El populista Javier Milei

Por Claudio Gareca*. Para tratar de desentrañar lo que significa Javier Milei y como irrumpió en la arena política metiéndose en la vida de los argentinos y comprender como llega a ocupar la primera magistratura, es que les propongo que avancemos juntos en está lectura y análisis de su discurso, que pretendo sea un pequeño aporte esclarecedor del contexto político por el que transitamos.

Solo hace un par años aparece en los medios masivos un economista que ofrece su análisis macro y micro de nuestra economía a través de un discurso con pretensiones convincentes que explica la patología que aqueja a la argentina, cuáles serían las preocupaciones de los argentinos y plantea una posible salida de ese caos.

Ese discurso se va edificando con los condimentos necesarios que tiene toda historia, la lucha entre héroes y villanos que se enfrentan en un angustiante presente.

A ello le va agregando dosis de antagonismos entre quienes son los enemigos del pueblo, la casta, y las víctimas de aquella casta, la ciudadanía, que viene soportando durante mucho tiempo las malas gestiones de los gobiernos de turno con el agravante de la corrupción.

Esta narrativa comienza a funcionar y prender fuertemente en la gente, porque tiene un efecto político deliberado de generar entusiasmo e identidad en sus seguidores, lo que va determinando quienes son aliados y quienes adversarios.

Planteado este escenario, es ineludible pensar en un líder o héroe que intente dirigir los destinos de los argentinos, pero un líder que no provenga de aquellas instituciones tradicionales, sino un líder disruptivo que irrumpe en la política de manera inesperada. Entonces se configura y aparece un líder que ocupa la centralidad de aquella escena y que viene de afuera, nos referimos a los que hoy conocemos como outsiders.

Foto: Télam

Esos outsiders son verborrágicos y se dirigen a públicos multiclasista, contando su historia personal y apelando a lo sobrenatural, en ese sentido valga mencionar a Conan, una mascota muerta, con quien dice comunicarse el presidente electo.

Javier Milei en sus discursos sostiene enérgicamente los errores del establishment, la casta y los partidos políticos, lo cual le allana el camino habilitándolo para ingresar en la arena política posicionado desde otro lugar inoculando el mensaje de devolverle la dignidad la gente, hacer cesar el sufrimiento y demostrar que no tiene compromisos con la casta.

Basta con recordar que habla de una Argentina en decadencia, que debe volver a ser potencia, como en algún momento lo fue y que si es necesario usar la fuerza lo haría para cambiar el estado de las cosas actuales.

Lo que venimos planteando hasta aquí claramente evidencia la utilización de todos los elementos que constituyen un discurso populista, más allá de que Javier Milei así no lo quiera aceptar.

Sin dudas que el resentimiento, la bronca y la ira fueron las emociones que constituyeron el motor de arranque de los discursos populistas que hoy penetran fuertemente en distintas regiones del mundo, y principalmente en Argentina.

Los liderazgos y partidos populistas no solo ganan elecciones, sino que en algunos casos resultan adaptables a contextos adversos, y en su mayoría son de derecha, como el caso de Marine Le Pen en Francia.

No nos queda más que estar atentos a partir del 10 de diciembre, cuando el presidente electo comience a desandar su gestión de gobierno y podamos apreciar por cuales carriles conduce esa gestión y su comunicación gubernamental.

* Docente en Ciencia Política con posgrado en Comunicación Política e Institucional

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Presentan un proyecto de ley en el Congreso para mantener a la Agencia Télam

Ante la decisión del Gobierno nacional de cerrar la Agencia Télam, y tras este lunes amanecer la redacción vallada y la ...