Destacamos
san juan mina veladero

Piden el cierre de la mina Veladero de Barrick tras el tercer derrame en un año y medio

La mina Veladero, explotada por la empresa de capitales canadienses Barrick Gold, fue escenario de un nuevo derrame, el tercero en un año y medio, por lo que grupos de ambientalistas reclamaron a los gobiernos de San Juan y Nación el cierre definitivo.

Según informó el gobierno de San Juan el derrame se produjo entre las 17.15 y las 17.30 del martes por «el desacople de cañerías ubicadas sobre un canal de contención que transportan solución rica (conduce oro y plata)». «Este desacople ocasionó arrastre y acumulación de material (ripio) contactado con solución rica que se depositó sobre un camino horizontal compactado», agrega una nota del Ministerio de Minería. La empresa informó al gobierno que «al detectarse dicha situación se iniciaron trabajos para reparar la cañería y reingresar el material desde el dique de contención al Valle de Lixiviación».

El Ministerio de Minería sanjuanino indicó que se organizó un equipo de inspección de la Secretaría de Gestión Ambiental y Control Minero para verificar la situación en el lugar del derrame. «Una vez reunidos los elementos por parte de la Autoridad Ambiental Minera, se procederá a brindar un pormenorizado detalle de cada una de las circunstancias que originaron el hecho, sus consecuencias y las medidas a adoptar», detalló.

El subsecretario de Información Pública sanjuanino, Osvaldo Lima, informó que no se trata de agua cianurada (como en el derrame de septiembre de 2015, el más grave) sino el desecho después de la lixiviación. Además, se descartaron problemas con los empleados y a priori se determinó que la zona afectada no fue el valle de lixiviación.

El gobernador Sergio Uñac dijo que va a ser «implacable» y advirtió que «Barrick van a tener que ponerse a la altura de las circunstancias». «Así manteniendo en vilo a los sanjuaninos y al Gobierno no se puede seguir», agregó.

Siempre la misma historia

El hecho se da seis meses después del segundo derrame (que la Barrick rebautizó como «incidentes») de agua cianurada en la mina Veladero. El primero había sido un año antes y mucho más grave. En el segundo derrame, el gobernador Sergio Uñac ordenó el cierre temporario de la planta, que reabrió dos meses después.

También en esa oportunidad Uñac dijo, tajante, que la empresa «no tiene más margen de error». «Lo cometido (hasta ahora) es hartamente suficiente. A partir de ahora, su desempeño tiene que ser impecable, y se los he expresado», advirtió el gobernador.

De esas palabras se agarran ahora los grupos ambientalistas para exigir el cierre. «Si bien la empresa afirma que este derrame no contiene líquidos peligrosos, se entiende que el material enriquecido posee metales pesados que son un riesgo para el ambiente. Si Barrick Gold negó con anterioridad el derrame de más de un millón de litros de agua cianurada, ¿por qué creerles en esta oportunidad? El gobierno debe tomar medidas urgentes y cerrar Veladero», afirmó Gonzalo Strano, coordinador de la campaña de glaciares de Greenpeace, en un comunicado.

Coincidió en el pedido Enrique Viale, de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas y que representa a la Asamblea Jáchal No Se Toca. «Es evidente que esta empresa continúa actuando con total impunidad y que los gobiernos continúan otorgando permisos para seguir destruyendo nuestros glaciares. No hay más excusas, la única solución posible es que se tomen cartas en el asunto. Veladero debe cerrar y la empresa debe hacerse cargo de las remediaciones correspondientes en la zona», señaló.

Entre el 12 y 13 de septiembre de 2015, en Veladero se produjo el mayor accidente minero de la historia del país, cuando millones de litros de una solución con cianuro y otros metales pesados cayó al río Potrerillos y contaminó otros cuatro cursos de agua. Un año después hubo un nuevo derrame, pero aparentemente no afectó ningún curso de agua. No obstante, se sospechan que hubo varios derrames más que la empresa no informó.

Hace sólo unos días, el flamante gerente general de Veladero, Jorge Palmés, había calificado al segundo «incidente», el de septiembre pasado, como «un derrame comunicacional», como si sólo se hubiera tratado de un error de su equipo de prensa.

Palmés llegó al cargo tras un obligado cambio en la cúpula de Barrick Gold, que incluyó la incorporación de Fernando Giannoni como director ejecutivo en Argentina, en reemplazo de Juan Bautista Ordóñez, que había llegado tras el derrame de septiembre de 2015 y se fue un después del «incidente» en el yacimiento Lama, en enero pasado.

Todo indica que el nuevo derrame incrementará las voces de un sector del Gobierno de Macri que empuja con fuerza la salida de Barrick, que no hace más que empañar la imagen del sector minero, al que el Presidente apuesta para conseguir más inversiones.

La Política Online

x

Check Also

JxC formará una mesa política para definir las candidaturas para las elecciones

La conducción nacional de Juntos por el Cambio (JxC) definió hoy armar una mesa política para «abordar la situación de las ...