Destacamos

Milagro Sala: «No vinieron únicamente por mí, sino que vinieron por todos»

Milagro Sala cumplió este miércoles 3000 días privada de su libertad. Desde la casa que habita en la ciudad de La Plata, conversó con El Submarino Radio (FM Conectar 91.5) sobre su estado de salud y analizó la situación social de la provincia de Jujuy.

Mientras continúa con el tratamiento por la trombosis venosa profunda que afecta a su pierna izquierda desde 2002, Milagro repasó el camino recorrido en estos 3000 días, a partir de su detención en San Salvador de Jujuy el 16 de enero de 2016 hasta el presente en que sigue en prisión domiciliaria. En octubre último se sometió a una cirugía en la que los cirujanos vieron frustrada su intención de reparar el daño causado por la demora del Poder Judicial de la provincia para autorizar su traslado. «Casi pierdo la vida en la operación», reveló.

Al analizar el presente de la provincia, afirmó que «no vinieron únicamente por mí, sino que vinieron por todos», y mencionó a los pueblos originarios, los trabajadores estatales y los dirigentes sociales que aún sufren persecución y hostigamiento, además de las consecuencias de una situación económica de extrema necesidad.

«Jujuy podría ser una provincia riquísima, sin deudas, pagando muy bien a los estatales, brindar insumos a los hospitales, las escuelas tendrían que estar brillando. Sin embargo somos una provincia endeudada y pobre», señaló, y agregó: «Hoy lo que pasa en Jujuy no perjudica a Milagro Sala, perjudica a todos los jujeños. La situación económica es muy dolorosa».

Sobre la cuestión política, Milagro consideró que la llegada de Carlos Sadir a la gobernación no cambió nada respecto de la gestión de Gerardo Morales. Y al analizar el papel que juega la oposición, planteó que el actual es «el peronismo del empresariado» y aseguró que «los jujeños están pidiendo a los gritos que el peronismo sea el peronismo real».

‘Es inhumano’

-¿Cómo estás de salud?

Salí de Jujuy bastante mal para que me operasen de urgencia acá en La Plata. Cuando me operaron lamentablemente no pudieron sacar los coágulos de la vena por la trombosis, porque estaba ya demasiado duro. Esa vena ya no me sirve. Y tuvieron que infiltrar por otra vena para que yo pueda seguir viviendo. La operación tendría que haber durado una hora y duró casi seis. Perdí mucha sangre, estuve bastante mal. Casi pierdo la vida en la operación.

-¿Y ahora?

-Había dejado de tomar unos calmantes muy fuertes, pero ahora volví a tomarlos por el dolor. Y tenía una alergia nerviosa que me salía una o dos veces al mes y hoy me sale continuamente. Es la tercera vez que me cambian de medicamento. Fui a un alergista y están probando a ver qué medicamento me hace efecto. Estoy con picazón en el cuerpo y la cara, tomando medicamentos muy fuertes, y mi organismo no está respondiendo. Cada diez días estoy yendo al hospital para control, porque no estoy dada de alta, sigo con internación domiciliaria.

-¿La demora en autorizar tu traslado a La Plata influyó en tu estado de salud?

-Estoy dolida, porque yo creo que a ningún animal lo tratan como me trataron a mí. Los médicos judiciales de Jujuy decían que yo estaba bien, que la trombosis ya había pasado, cuando no era así y yo estaba cada vez peor. Yo los responsabilizo por mi estado de salud, porque no me quisieron trasladar en forma y tiempo. Estuvieron dando vueltas hasta que los médicos de la Fundación Favaloro dijeron ‘este informe que ustedes mandaron no es real, los estudios dicen otra cosa’.

-¿Qué decían los estudios?

-Los estudios decían que la trombosis de mi pierna era muy acelerada y estaba bastante mal, sin embargo ellos decían que yo estaba bien. Además los médicos de los sanatorios fueron amenazados, ellos y las familias, si llegaban a pasar un informe que decía yo que estaba mal. Es inhumano. El otro día escuché a alguien preguntar por qué salgo a hablar si estoy enferma. Quiero aclarar que yo estoy enferma de la pierna, tengo trombosis en la pierna. No tengo trombosis en la lengua.

‘Vinieron por todos’

-¿Qué balance hacés en este día?

