Jujuy entró de lleno en la agenda presidencial: Economía, peronismo y presos políticos 

Cerca de dos horas duró la reunión que mantuvieron dirigentes y diputados del Frente de Todos Jujuy con el presidente Alberto Fernández en la Quinta de Olivos. La diputada provincial Alejandra Cejas, su par Emanuel Martín Palmieri, y los referentes Diego Martín Palmieri y Gabriel Romarovsky le trazaron al mandatario un panorama provincial en materia de economía, justicia y política. Por fuera de la estructura formal del Partido Justicialista -Cejas y Emanuel MP fueron expulsados del partido-, esperan que el presidente haga su aporte para normalizar la situación partidaria.

El grupo estuvo en Buenos Aires toda la semana anterior. Hubo reuniones con funcionarios nacionales de primera línea de áreas como Desarrollo Social y Defensa, entre otras, además de diputados nacionales. Es que llevaron una agenda que recorre todos los temas: el endeudamiento, el funcionamiento del Poder Judicial, la pobreza, el desempleo, la persecución política y la situación institucional de la principal fuerza opositora en Jujuy: el Partido Justicialista.

«No paramos un día, tratando de contar todo lo que nos pasa en Jujuy. Buenos Aires tiene que entender que el federalismo no implica mirar para otro lado cuando lo estamos pasando mal», señaló Cejas en diálogo con El Submarino Radio (FM Conectar 91.5).

A la hora de describir en general el encuentro con el presidente, reveló: «Salimos todos muy emocionados y se lo dijimos. Fue una charla distendida, en su casa. Se habló a corazón abierto sobre lo que pasa en Jujuy para conocer su opinión sobre lo que ve en nuestra provincia».

Además de la emoción, el encuentro provocó cierta tranquilidad en los asistentes, que descubrieron que Fernández sabe de Jujuy más de lo que se podría suponer. «Ahora vamos a empezar a traducir todo lo que hablamos y expresárselo sobre todo a los compañeros y a la ciudadanía, para que sean cuáles son las ideas de Nación para reactivar Jujuy», adelantó Cejas.

A Gabriel Romarovsky el presidente Fernández lo impresionó como «un hombre con una calidez extraordinaria que nos dispensó todo el tiempo necesario, sin límites, interesado y preocupado por cosas que pasan en Jujuy y en el peronismo jujeño». «Fue sorprendente», sintetizó el exministro de Producción en diálogo con El Submarino Radio. 

Se llevaron emoción, sorpresa y un poco de esperanza. Le dejaron al presidente una enorme carpeta donde se desarrollan en detalle informes sobre los principales temas que abordaron, reunidos en tres grandes bloques: uno institucional, otro productivo y otro político.

Empleo y producción

El eje central de este tramo de la charla -y de los informes- fue la necesidad de generación de empleo en Jujuy. En este sentido, Fernández dijo que está haciendo un seguimiento muy de cerca de la situación en la provincia, con temas como la minería, el litio, temas que tienen que sacar adelante a Jujuy.

«El presidente ha sido muy respetuoso», aclaró Cejas, consultada sobre la opinión del mandatario sobre la gestión Morales. «Él entiende que hay que hacer una agenda que permita resolver los problemas de la gente, más allá de las discusiones sobre el manejo de la cosa pública. Lo fundamental es la generación de empleo y el aprovechamiento de las riquezas, algo que hoy no se está haciendo», agregó.

Romarovsky agregó: «Estamos tratando de trabajar articuladamente para que se reflejen las políticas de Nación en el territorio, porque el gobierno de Morales no trabaja, no gestiona».

La situación de Mina Aguilar, abandonada por la multinacional Glencore, que anunció el cierre de operaciones dejando a 600 empleos directos a la deriva, ocupó un momento particular del encuentro. Antes del sábado, el propio secretario de Minería de la Nación Alberto Hensel ya había recibido el informe. «A los trabajadores de Aguilar les traje un mensaje directo que les mandó el presidente», reveló Cejas.

-¿Hay solución para Mina Aguilar?

-Hay una solución -respondió Cejas-. Yo soy dura para muchas cosas, pero me emocionó la preocupación del presidente, porque no hay nadie más en este bendito país que pueda ayudar a Mina Aguilar salvo una decisión presidencial y del gobierno nacional.

