tribunales comodoro py

Los desafíos políticos de la Justicia Legítima

Por Lucho Soria para ANRed. Con la presencia de filiales como Córdoba, Rosario, Mendoza, La Plata, Mar del Plata y NEA, entre otras, se concretó la renovación de autoridades de la Asociación Civil Justicia Legítima. La nueva presidenta es la fiscal Cristina Caamaño, quien sucede al exfiscal general Jorge Auat. En la Secretaría se desempeñará Pablo Andrés Vassel y en la Tesorería la juez de Cámara Marcela Pérez Pardo.

Una nueva gestión en donde, por ejemplo, por la Regional Nordeste de Justicia Legítima, integrarán por primera vez la Comisión Directiva Nacional el fiscal federal Diego Vigay como cuarto vocal titular y la abogada Valeria Romero como tercera vocal suplente.

Además integran la Comisión Nacional funcionarios judiciales y juristas, como la jueza cordobesa María de los Ángeles Bonzano, el ex fiscal general Jorge Auat, la secretaria de la Cámara de Apelaciones Ana Poleri, la jueza Marcela Carlomagno, la jueza Cristina De Luca, el jurista Julio Maier, el defensor Jorge Perano, la jueza Martina Forns, el exdiputado nacional Ángel Bruno, el juez Gustavo Caramello, el fiscal Félix Crous y el juez Alejo Ramos Padilla, entre otros.

Lógicamente en lo que resta del año se sumarán entre otros, como en años anteriores, abogados y funcionarios judiciales del NOA, de las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca, y de la Región Cuyo: Mendoza, San Juan, San Luis.

El espacio colectivo de Justicia Legítima Nordeste viene actuando desde hace seis años, y se integra con magistrados y funcionarios judiciales federales y de las provincias, abogados, psicólogos, periodistas, legisladores, funcionarios estatales, víctimas del terrorismo de Estado y organismos de derechos humanos, entre otros; con un funcionamiento de carácter horizontal, democrático y multisectorial de integración de la sociedad con la justicia, con el objetivo de aportar al debate y promover las transformaciones esenciales para la democratización del sistema de justicia.

En uno de los documentos fundacionales de Justicia Legítima Nordeste, se puntualizaba: “Queremos ser parte de una Justicia más plural y realmente independiente dispuesta a transparentar y a rendir cuenta de su actuación ante la ciudadanía entera. Los jueces, fiscales, defensores, secretarios y trabajadores judiciales cumplen una función esencial en el sistema democrático y, por tanto, su conducta pública -como la del resto de los funcionarios públicos- debe estar sujeta al escrutinio estricto de la ciudadanía. El debate democrático sobre las decisiones judiciales, acerca el sistema de justicia a la sociedad y enriquece la calidad de las respuestas jurisdiccionales”.

No se puede soslayar que la épica de Justicia Legítima para asumir el desafío de cuestionar a la justicia, con afinidad al bloque de poder y a los inquilinos transitorios del primer piso de Balcarce 50, generó un espacio colectivo que contó con el respaldo de quienes compartían la propuesta de airear los despachos de la justicia, para que entre el sol, como dijo uno de sus integrantes, en el sentido de correr las cortinas de los ventales. Lógicamente desató la furia de quienes percibían que se iniciaba una lucha política con final abierto. Y se potenció con el ejercicio de la soberanía popular con el sufragio que ubicó a Mauricio Macri en Balcarce 50.

En ese sentido es válido recuperar un par de preguntas y las respuestas de Alejandro Slokar, miembro de Casación Penal, en una entrevista de Perfil:

Macri cuestionó a Justicia Legítima

«Satanizar o demonizar bajo el rótulo de Justicia Legítima como si fuera la suma de todos los males no es bueno. Habrá cuestionamientos puntuales que se hacen por recursos e impugnaciones».

-La crítica es que muchos de los jueces de Justicia Legítima comulgan con ideas del kirchnerismo y difícilmente puedan tener objetividad para pronunciarse en causas que involucren a esa fuerza.

«Justicia Legítima engloba a múltiples actores: hay peronistas, kirchneristas, radicales. La identificación con un solo sector es errónea. Un juez que no tiene ideología en verdad es un eunuco. Cualquier juez tiene ideología. Lo que no puede hacer un juez es política partidaria ni transmitirla en sus decisiones».

Un síntesis del marcatismo que estos casi cuatro años de Mauricio Macri fue el arma, ahora ideológica, de cuestionar a Justicia Legítima.

Un desafío politíco de lidiar con el poder.

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Salud, democracia y justicia social: Las ideas clave del primer día del debate de aborto

Por Arlen Buchara, en El Ciudadano Web. Con clima verde, reconocimiento a las pioneras y a las luchas feministas y con el ...