-En este último tiempo, viendo las noticias, uno se da cuenta de que no vinieron únicamente por mí, sino que vinieron por todos, por los pueblos originarios, por los sindicatos estatales, los sectores políticos, por los abogados que nos defienden, como en el caso de Alejandra Cejas. Vemos cómo arremetió la justicia en contra de muchos de los que querían pegar el grito de que en la provincia estábamos mal y que simplemente salieron a pedir un plato de comida para los comedores, un aumento salarial para estar un poco mejor, o la Uocra que moviliza porque quiere que los obreros de la construcción tengan trabajo. Y continuamente están tirando la policía.

-¿Siguen presionando para que vuelvas a la provincia?

-Morales sigue insistiendo en que soy culpable de todo lo que le pasa a él. Pero esa película ya no se la cree nadie. Es parte del hostigamiento que me hacen, pidiendo que vuelva a Jujuy. No sé qué necesidad tienen. Ya me han perjudicado. ¿Van a seguir perjudicándome más la salud?

-¿Cuál es el objetivo de traerte de nuevo a Jujuy?

-Quieren sentarme de nuevo en el banquillo. No se hacen responsables de que por culpa de ellos yo estoy mal de salud. Ocho años pasaron. Ocho años, tres meses y 16 días. Y siguen conmigo, me siguen maltratando. ¿Hasta cuándo?

-¿Cómo ves a la distancia la situación en la provincia?

-Dicen que no hay plata, pero tenemos litio, tenemos Cauchari, que brinda energía en todo el NOA y pagamos la boleta más cara, tenemos petróleo, tres ingenios de azúcar, cinco empresas mineras. Con todo lo que tenemos y la recaudación que se tendría que hacer, Jujuy podría ser una provincia riquísima, sin deudas, pagando muy bien a los estatales, brindar insumos a los hospitales, las escuelas tendrían que estar brillando. Sin embargo somos una provincia endeudada y pobre. Dicen que la nación no manda plata, pero con todo lo que se podría recaudar en Jujuy tendríamos que vivir bien sin necesidad de pedir préstamos en ningún lado. Hay siete préstamos de los que no se han rendido cuentas, pero no habla ningún juez, ningún fiscal. Todo el mundo mira para otro lado. Y mientras tanto ponen el dedo en la negra, en la coya Milagro Sala. Esto indigna.

-A pesar de todo lo que estás pasando, estás al tanto de todo lo que ocurre en Jujuy.

-Yo sé que después de esta nota van a comenzar a saltar todos los trolls, el equipo que tiene la Unión Cívica Radical, diciéndome de todo. Pero la verdad, no me calienta. Tenemos que comenzar a ser realistas sobre lo que está pasando en Jujuy. Porque hoy lo que pasa en Jujuy no perjudica a Milagro Sala, perjudica a todos los jujeños. La situación económica es muy dolorosa. Hay un montón de negocios cerrados, las ferias antes estaban llenas los fines de semana pero hoy no pasa nada, muchos estatales están en la administración pública únicamente con un Plan Trabajar, sacando 78 mil pesos. Lo que molesta más es que ellos se aumentan los sueldos. Hay plata para meter más funcionarios, para hacer más negocios, y no hay para los estatales. ¿Cómo es eso? No hay plata para dar mercadería a los comedores, para poner insumos en los hospitales, para los arreglos de las escuelas, para los maestros y profesores que sí realmente educan a nuestros hijos y nietos. ¿No hay plata para eso?

‘Súper poderosos’

-En estos 3000 días pasaste por muchas situaciones.

-No la pasé nada bien. Me han detenido, me llevaron a una comisaría, ahí me tuvieron cerca de 20 días, después me llevaron a la cárcel, ahí pusieron cámaras, tenía una penitenciaria que me seguía a todos lados, hasta al baño cuando me bañaba. La persecución fue muy fuerte. Los organismos internacionales pedían que me den la libertad y de última me dieron la domiciliaria. Me armaron una cárcel en El Carmen con cámaras y gendarmes, cuando yo no tenía causa federal, tenía causa provincial. Después me llevaron a Salta, me tuvieron diez días y de ahí me volvieron a traer a la casa de El Carmen. Después me tuvieron que llevar a mi domicilio real porque era lo que pedía la Corte Interamericana, que yo tenía que cumplir en mi domicilio real y no donde decían los jueces de la provincia. Después me sentaron en el banquillo.