Cuentas oscuras

El endeudamiento provincial y el manejo de los recursos enviados por Nación ocuparon también buena parte de las conversaciones en Buenos Aires. Pero no solo con el presidente, sino en otros ámbitos de la administración nacional.

Cejas contó que en Buenos Aires no entienden los sueldos de Jujuy: «Nos miraban cuando les decíamos que los municipales ganan 5000 pesos. No lo pueden creer. Pensemos que los programas asistenciales están en 8500 pesos. Lo que pasa es que los recursos llegan a Jujuy pero no a la gente, porque no hay un control. Ese control lo tiene que hacer el partido de oposición, pero en serio».

La Auditoría General de la Nación fue el primer organismo al que asistieron, reiterando un pedido del año pasado para que se realice una auditoría general sobre el endeudamiento de Jujuy, que alcanza, según estiman, los 1600 millones de dólares. Una solicitud similar presentaron en la Comisión de Seguimiento de Deuda del Congreso de la Nación.

-¿Va a haber una auditoría sobre las cuentas de la provincia?

-Acá en Jujuy se burla todo el mundo, pero no sé si allá se van a poder burlar tanto. Y necesitamos que allá entiendan que las ayudas que vienen de Nación no está llegando adonde tienen que llegar. Eso es lo más preocupante.

La novela justicialista

Dos de los asistentes a la reunión con el presidente, Alejandra Cejas y Emanuel Martín Palmieri, son diputados provinciales. Y aun siéndolo, fueron expulsados del PJ por decisión de su presidente, Rubén Rivarola, quien es además vicepresidente segundo de la Legislatura provincial.

El sábado le reiteraron al presidente la necesidad de que se renueven la autoridades partidarias en Jujuy a través de elecciones internas que se acoplen al cronograma nacional. «Nuestra herramienta electoral, que es nuestro partido, está impidiendo que la militancia se exprese por los canales lógicos, que es el PJ», afirmó Cejas.

Romarovsky agregó: «Mostró una gran vocación de apoyar a la militancia y al peronismo, no tanto al Partido Justicialista».

Sobre la reacción de Fernández frente al panorama que le describieron, describió: «El presidente entiende que hay una situación engorrosa en la provincia. Acá no se entiende que un presidente expulse a diputados, a concejales, ni que tenga expresiones de tanta virulencia hacia su propia militancia. La política exige hablar, exige entender los espacios y necesita canales de diálogo. Pero acá están todos rotos, desde que votaron el endeudamiento para Gerardo Morales».

«Yo pensaba que le íbamos a contar lo que pasaba, pero el presidente está informado, sabe lo que está pasando y está preocupado -continuó la diputada-. Su mirada está más puesta en la búsqueda de soluciones, porque sabe que depende de él, porque hoy el peronismo de Jujuy no está siendo interlocutor del presidente. A mí me sorprendió la cantidad de cosas que está haciendo. La idea nuestra es ponernos a disposición y poder decodificar lo que hace Nación por Jujuy».

Diego Martín Palmieri, Emanuel Martín Palmieri y Gabriel Romarovsky

El mensaje del presidente, refirió Romarovsky, es que «va a acompañar al peronismo, a la militancia; esas fueron sus palabras». El exfuncionario aclaró: «Ya lo decía Perón: con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes. El mensaje fue de acompañamiento al militante que lo vota y que le hizo ganar las elecciones. En el camino veremos quiénes son los dirigentes que representan a la gente. Una parte del PJ se ha asociado directamente con Gerardo Morales y vamos a hacer todo lo posible para que eso cambie».

-Diptuada Cejas, ¿el presidente está al tanto del acuerdo entre Rivarola y Morales?

-El presidente sabe mucho y conoce cómo funciona la provincia de Jujuy. Por supuesto, ha sido respetuoso hacia a quiénes elige nuestro pueblo. La agenda política fue el detonante de esta reunión. Creo que el presidente mira con preocupación lo que está pasando. Hay decisiones que no se entienden y se sorprendió mucho con muchas historias que hemos contado. Es imposible pensar que nosotros tenemos que responder en la justicia siendo legisladores, pensar la persecución que hay.

