milagro fiscalia mar30

Sala negó cualquier vinculación con las amenazas que le imputan como instigadora

Milagro Sala se presentó este jueves en la Fiscalía Número 7 a prestar declaración indagatoria en tres expedientes por supuesta inducción a amenazas ocurridas a fines de 2016. Lo hizo a través de sendos escritos en los que negó terminantemente los hechos que se le atribuyen y aseguró que el armado de causas sin ningún tipo de prueba resulta una afrenta más a sus elementales derechos y garantías constitucionales.

La dirigente social señaló que las amenazas de las que se la acusa sucedieron a casi un año de estar ilegalmente privada de su libertad, ocupando su tiempo en las causas penales que a diario Gerardo Morales instruye que se presenten en su contra y reclamó, por último, su sobreseimiento.

Las tres causas son casi idénticas. En dos de ellas, personas «con identidad a establecerse» amenazaron a los denunciantes, quienes dicen suponer que actuaron enviados por Milagro Sala. En la tercera, si bien se identifica a los responsables de las supuestas agresiones, no se aporta ningún tipo de prueba que permita sostener que fue la dirigente social la que los envió.

Por otra parte, en todos los casos, las intimidaciones se habrían producido entre septiembre y diciembre de 2016, cuando la diputada del Parlasur ya se encontraba privada de su libertad desde hacía meses.

«Se trata de denuncias burdas, en la que no existe una sola prueba no sólo de la supuesta vinculación de Milagro con los agresores, sino tampoco de las amenazas denunciadas”, señalaron los abogados defensores de Sala a la salida de la audiencia, y explicaron que el derecho penal argentino solo prevé la posibilidad de la instigación «a una persona determinada y por un delito determinado», por lo que la imputación de que la dirigente social habría instigado «a personas indeterminadas, sin saber cuándo, cómo y de qué modo se decidió cometer una acción contra otras personas que ella no conoce, evidencia lo burdo de este proceso y de esta declaración indagatoria”.

Recordaron luego que estas «son tres de las sesenta denuncias que el contador Morales anunció en marzo pasado que posee en contra de Milagro, y que fielmente está llevando adelante el fiscal inquisidor Sergio Lello Sanchez».

«Ella vino, prestó declaración y esperamos que pronto sea sobreseída -agregaron-, puesto que no hay ningún elemento que permita sostener este circo que no hace más que demostrar el nivel de persecución hacia la diputada del Parlasur y la vulneración de derechos en la provincia”.

Las causas 

Rosario del Valle Cari denunció que el 30 de diciembre de 2016 a las 2 de la mañana, cuatro hombres que no identificó se presentaron en su domicilio, apedrearon su vivienda, la insultaron y la amenazaron. El día anterior, Cari había ido a un programa de radio a contar que había sido despojada de su vivienda en el barrio de la Tupac Amaru por órdenes de Milagro Sala en 2012. Aunque en su denuncia no menciona que la dirigente social haya sido nombrada durante el supuesto ataque. 

Además de negar los hechos terminantemente, Sala declaró no conocer a la denunciante ni haber escuchado nunca de ella. 

Los abogados de Milagro Sala advierten que «la denunciante intenta unir un hecho ocurrido en diciembre del 2016 con otro supuestamente ocurrido en el 2012, no encontrando una sola prueba que acredite ninguno de los dos acontecimientos», y destacan que Cari «reconoció que la mandaron a hacer la denuncia en contra de Milagro Sala, y que en contraprestación le darían una casa».

En efecto, la propia Cari relata en su denuncia que fue a Casa de Gobierno para hablar por el tema de su casa, y que una tal señora María del Carmen, que dijo ser del Seom y que pertenecería «al grupo de víctimas de Milagro Sala», le indicó que hiciera la denuncia de lo sucedido y que ella la iba a ayudar con la cuestión de su vivienda, y que al momento de hacer efectiva la presentación no tenía noticias «ni de la mujer ni de su casa». 

En otro de los expedientes se acusa a la dirigente social de haber persuadido a dos hombres -a quienes tampoco se identifica- para que se presenten en el domicilio de Marta del Valle Gaite, a quien le habrían dicho que la matarían «si no cerraba el pico». Los supuestos hechos ocurrieron el 27 de septiembre e 2016 después de la una de la mañana.

Según relató la denunciante, los hombres se presentaron a bordo de una camioneta marca Toyota Hilux que estacionó frente a su domicilio en el barrio Belgrano. Al escuchar ella el gruñido de su perro, abrió el portón. Entonces los sujetos le apuntaron con el dedo, la insultaron le advirtieron que le dijera a sus hijas «que cerraran el pico y que sino la iban a matar». Al retirarse, expresó la denunciante, le manifestaron: “Este es un mensajito de la flaca». 

Al igual que en el caso anterior, señalan los abogados, Sala no conoce a la denunciante. Tampoco hay una sola prueba que acredite ni las amenazas denunciadas ni cualquier otro indicio que permita vincular a Milagro Sala con el supuesto hecho.

«A su vez, la denuncia carece de los mismos principios denunciados en la situación anterior en el que se trata de una imputación de instigación a personas indeterminadas sin saber cuándo, cómo y de qué modo se decidió cometer una acción contra una persona que la denunciada no conoce», indicaron.

En la última de las denuncias, se acusa a Milagro Sala de haber inducido a Sebastián Sequeiros y a Mónica Cerdas a que se presenten en la casa de Natalia Bazán para anunciarle que querían causarle la muerte y otros males.

De acuerdo a la denuncia, el 25 de septiembre de 2016, alrededor de las 19 horas, cuando la mujer se encontraba en la puerta de su casa del barrio de la Tupac Amaru con sus hijos y su pareja, Miguel Sandro Enriquez, lavando el auto, Sequeiros y Cerdas, vecinos de ellos, los insultaeon y les dijeron que los harían matar por haber denunciado a Milagro.

Bazán al ratificar su denuncia el 30 de enero señaló que los denunciados “mantienen contacto con Analía Robles, mano derecha de Milagro”.

Además de negar los hechos, la dirigente social indicó en su presentación que desde que está detenida «ya han aparecido por lo menos treinta personas a las que acusan de ser su mano derecha».

x

Check Also

jubilados 04

Diputada denunció a la oposición que impide a diez mil jujeños/as a acogerse a la jubilación

La diputada nacional Leila Chaher denunció que los legisladores de Juntos por el Cambio no quieren tratar el proyecto de ley ...