Destacamos

Pura lectura en la 1° audiencia del juicio por la muerte de 43 gendarmes que venían a Jujuy

El Tribunal Oral Federal N°2 de Salta comenzó ayer el juicio oral y público contra cuatro comandantes y un suboficial mayor del Destacamento Móvil 5 de Gendarmería Nacional, con asiento en Santiago del Estero, por la muerte de 43 gendarmes luego de que desbarrancara el vehículo que los trasladaba a Jujuy el 14 de diciembre de 2015.

Cabe recordar que, por un pedido del gobernador, Gerardo Morales que temía por la protesta social de Tupac Amarú. Supuestamenete, había un informe de inteligencia que advertía al mandatario jujeño que la organización social, que lideraba Milagro Sala iba a producir saqueos y ataques a los edificios públicos. Luego se conoció que ese informe era mentira, nunca existió.

Los acusados, juzgados por el delito de estrago culposo, son el suboficial mayor Ricardo Ernesto Villasanti, encargado de la División Motorizada; el comandante Juan Carlos Germán, responsable de Logística; el comandante principal Juan Carlos Bordón, jefe de Personal; el comandante mayor Elio Rafael Méndez, jefe del Destacamento; y el comandante principal Ramón Antonio Maidana, segundo en el mando.

El fiscal general Carlos Martín Amad, del Área de Transición de la Unidad Fiscal Salta, representa al Ministerio Público Fiscal. Además, intervienen dos querellas en representación de las familias de los 43 gendarmes fallecidos en el siniestro.

El tribunal está compuesto por el juez Domingo Batule (presidente) y los vocales Abel Fleming y Mario Juárez Almaraz. Este último, junto a la cuarta jueza María Alejandra Cataldi intervinieron en el debate por medios virtuales. Batule dio inicio al juicio poco después de las 8.30, tras comprobarse la conexión con el resto de las partes.

En la sala de audiencias estuvieron presentes Villasanti, asistido por su defensor particular Pablo del Pino, y Germán, representado por Marcelo Arancibia. Los otros acusados, con sus respectivas defensas, en tanto, lo hicieron vía remota.

En primer término, se dio lectura al auto de elevación a juicio, oportunidad en que tanto las querellas como las defensas solicitaron que también sean leídas otras piezas procesales, entre ellas planteos defensivos y las resoluciones de tales incidencias, lo que demandó toda la jornada.

De la lectura quedó en claro que el hecho que se juzgará sucedió el 14 de diciembre de 2015 en la ruta 34, a la altura del kilómetro 956, sobre el puente del arroyo Balboa, en la localidad de Rosario de la Frontera, a unos 180 kilómetros al sur de la capital salteña.

El colectivo siniestrado, un Mercedes Benz, era conducido por sargento primero Orlando Díaz, mientras el cabo primero Oscar Manrique iba como acompañante. Los dos suboficiales transportaban a 50 gendarmes, todos pertenecientes al Destacamento Móvil 5 de Santiago del Estero.

El colectivo era parte de un convoy de tres unidades que se dirigían a la provincia de Jujuy, donde debían cumplir tareas de apoyo por un conflicto de orden social, según lo dispuesto por el Ministerio de Seguridad de la Nación.

Alrededor de las 2.00 de la madrugada, cuando el micro conducido por el sargento Díaz ingresó al puente, el neumático delantero del lado derecho reventó y ello provocó que el chofer perdiera el control, para luego impactar contra el guarda rail y precipitarse al fondo del río Balboa.

Como consecuencia de semejante impacto, 43 gendarmes perdieron la vida, lo que marcó la peor tragedia de esa fuerza en cumplimiento del deber. Tras la declaración de incompetencia de la justicia provincial el caso quedó bajo la órbita del Juzgado Federal N°1, a cargo del juez Julio Bavio.

La investigación del caso, en tanto, fue llevada adelante por el fiscal federal N°1 Ricardo Toranzos. Un año después, a fines de 2016, se dictó el procesamiento y requerimiento de juicio para los cinco acusados, a lo que siguieron una serie de planteos, tanto de la defensa como de las distintas querellas. La elevación a juicio fue confirmada por la Cámara Federal de Apelaciones de Salta el 21 de septiembre de 2017.

Durante la pesquisa que llegó a debate se determinó que efectivamente hubo graves irregularidades en torno al mantenimiento del colectivo, que habían sido informadas a los superiores y en las áreas correspondientes. Incluso el día previo al traslado del convoy dos gendarmes se negaron a conducir el micro siniestrado a las fallas que presentaba en el neumático que reventó.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Facilitan el ingreso a la policía por el bajo nivel intelectual de los aspirantes

Unos 300 aspirantes podrían entrar a la policía a pesar del bajo nivel intelectual que mostraron en el examen de ingreso. ...