Destacamos

Psicopedagogos de Jujuy alertan sobre las consecuencias de la pandemia en los más chicos

Bajo la consigna «Más empatía en tiempos de pandemia», psicopedagogos de la provincia de Jujuy difundieron un comunicado en el que advierten sobre las consecuencias negativas de la pandemia en niños, niñas y adolescentes, quienes, afirman, «transitan cambios importantes en poco tiempo y de la forma que pueden».

La falta de conectividad y de dispositivos que les permitan cumplir con las tareas escolares es uno de los problemas que aparecen con fuerza, además de complicaciones para cumplir el aislamiento físico en espacios reducidos en barrios con alta vulnerabilidad.

Los especialistas llaman la atención sobre el aspecto educativo y sobre los vínculos afectivos de los más chicos, pero también sobre las posibles situaciones de riesgo a las que pueden estar expuestos. «Un dato que nos debe alertar y sobre todo impulsar a accionar es que el Estado Nacional expresó que el 70% de los chicos en nuestro país sufre algún tipo de violencia en el lugar donde viven», señalan.

«En este contexto, promover la protección de los niños, niñas y adolescentes, requiere que podamos atender su derecho a la información acerca de lo que está sucediendo», sugieren, y amplían: «Lejos de asustarlos o preocuparlos, les posibilitará expresar sus necesidades, temores, deseos, despejar sus dudas y que su voz sea escuchada y considerada. Como adultos es muy importante nuestra disponibilidad para escuchar sus voces acerca de cómo viven la pandemia».

En el documento, los psicopedagogos -que impulsan la conformación de un Colegio que los nuclee- refieren testimonios en los que niños, niñas y adolescentes expresan cuánto extrañan el ámbito educativo y cuán insuficiente es mantenerse conectados de manera remota.

Por otro lado, remarcan que la imposibilidad de asistir a las escuelas puso en evidencia «la gran demanda que sobreexige a las familias». Apoyándose en datos del Observatorio Argentino por la Educación, afirman que la situación es preocupante «porque muchas familias, por diversas razones, no se encuentran en condiciones para responder a esta exigencia y en este sentido las autoridades de la educación no pueden desconocer esta realidad».

Finalmente, recomiendan que se habiliten «vínculos y propuestas pedagógicas diferentes y más humanas», generar «oportunidad para sostener modos y lazos cercanos, basadas en la empatía, donde la palabra de los chicos, ya sea oral o escrita, esté siempre presente».

«Necesitamos desarrollar dispositivos de intervención en todos los ámbitos donde habiten los chicos, buscando humanizar el aprendizaje desde una perspectiva del cuidado y amparo, acompañando a los chicos a transitar en esta situación que vivimos», concluyen.

El comunicado completo

Más empatía en tiempos de pandemia 

La pandemia y sus efectos en nuestra salud, economía y educación, sin dudas, están generando consecuencias adversas en los niños, niñas y adolescentes, repercutiendo principalmente en sus emociones, en sus trayectorias educativas, en las dinámicas y realidades de cada familia.

Esta situación impacta en cada uno de los chicos de diferentes maneras, en sus vínculos afectivos con sus compañeros, amigos y familiares, en su relación con el aprendizaje escolar y con las pantallas digitales, en la forma de comunicarse y en su vinculación con la institución escolar. Transitan cambios importantes en poco tiempo y de la forma que pueden.

Un dato que nos debe alertar y sobre todo impulsar a accionar es que el Estado Nacional expresó que el 70% de los chicos en nuestro país sufre algún tipo de violencia en el lugar donde viven. Numerosas familias están atravesando situaciones de desempleo, problemas de salud y la sobreexigencia de convertir su propia casa en una escuela permanente para sus hijos, de diferentes edades y niveles educativos, y en algunos casos la casa se convierte también en el lugar de trabajo.

La falta de conectividad y de computadoras o dispositivos móviles para poder hacer las tareas, es una realidad constante en muchos hogares. Además, se identifican complicaciones para cumplir el aislamiento físico en espacios reducidos en barrios con alta vulnerabilidad.

En este contexto, promover la protección de los niños, niñas y adolescentes, requiere que podamos atender su derecho a la información acerca de lo que está sucediendo. Lejos de asustarlos o preocuparlos, les posibilitará expresar sus necesidades, temores, deseos, despejar sus dudas y que su voz sea escuchada y considerada. Como adultos es muy importante nuestra disponibilidad para escuchar sus voces acerca de cómo viven la pandemia.