Justicia y presos políticos

Como era esperable, el funcionamiento del Poder Judicial de la provincia también se llevó un buen rato de charla. Y caras de preocupación. El propio presidente Fernández hizo preguntas para completar la información con la que ya cuenta. Vale recordar que aún está pendiente en el Senado de la Nación el pedido de intervención Federal a la justicia jujeña presentado por Guillermo Snopek, que podría reflotarse en el próximo período.

Este tema también está incluido en la carpeta que quedó en Olivos. «El pedido de intervención puso en tela de juicio la situación de la justicia de Jujuy, y nosotros lo hemos reafirmado. Le llevamos al presidente carpetas con lo que sucede desde el día 0, desde el 10 de diciembre de 2015. Tenemos un relato, porque lo de Jujuy se ha convertido en una novela», comento Cejas.

Desde varios sectores ya se venían denunciando irregularidades y parcialidades en el nombramiento de jueces y fiscales. En los últimos días, se sumó la propuesta de Ekel Meyer para ocupar la vocalía vacante en el Superior Tribunal de Justicia. Para Cejas, esta última movida es «la convalidación de la falta de independencia de los poderes».

«Si algo hizo Ekel Meyer como ministro fue hacernos la vida prácticamente imposible a quienes ejercíamos el derecho de reclamar que nos escuchen», sintetizó la diputada.

Recordó luego que desde que se amplió el STJ en 2015 «y se convirtió en un comité radical, los fallos no gozan de legitimidad». En este sentido, aseguró que la justicia que «no es imparcial, se sacó la venda para ver a quién encarcela y persigue a todo aquel que no está de acuerdo con Gerardo Morales».

«Yo siempre digo que tenemos una democracia de baja intensidad, pero hoy no sé si estamos en democracia», sentenció Cejas, y continuó: «Yo siento que me persiguen, y lo digo a nivel personal para no complicar a nadie. Y si eso me pasa a mí, que tengo responsabilidad institucional, qué le queda al ciudadano común».

Hablar de justicia en Jujuy lleva, inevitablemente, a la situación de Milagro Sala y los presos políticos. Para Cejas, «Jujuy tiene que dejar de esquivar el tema».

Romarovsky contó que el presidente mostró «mucha preocupación por el accionar de la justicia y por la situación de Milagro Sala, que sabemos que es una presa política», y aclaró: «Ha hecho consideraciones que por respeto prefiero reservar».

Lo cierto es que Fernández se mostró preocupado «por cómo se maneja Morales en Jujuy», refirió el exministro, y mencionó también el asunto Meyer: «A un ministro que ha reprimido a la población y ha encarcelado a Milagro lo premia con el cargo en el Suprerior Tribunal».

«El presidente tiene un conocimiento sorprendente de quién es quién en la provincia de Jujuy. A la mayoría los conoce desde antes de ser presidente, nada le sorprende en algunos casos», agregó Romarovsky.

En la reunión del sábado, contó Cejas, el presidente reiteró lo que ya había dicho públicamente: «Le sorprende cómo se manejó la justicia, que solo una persona está encarcelada por tantos delitos en causas donde claramente debería haber más personas detenidas. Algo falla. Y el presidente es abogado penalista, hace más de 25 años, es hijo de un juez».

«Acá se generó tal miedo, que nadie ejerce sus derechos -continuó la diputada-. Por eso es importante que hayamos llevado documentado, con respaldo, lo que pasa en Jujuy: un estado de derecho sin garantías.

La pregunta es si, frente a este panorama, se deben esperar medidas o decisiones inminentes. Romarovsky anticipa: «El presidente ha sido claro: va a acompañar al peronista y al jujeño. Eso puede implicar que no estamos con Morales de ninguna manera, ni en los negocios ni en las votaciones. O sea, no avalamos la gestión. Obviamente es el presidente de todos los argentinos y tiene que trabajar con todos los gobernadores. Pero hay un presidente que sabe de Jujuy, que se interesa por Jujuy, que quiere que las cosas cambien, que no quiere que haya presos políticos. Yo lo entendí en ese sentido y es muy alentador, porque estábamos perdiendo las esperanzas».

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Haquim se comprometió a gestionar proyectos del Norte Grande

Vicegobernadores de las provincias del Norte Grande, mantuvieron una reunión con representantes de Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación, ...