-¿Qué te ayudó a soportar tanto?

-La verdad es que he resistido no solo por mi familia, también por la militancia. Porque muchos compañeros estuvieron resistiendo en todos los lugares. Hubo muchísimos compañeros y compañeras que me apoyaban anónimamente por temor a las represalias de la justicia de Jujuy.

Voy a contar algo muy íntimo de mi familia. Cuando estábamos en el velorio de mi hijo me llamaban por teléfono compañeros llorando, diciendo que no se podían acercar a mi casa porque tenían amenazas de la policía de que iban a ir presos y le iban a armar causas. ¿Es justo hacer eso? Es muy visceral lo que hacen conmigo. Y están haciendo lo mismo con muchos compañeros, con los pueblos originarios, que les armaron una causa por homicidio, les quitan las tierras, las casas. Me acusaban a mí de quitar casas, pero en la Tupac hubo 200 compañeros a los que les quitaron la casa, en distintos momentos. El avasallamiento es tan grande, tan grande. Se creen súper poderosos porque tienen el acompañamiento de la justicia y de algún sector de los periodistas, que se creen impunes a todo. Pero en algún momento creo que se van a dar cuenta de que gobernaron mal, cuando el pueblo les dé la espalda.

-A Morales no le fue bien, finalmente.

-El pueblo ya le dio la espalda en la última elección. Carlos Sadir ganó con la mochila de Gerardo Morales. Dicen que ganó con el 50%, pero ganó con un 36%, por los que no fueron a votar. ¡Y cómo no va a ganar una elección si tenía la policía que llevaba las urnas! Hubo muchísimas denuncias de fraude. Hace tres años que hay denuncias de fraude en las distintas elecciones. La diferencia es que en esta última elección hubo muchos más ojos nacionales para que no hagan fraude. Por eso perdieron diputados y senadores.

-¿Cómo ves a Carlos Sadir en la gobernación?

-Yo veo que Sadir está rodeado por todos los funcionarios de Morales. Volvieron a jurar los mismos. No hay cambio. Duele y molesta que hoy los jujeños sigan avasallados, viviendo en plena democracia. Lo hicieron conmigo y creyeron que, haciéndolo conmigo y poniéndome como experimento, iban a seguir avanzando, que es lo que están haciendo.

‘Peronismo del empresariado’

-¿Qué opinás de la situación del peronismo en Jujuy?

-El congreso del partido volvió a ratificar la intervención en Jujuy. Pero ¿cuál es la intervención? ¿Vos ves a algún dirigente nuevo? No hay caras nuevas. No dejan que nadie se vuelva a afiliar. Esos 30 mil que expulsaron, no lo volvieron a afiliar, no los convocaron. Son los mismos de siempre. O está el hijo de, el hermano de o el socio de.

-¿El peronismo te defraudó?

-Muchísimo, me defraudó muchísimo. Porque el peronismo pasó a ser una empresa donde hacían negocio tras negocio. Fijate: algunos de ellos fueron socios de Morales en el litio, en Cauchari, en petróleo, en cannabis, en todo. Socios. Esto no es el peronismo de Perón y Evita; este es el peronismo del empresariado. Y creo que los jujeños están pidiendo a los gritos que el peronismo sea el peronismo real.

-¿Será el momento de que el peronismo de Jujuy se reformule?

-Me gustaría que se reformule, pero con nuevos dirigentes. Con los dirigentes que están hoy, no se va a reformular. Necesitamos dirigentes que se jueguen por nuestra provincia, que respeten el voto. Y si llegan a ser diputados o senadores nacionales, que respondan al pueblo. Yo no veo ningún senador ni diputado nacional que en este momento esté en el barrio, en un asentamiento, viendo a ver qué necesita el pueblo, si tiene para comer. Es injusto. En época de elecciones prometen todo, hacen la elección y pierdan o ganen, ya no aparecen más por los barrios.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Camaño reclamó que la justicia y el gobierno se hagan cargo del ataque

Ya pasó más de una semana de la agresión que sufrió el pediatra Rubén Camaño por parte de un grupo de ...