coordinadora represion y ajuste conf sep 05
Foto: Archivo.

Denuncian detenciones ilegales de jóvenes «por ser morochos y usar gorra»

coordinadora represion y ajuste conf sep 05Abogadas de la Coordinadora contra la Represión y el Ajuste presentarán un hábeas corpus colectivo en favor de siete jóvenes que fueron detenidos “sobre la base de prejuicios estigmatizantes” el último fin de semana en una serie de allanamientos realizados en San Pablo de Reyes.

En conferencia de prensa, los integrantes de la Coordinadora repudiaron el accionar policial y la detención arbitraria de los jóvenes. Los allanamientos se realizaron a partir de una denuncia de un robo ocurrido días atrás en un domicilio particular. Los jóvenes ya fueron liberados.

La abogada Andrea Lupiañes informó que se va presentar un hábeas corpus colectivo “para que estos hechos no vuelvan a suceder, y también para que la Justicia dé una explicación por lo ocurrido”.

El procedimiento policial consistió en allanar, con orden judicial, nueve viviendas, de las que detuvieron a siete jóvenes de entre 18 y 21 años de edad sin orden de detención. Ninguno de ellos tiene antecedentes penales.

“Esto es lo grave, porque se procedió desde adentro de los domicilios a detener ilegítimamente a siete jóvenes, solamente porque la policía sospechaba de ellos por su aspecto físico”, resaltó Lupiañes, y agregó: “Esto es: por ser morochos, por usar gorra y vivir en las afueras del pueblo”.

Las actuaciones se originaron en una denuncia por un robo. Según se conoció, buscaban garrafas, palas y herramientas que habían sido sustraídas, pero en ninguno de los domicilios allanados se encontraron esos objetos. En cambio, los efectivos policiales se llevaron otros objetos, de pertenencia lícita, solo porque no estaban las facturas de compra.

La presentación que harán ante la Justicia es para pedir que cesen estos procedimientos en los que no se respetan los derechos humanos. “Si bien los vecinos piden seguridad, no es avasallando a quienes no pueden defenderse como se logra ese objetivo”, afirmaron desde la Coordinadora.

María José Castillo, otra de las abogadas de la Coordinadora, interpretó que estos operativos policiales “buscan crear una falsa sensación de seguridad en los vecinos, porque ninguno de los jóvenes detenidos tenía algo que ver con el robo denunciado”.

“Desde hace un tiempo venimos denunciando que el Estado está virando a una suerte de estado policial, en un contexto de ajuste y represión a hacia sectores vulnerables, que encima deben soportar estas persecuciones por parte de la policía sin ninguna prueba que justifique su accionar”, afirmó.

Castillo continuó: “Las autoridades judiciales intervinientes, el policía a cargo, ¿no reparan en los derechos de las personas allanadas? Violentan viviendas sin brindar información y golpean a los detenidos. Esos jóvenes, cuando vuelven a sus casas, están atemorizados porque no saben si van a volver a ser detenidos. Y encima, estigmatizados por sus propios vecinos”.

Si bien los jóvenes detenidos fueron liberados a las pocas horas, fueron fichados y prontuariados. “La policía ya tiene un registro de ellos, con su DNI y su foto, para continuar la persecución en caso de una investigación por un posible delito”, advirtió la abogada.

La madre de uno de los jóvenes detenidos dio su testimonio: “Estoy indignada. Los chicos quedaron traumados. Mi hijo tiene 18 años y está mudo, y los más chicos también. Anda la Brigada por ahí, levanta a cualquier chico, lo mete a la camioneta, le hacen preguntas, les preguntan si saben de robos… Todos queremos seguridad, pero que se investigue bien. No porque usen gorra van a ser ellos”.

Como responsable de un comedor en San Pablo de Reyes, la mujer también tiene reclamos de seguridad. “Yo qué más quisiera que se averigüe el tema del robo al comedor, pero no me parece bien lo que están haciendo. No está bien que la comunidad indique con el dedo a los que se juntan y andan con gorra, sin una prueba concreta”.

Otra madre relató: “Fueron a mi casa a las 9.30 de la mañana. Yo no estaba. Lleguo y me doy con que no me dejan pasar. Sale un policía que me dice que están haciendo un allanamiento. Le pregunto por qué y no me responde. Solo dijo que le pregunte al jefe, que estaba adentro. Y ahí veo que lo sacan a mi hijo esposado y agachado”.

“Les dije que él se tenía que ir a trabajar. Pregunté por qué se lo llevaban, si en mi domicilio no habían encontrado nada -continuó la mujer-; y me dijeron que lo llevaban por averiguación de antecedentes. Lo metieron en la camioneta, lo tuvieron ahí, no sé qué le decían, no nos supieron decir qué estaban buscando”.

“Mi nuera me dijo que lo vieron a mi hijo y se metieron a su pieza, la sacaron a ella y lo tuvieron a mi hijo para hacerlo hablar ¿Pero qué iba a decir si no sabía nada? Ni sabía qué estaban buscando. Les dijo que revisen, que busquen, y dieron vuelta toda la habitación”, describió.

x

Check Also

25N: Diversas actividades en Jujuy por la eliminación de la violencia contra la mujer

Este miércoles se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Es una movida a nivel ...