Massa enciende las expectativas del peronismo jujeño

Por Aldo Federico Noro (Director de Radio Nacional “Jorge Cafrune”). Con las energías recargadas luego de compartir reuniones y actos con el candidato presidencial Sergio Massa, la comitiva del peronismo que se trasladó hacia la cercana Tucumán regresó con la mística a flor de piel y la misión autoimpuesta de profundizar los vínculos con todos los actores del justicialismo provincial, convencidos de la necesidad de recuperar terreno electoral buscando voto por voto en cada uno de los territorios.

Como candidatos ya oficializados, la responsabilidad de Carolina Moisés y Guillermo Snopek y el trabajo de Aníbal Fernández como responsable de la campaña en Jujuy, es transmitir que llegó la hora de que todos los sectores depongan las posiciones rígidas, y superando las diferencias que vienen de largo arrastre, se encolumnen apoyando a Massa como candidato a presidente.

Lo que menos importa en la hora es si los une el amor, o más bien el espanto al fantasma Milei. Lo cierto es que ya hay muestras concretas de esos avances que buscan darle musculatura electoral al peronismo de Jujuy logrando la unidad de todos los sectores.

El caso paradigmático es el del todavía vicegobernador Carlos Haquim, quien sorprendió con su presencia en al Jardín de la República participando activamente en las actividades del ministro/candidato del oficialismo, sumándose a la campaña Massa Presidente y dejando atrás un largo distanciamiento político con el tigrense, que por estas horas exprime la capacidad de sus colaboradores buscando alternativas para alimentar –contra reloj– los maltrechos bolsillos de los argentinos.

Vale la pena repasar la historia reciente: en 2015, Haquim integró el Frente Renovador acompañando la candidatura presidencial de Massa, que en Jujuy se impuso en la categoría Presidente con 168.571 votos, obteniendo “Primero Jujuy” –el frente electoral de Haquim–, 43.236 votos en la categoría diputados provinciales. Ese desempeño le permitió ganar intendencias y comisiones municipales en representación de una parte del peronismo, que se sostienen en el gobierno en la actualidad.

El volumen electoral y político del vicegobernador hace que su salida del Frente Cambia Jujuy y su integración a Unión por la Patria se torne estratégico, dando mayor impulso a las candidaturas de Moisés y Snopek. Más gráficamente: la que fuera la pata peronista que impulsó a Gerardo Morales a la gobernación, hoy le infiere un daño significativo a los devaluados cambiemitas jujeños.

La decisión de Haquim de regresar al redil massista no hace más que expresar una corriente de opinión que fue surgiendo de abajo hacia arriba, brotando desde las bases dirigenciales de los distintos territorios y que acaba de tener una primera expresión pública por parte de Ricardo Romero, el intendente de Tilcara.

“Mi candidato es Massa y vamos a acompañarlo, tengo el compromiso hasta el 10 de diciembre de no generar caos institucional por respeto a los trabajadores y después será otra etapa de vida, siempre en la línea del partido porque yo sigo siendo peronista”, dijo el jefe comunal en declaraciones a Radio Nacional “Jorge Cafrune”.

“La política es dinámica, no buscamos beneficios personales, hemos sido respetuosos siempre y uno se tiene que adecuar al proyecto de gobierno tanto provincial como nacional”, agregó Romero.

La intervención partidaria a cargo de Aníbal Fernández y Gustavo Menéndez, apoyados en Moisés, Snopek y otros dirigentes provinciales, apuesta a que otros intendentes disciplinados durante años por el látigo y la billetera de Morales, tomen el mismo camino que el tilcareño.

Calificada como “histórica” por algunos gremialistas, la reunión que realizó la CGT en el Partido Justicialista de Jujuy con la presencia de más de 50 secretarios generales avanzo en el armado de una mesa sindical en apoyo a Massa/Moisés, y en el mismo camino fueron las organizaciones sociales que ya funcionan en la sede partidaria con reuniones de trabajo y planificación de campaña.

Esta semana se terminarían de sumar al armado varios partidos que conforman Unión por la Patria, como el Frente Grande, el Frente Renovador local a través de su apoderado Marcelo Genovese y el Partido Solidario, formando parte del comando electoral.

Fernández, de la mano de su enorme capacidad de trabajo que le permite hacer convivir la agenda institucional del ministerio de Seguridad de la Nación con el duro desafío de sacar al PJ jujeño de la terapia intensiva, dialoga con todos para persuadirlos de que la única manera de que el peronismo pueda recuperar el poder es superar los desencuentros del pasado, construyendo la unidad de cara al futuro con un peronismo renovado.

En esa línea fue su primera decisión de decretar una amnistía generalizada para todos los afiliados, abriendo las puertas del PJ a los que habían sido expulsados por la anterior conducción.

Fuentes cercanas al ministro confiaron que a su regreso de Jujuy “se lo vio feliz, entusiasmado por el efecto de sus primeras decisiones para ordenar la tropa”, al tiempo que les adelantó “que volverá otras tres o cuatros veces antes de las elecciones”. Lo que se dice un militante todo terreno, que ya está preparando la agenda para desembarcar la semana próxima por tercera vez en la provincia.

Quizás la misión del hiperkinético Aníbal sea terminar de convencer a los pocos jugadores que aún no terminar de comprender que en la unidad del peronismo está la clave para ganar en octubre, y también la llave que abra la puerta a un gobierno justicialista en 2027.

El peronismo jujeño atraviesa horas cruciales, urgido por definir un discurso de futuro y esperanza que llegue al corazón de los votantes, esos que en las PASO de agosto se acercaron a la propuesta libertaria para expresar su hartazgo con los excesos del moralismo.

La inyección de entusiasmo post Tucumán, sumado a medidas de alto impacto en Jujuy como la virtual eliminación del impuesto a las ganancias, la eliminación de las retenciones a productos exportables de la región como el tabaco  y los cítricos, la solución al problema histórico de los ex trabajadores de Zapla, y los futuros anuncios que Massa concretará para mejorar la situación de monotributistas y trabajadores independientes, abren la expectativa de una recuperación electoral del peronismo jujeño, que le prende velas a un candidato presidencial que ya se comprometió a visitar la Tacita de Plata a la brevedad posible.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Condena a Alperovich: Un límite a la impunidad del poder político y económico

Por María Florencia Alcaraz*. Después de 4 años de la primera denuncia, 4 meses de juicio oral y público y más de ...