Destacamos

Familiares de internos de la cárcel de Gorriti desconfían de la información oficial

Familiares de detenidos en el penal de Gorriti se apostaron desde muy temprano para reclamar que les permitieran ver a sus allegados, luego del motín que este jueves terminó con el saldo de dos internos muertos en circunstancias que aún no fueron confirmadas oficialmente.

Tras pasar varias horas, el jefe del pabellón 5 de procesados recibió a los familiares, de a una persona a la vez. A todas les dijo más o menos lo mismo: que se quedaran tranquilas, que se fueran a su casa, que está todo bien.

“¿Cómo me voy a ir? No me dejan hablar o verlo, no quieren sacarlos”, dijo una de las mujeres en diálogo con El Submarino Radio (FM Conectar 91.5).

Es que hay denuncias de torturas y apremios ilegales dentro del penal. Familiares que se quedaron del lado de afuera por la noche escuchaban gritos y golpes. “Apenas bajaron del techo les han tirado a las piernas, tienen todas las piernas lastimadas. El juez firmó que no se iba a castigar, pero eso no es lo que pasó”, aseguran.

Maira Huerta es la esposa de uno de los penados. “Anoche fuimos por atrás del penal y se sentía clarito que los estaban cagando a palos. Estuvimos hasta las dos de la mañana”, contó.

“Hay una celda a la que le dicen el chancho. Allí los tienen 15 días a agua sola y les pegan. Por eso se armó el motín. Ellos un jabón lo dividen entre siete. Nosotros traemos un montón de mercadería y no se la pasan, se lo llevan a su casa. Hasta la plata”, agregó.

Otra de las mujeres relató: “Yo ayer dejé plata y mercadería, que se deja una vez a la semana, y no le llegó nada. Y el jefe dice que los paquetes están perdidos, que él no sabe nada, que es todo culpa de los presos. Pero cómo va a ser culpa de los presos si ellos no van adelante”.

Los familiares quieren saber además si van a testear a todos los presos para detectar posibles infectados de coronavirus. Les han hecho saber que hay cuatro internos aislados en el pabellón 1, pero nadie se los confirma.

La falta de precisiones, una vez más, alimenta los temores y las versiones. Sobre los fallecidos, se dice que uno de ellos murió en el interior del penal a causa del impacto de balas de goma. El otro se cayó del techo también por la acción de los guardias.

También de manera extraoficial trascendió que dio positivo el test que se realizó al cuerpo del interno que murió al caer.

Estas versiones, por supuesto, aumentan la preocupación de los familiares. Es que dentro del penal hay muchos alojados que tienen problemas respiratorios, de corazón, asma, tuberculosis y HIV.

“¿Por qué hay gente contagiada adentro si los presos no salen? Son los mismos policías los que traen la peste. Ni visitas tienen los presos. Y no dejan pasar ni barbijos ni alcohol en gel ni artículos de limpieza para adentro”, planteó una de las mujeres en la puerta del penal.

Lo que pedían era ver a los detenidos para comprobar que estén bien. Pero no les permitieron entrar. Autoridades del penal fueron recibiendo a los familiares de a una persona, y en todos los casos les dijeron simplemente que están bien, sin más información.

“Nosotros queremos una llamada con cada familiar que está acá afuera. Que nos llamen, que nos digan ellos con su propia boca que están bien”, reclamaron.

Algunos internos pudieron comunicarse por teléfono con sus allegados. Pero eso tampoco fue tranquilizador. “Dicen que los están presionando, golpeándolos. Les dicen que si los familiares no se van, los van a castigar”, reveló una de las mujeres.

“Un interno llamó por teléfono desde adentro al celular de una señora y pudo dialogar un poco. Contó que durante la noche escuchó gritos en otro pabellón, pedidos de auxilio”, relató otra.

“Yo hablé con mi marido dos minutos por teléfono, pero mucho no pudo decir porque estaba el policía al lado. Por la forma en que habló, seguro están amenazados. ¿Cómo vamos a estar tranquilas?”, comentó una tercera.

El secretario de Violencia Institucional del Ministerio Público de la Defensa Penal, Germán Giménez, dialogó brevemente con El Submarino Radio: “Es lógica la preocupación de los familiares por saber cómo están los internos después del intento de motín de ayer. Está todo muy confuso. Estamos gestionando porque queremos dar respuesta a los familiares”.

Los heridos

Unos 15 presos fueron asistidos ayer en el hospital Pablo Soria. En la tarde de este viernes aún quedaban internados seis de ellos.

De acuerdo a los registros del Hospital Pablo Soria, los heridos fueron atendidos entre las 17.30 y las 21 horas. Entre otras lesiones, se atendieron politraumatismos, lesiones en abdomen, traumatismos de tórax y heridas en manos.

Respecto de los fallecidos, Giménez aclaró que “está investigando el fiscal, que es una autoridad superior. Nosotros tenemos dos versiones, por supuesto. Una es que uno de ellos se cayó del techo, y la otra es que se cayó por una perdigonada”.

También estuvieron en el penal representantes de organismos de derechos humanos. La organización Andhes presentó en la justicia un habeas corpus para que se garantice la seguridad de los internos.

Por su parte, H.I.J.O.S. Jujuy difundió un comunicado en el que, entre otros puntos, reclaman acciones para garantizar la seguridad sanitaria en las unidades penitenciarias.

Posted by Juan Sinmiedo on Thursday, July 16, 2020

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Solicitan que se congelen y difieran las cuotas por créditos UVA

El Defensor del Pueblo de Jujuy, Javier de Bedia, envió una carta al jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, ...