del Sindicato de Empleados y Obreros Municipales (SEOM). Se espera el acompañamiento de otras organizaciones sindicales y sociales. “No podemos permitir que esta gente siga haciendo lo que quiera con nuestros hijos -afirmó la madre de Gisela-. Son culpables de la muerte de mi hija y no podemos permitir que esto siga pasando”.

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

El Molulo accede a atención sanitaria con un Centro de Diagnóstico Móvil

Se inicia este lunes la capacitación al personal del puesto de salud de El Molulo para la puesta en funcionamiento de ...