Ellos expresan que entre las cosas que más extrañan se encuentra la escuela, los patios y recreos, el encontrarse con sus maestros, profesores, compañeros y amigos. Extrañan ver y pasar tiempo con sus abuelos, hacer deportes e ir al parque. Valoran que la cuarentena les haya permitido pasar más tiempo en familia. Asimismo, sienten gran preocupación por la salud de sus padres y abuelos como así también de ellos mismos.

Las instituciones educativas alojan infancias, adolescencias, juventudes, llenas de sueños y proyectos por cumplir, abren la oportunidad a nuevas posibilidades, resignifican cualidades, posibilitan la palabra, la mirada, la escucha y albergan con amor. Muchas veces son espacios de cuidado, de encuentro y de protección de derechos. Donde se aprende con el otro y del otro.

En nuestro quehacer psicopedagógico en las áreas de Educación, Salud y Comunitaria principalmente hemos escuchado relatos de chicos escolarizados que reflejan parte de estas realidades.

  • “Quiero jugar con las seño, con los chicos, cantábamos, dibujamos, leíamos cuentos, mi sala era la amarilla, extraño estar todos en el patio. Cuando mi mamá puede, llama a mi seño y la veo un ratito”.
  • “Ahora que hago las tareas sola me cuesta un poco más, mi papá a veces le tiene que ayudar a mi hermano que va a primer grado y lo necesita más, en la escuela estudiaba junto a mi compañera Mariana”.
  • “En mi último año soñaba con trabajar la carroza y todo eso, el sábado estudiantil, la hinchada! Estamos tristes porque ya terminamos la secundaria y la vamos a terminar así. Lo bueno es que tratamos de conectarnos todos pero es difícil porque no todos tenemos acceso a internet”.
  • “En esta modalidad, me cuesta un poco organizar mis tiempos y tengo miedo de retrasarme en el primer año de mi carrera. Tristemente muchos de mis compañeros ya abandonaron la carrera”.

Las vivencias, temores, necesidades y emociones de los chicos son diversas según las condiciones socio-afectivas y económicas de sus familias y de sus edades y niveles educativos. Lo que se expresa frente a la incertidumbre, por un lado es la angustia generalizada y en el mismo sentido la necesidad de sostener los afectos y vínculos con sus compañeros y docentes, que traspasa los aprendizajes de los distintos espacios curriculares.

La imposibilidad de asistir de manera presencial a las escuelas, propició que la continuidad pedagógica se realizara en los hogares como espacio permanente de convivencia y aprendizaje, poniendo en evidencia la gran demanda que sobreexige a las familias.

En este sentido, el Observatorio Argentino por la Educación en nuestro país, expresó que el 95% de los chicos necesita a veces o de manera constante el acompañamiento de sus padres y otros adultos, y que el 38%, es decir, 4 de cada 10 chicos en condición de estudiantes necesitan el acompañamiento constante de un adulto responsable para poder continuar con sus actividades escolares. Esta situación es preocupante porque muchas familias, por diversas razones, no se encuentran en condiciones para responder a esta exigencia y en este sentido las autoridades de la educación no pueden desconocer esta realidad.

Es por ello, que los Psicopedagogos de la provincia coincidimos con el comunicado que expresó nuestra Federación Argentina de Psicopedagogos “Psicopedagogía, escuela y virtualidad” donde reflexiona sobre la posibilidad de habilitar vínculos y propuestas pedagógicas diferentes y más humanas, es decir, generar oportunidad para sostener modos y lazos cercanos, basadas en la empatía, donde la palabra de los chicos, ya sea oral o escrita, esté siempre presente.

Necesitamos desarrollar dispositivos de intervención en todos los ámbitos donde habiten los chicos, buscando humanizar el aprendizaje desde una perspectiva del cuidado y amparo, acompañando a los chicos a transitar en esta situación que vivimos.

Comisión Promotora del Colegio de Psicopedagogos de la provincia de Jujuy

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Ciclo Lectivo 2020: Suspenden las clases virtuales por una semana

Durante el último reporte televisivo de la semana del Comité Operativo de Emergencia se anunció la suspensión del ciclo lectivo virtual ...