Estatales de Jujuy pierden con la inflación por quinto año seguido

Por Gastón Remy (economista-concejal capitalino). La inflación de 2022 fue del 89,4% según informó la Dipec, mientras las paritarias para las y los trabajadores estatales acumuló un 80,7% en el año pasado a lo largo de siete cuotas. Una pérdida casi de 9 puntos.

En diciembre el gobierno provincial otorgó un pago de 20.000 pesos como parte de un bono de fin de año que se terminará de cobrar en abril. Pero para compensar la pérdida frente a la inflación hubiese sido necesario un bono de 40.000 pesos en un pago (considerando lo que perdió frente a la inflación el salario testigo de una maestra con 10 años de antigüedad y un cargo).

Es el quinto año seguido que el salario estatal pierde frente a la inflación.

El resultado negativo para los estatales tiene su contracara para el Estado provincial que con ingresos (vía coparticipación) que le ganan a la inflación viene obteniendo un superávit (ingresos superan a los gastos). En septiembre el fisco de Jujuy llevaba acumulado 21.256 millones de pesos a su favor según informa el ministerio de Hacienda.

Considerando que a septiembre el pago de salarios implicó 68.952 millones de pesos, si esos fondos del superávit se hubiesen aplicado a subir los salarios estos hubieran tenido un incremento total del 90,7%, ganándole apenas a la inflación.

Está claro que el gobierno de Morales no es un genio de las finanzas, sino que obtiene el superávit de no actualizar -según la inflación- el salario a 85.000 trabajadores estatales de toda la provincia, incluidos las y los municipales.

Esta realidad es el resultado no solo de gobiernos como el de Gerardo Morales que ajusta a la baja el salario de las y los estatales. También lo hace el gobierno nacional como explica el especialista laboral Luis Campos en su cuenta de twiter.

Y como en el tango que se baila de a dos, también en las paritarias a la baja hay responsabilidad de las direcciones gremiales. Hace tiempo ya que no apuestan a organizar la fuerza de las y los estatales con un plan de lucha unitario.

Y cuando emergen sectores autoconvocados como enfermeras y personal de los hospitales no los rodean de apoyo. Tampoco cuando gremios dan peleas duras como los viales de la provincia. Con muy pocas acciones, cada uno por su lado, las direcciones gremiales contribuyen a la estrategia del “divide y reinarás.”

Este año sigue planteada la pelea en cada gremio para que las direcciones rompan la tregua con los gobiernos, convoquen asambleas y voten un plan de lucha unitario. La realidad podría comenzar a cambiar si se organiza la fuerza social que puede imponerle al gobierno que el salario se actualice mes a mes según la inflación y un salario mínimo igual a la canasta familiar.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

jubilados 04

Diputada denunció a la oposición que impide a diez mil jujeños/as a acogerse a la jubilación

La diputada nacional Leila Chaher denunció que los legisladores de Juntos por el Cambio no quieren tratar el proyecto de ley ...