Destacamos
Fotos: Télam

Por Lucas y todas las víctimas de violencia institucional, se realizó la quinta Marcha de la Gorra

Con el crimen policial del adolescente Lucas González en el centro de la escena, se realizó esta tarde la quinta Marcha de la Gorra en la Ciudad de Buenos Aires, contra el gatillo fácil y la violencia institucional, que apuntan especialmente a los pibes jóvenes de las barriadas populares.

“Este 23 de noviembre realizaremos una vez más la Marcha de la Gorra diciendo bien fuerte que, para los pibes y las pibas, no queremos mano dura ni baja de la imputabilidad como propone el macrismo. Basta de gatillo fácil y violencia institucional”, reclamó la juventud de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), una de las que marcharon hasta el Congreso.

La protesta contra la violencia institucional y el gatillo fácil se produjo en medio de las repercusión por el asesinato del adolescente Lucas González por parte de efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires. Participaron organizaciones sociales, sindicales y políticas.

«Nunca seré policía», «Mi gorra no mata, la tuya sí», «Justicia x Lucas», «Mi ropa no es delito» se leía en los carteles que portaban cientos de manifestantes que se movilizaban por la Avenida de Mayo, desde el Obelisco hacia el Congreso Nacional, en un recorrido liberado para el avance de la marcha.

La Corriente Clasista Combativa, la Juventud Peronista, el Frente de Izquierda, la UTEP, Patria Grande, la JP Evita y La Cámpora son algunas de las organizaciones que se sumaron a la convocatoria impulsada por la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) bajo las consignas «Basta de gatillo fácil», «Basta detenciones arbitrarias», «Castigo efectivo a los responsables de lxs asesinatos de nuestros pibes» y «Justicia por Lucas y por todxs lxs pibxs».

“Es imprescindible que vengas a la Marcha de la Gorra para decirle basta al gatillo fácil, a la tortura y muerte en comisarías y cárceles, a los femicidios de uniforme, a las desapariciones seguidas de muerte a manos de las fuerzas de seguridad, a las detenciones arbitrarias”, enumeró María del Carmen Verdú, referenta de la Correpi, y precisó que este año ya son más de 400 las personas asesinadas por el aparato represivo estatal.

En el acto central, se dio lectura a un documento titulado «Violencia institucional, nunca más. Seguridad es trabajo y educación».

 

Una enorme bandera negra con la leyenda de Correpi flameaba entre las organizaciones, al igual que una gigantografía con la imagen del rostro de Santiago Maldonado, el artesano hallado muerto luego de haber estado desaparecido durante 78 días tras una represión de Gendarmería Nacional en Chubut en el 2017, y varias fotografías de Facundo Astudillo Castro, el joven desaparecido en abril del 2020 de la localidad de Pedro Luro, en el sur de la provincia de Buenos Aires, cuyos restos fueron hallados casi cuatro meses después.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Presentan informe Derechos Humanos en Jujuy: Una Herida que sangra en la región

La Comisión de Solidaridad con los Pueblos en Defensa de los Derechos Humanos presenta este miércoles el informe «Derechos Humanos en ...