juicio

Una testigo sobreviviente brinda testimonio en la audiencia de hoy

juicioEl Tribunal Oral Federal en lo Criminal Nº 1 de Jujuy retoma hoy las audiencias del segundo juicio oral y público por los crímenes de lesa humanidad. Se presenta una testigo sobreviviente de la dictadura militar, Gladys Artunduaga, y algunos exmiembros del servicio penitenciario.

 El Tribunal integrado por Fátima Ruiz López, como presidente de trámite y los vocales Daniel Morín y Federico Díaz están develando las causas por la desaparición y asesinato de Dominga Álvarez de Scurta y las desapariciones de Osvaldo Giribaldi y otros militantes que se oponían a la dictadura cívica-militar.

 En este proceso se juzga a integrantes del servicio penitenciario de Jujuy por delitos de secuestro, tortura y homicidio, entre ellos a Antonio Orlando Vargas, un ex oficial del Ejército e interventor del penal local, que ya está condenado por otros delitos a 25 años de prisión en el primer juicio de lesa humanidad realizado en la provincia, Carlos Ortiz, Ricardo Ortiz, Mario Gutiérrez, Herminio Zárate y César Díaz, quienes formaron parte de los grupos de tareas en el penal de Villa Gorriti, donde funcionaba un centro clandestino de detención de la dictadura en Jujuy.

 Además de la desaparición Giribaldi, se devela la responsabilidad de los represores procesados por la desaparición de Jaime Lara Torres, María Alicia del Valle Ranzoni, Juana Francisca Torres Cabrera, Pedro Eduardo Torres Cabrera y Jorge Turk Llapur. Algunos de ellos, eran militantes del PTR.

 Todos fueron detenidos a fines de mayo de 1976, torturados en dependencias clandestinas y trasladados al penal de Villa Gorriti a comienzos de junio del mismo año, después fueron sacados de la prisión local, y desde entonces, están en calidad de desaparecidos, por orden del ahora prófugo Juan Carlos Jones Tamayo, que era capitán del Ejército, y del comisario de la policía provincial Ernesto Jaig, ya fallecido.

 En el primer juicio por delitos de lesa humanidad en Jujuy, Artunduaga, quien era docente y militante del gremio de los maestros en Jujuy, relató que estuvo varios años detenida, primero en el Hogar del Buen Pastor, luego en el penal de Gorriti y después la trasladan a Villa Devoto. Fue liberada en 1982, contó cómo fue secuestrada.

 “Estaba dando clases, cuando bajaron del techo hombres armados con ametralladoras que ingresaron por los pasillos de la escuela y me llevaron, afuera había una gran cantidad de policías armados”, relató.

 Pasó por la comisaria de la localidad de La Mendieta, luego fue trasladada al Cuerpo de Bomberos, en la capital jujeña, después me llevan al Buen Pastor con un grupo de mujeres, y de allí, al penal de Gorriti, y de ahí, al penal de Devoto.

 Gladys contó que luego del golpe las detenidas que llegaban a la cárcel se las veía golpeadas como resultado de torturas, a quienes las sacaban de las celdas diariamente para golpearlas. “Viví una situación de pánico. No podíamos comunicarnos entre nosotras, no había atención médica, yo estaba encerrada sola, solo escuchaba que lloraban en la celda del frente. Muchas de las detenidas eran de Libertador Gral. San Martín”, expresó.


 

x

Check Also

Los cementerios municipales estarán abiertos por 30 días

La secretaría de Servicios Públicos de la Municipalidad, anunció la apertura de los cementerios municipales: El Salvador y Nuestra Señora del ...