Destacamos

Preparan un homenaje a Rosa Tarlovsky de Roisinblit en su Moises Ville natal

Residentes y exresidentes de Moises Ville preparan un homenaje a Rosa Tarlovsky de Roisinblit, vicepresidenta de Madres de Plaza de Mayo, que el mes pasado cumplió 102 años de vida. Le pondrán su nombre a un espacio de la escuela de la que es egresada.

El homenaje es impulsado por el equipo directivo de la Escuela Fiscal Nro 462 Joaquín V. González de esa ciudad. «Somos moisesvillenses (residentes y exresidentes) y amigos/as comprometido/as con la identidad y la memoria. Motivados/as por generar un reconocimiento a Rosa Tarlovsky de Roisinblit, nacida en nuestro pueblo hace 102 años, egresada de esta institución, reconocida por su accionar en pos de los Derechos Humanos y la dignidad de las personas en su rol de Vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, queremos proponerles la imposición de su nombre a un espacio significativo de la Escuela», expresan en la invitación.

La iniciativa se enmarca en los festejos por el centenario del establecimiento, cuyos directivos destacan la proyección nacional e internacional de la figura de Rosa.

«Nos parece que es tiempo de que, desde su lugar de origen y en el marco de los festejos de los 100 años de la Escuela, con el respeto y la admiración que merece esta mujer valiente y luchadora y, en su representación, todas las Abuelas de Plaza de Mayo, se pueda concretar un homenaje con la profunda convicción de que estos deben recibirse en vida», manifiestan.

Rosa Tarlovsky de Roisinblit nació en 1919 en Moisés Ville, se recibió en Obstetricia en la Universidad de Rosario y finalmente se radicó en la Ciudad de Buenos Aires, donde se casó con Benjamín Roisinblit en 1951. Tuvieron una
única hija a la que llamó Patricia Julia.

En octubre de 1978 su hija Patricia, embarazada de 8 meses, fue detenida ilegalmente por el aparato represivo desplegado por la dictadura cívico militar. De ahí en más, Rosa comenzó junto a la Asociación de Abuelas, la búsqueda de nietos y nietas apropiadas. En el año 2000 pudo hallar a su nieto Guillermo, nacido en cautiverio. Y sigue, ahora con 102 años, junto a las demás Abuelas, en la incansable búsqueda de nietos y nietas que aún falta encontrar y cuya identidad se debe restituir.

En el marco de su tarea imprescindible con Abuelas, es una de las autoras de tres artículos de la Declaración Internacional de los Derechos de los Niños y Niñas.

La comunidad de Moises Ville destaca que, en relación con la ciencia genética, Rosa fue una activa participante del reclamo de las Abuelas a los genetistas, lo que llevó al descubrimiento del “índice de abuelidad”, que permite comparar el ADN de los niños y niñas con el material genético de sus abuelas, abuelos y otros parientes, en ausencia de los padres.

«Este genial hallazgo dio lugar a que en el mundo entero se usaran estos exámenes para identificaciones de todo tipo», remarcan, y recuerdan que como consecuencia de la utilización de esta técnica científica se impulsó la creación del Banco Nacional de Datos Genéticos.

«Pensamos que a través de la concreción de este tributo en esta Escuela, se puede fortalecer el espacio de transmisión de la defensa de la democracia, el respeto a la vida y a los derechos humanos, tanto para la comunidad escolar como para todo el pueblo de Moisés Ville», plantean.

Las personas, colectivos e instituciones que quieran adherir al homenaje, contactar a los organizadores en el correo [email protected] o firmar directamente haciendo click acá:

ADHESIONES

Una historia de lucha

El 6 de octubre de 1978, Patricia Julia Roisinblit, su hija de 15 meses Mariana Eva Pérez y su compañero José Manuel Pérez Rojo fueron secuestrados. Patricia estaba embarazada de 8 meses de su segundo hijo. La niña fue devuelta a su familia, no así el niño nacido en cautiverio.

Testimonios de sobrevivientes de la ESMA indicarían luego que Patricia dio a luz en ese campo de concentración un varón al que llamó Rodolfo Fernando. Allí Patricia relató a sus compañeras de cautiverio que ella y José se encontraban detenidos en una casa en la zona oeste del Gran Buenos Aires, perteneciente a la Fuerza Aérea Argentina.

La Justicia determinó años después que se trataba de la Regional de Inteligencia Buenos Aires (RIBA).

El nieto de Rosa fue apropiado por Francisco Gómez, un agente de inteligencia de la Fuerza Aérea Argentina quien, junto a su esposa Teodora Jofré, inscribieron al niño como hijo propio bajo el nombre de Guillermo Francisco Gómez.  Fue encontrado en 2000 y restituida su identidad en 2004. Hoy su nombre es Guillermo Rodolfo Fernando Pérez
Roisinblit.

A partir del secuestro de su hija, Rosa se incorporó al grupo de mujeres que conformarían la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo. Fue designada Tesorera de la Comisión Directiva, cargo que ocupó desde 1981 hasta 1989, cuando pasó a ser la Vicepresidenta de la institución.

En 2013, Marcela Bublik escribió el libro «Abuela. La historia de Rosa Roisinblit, una Abuela de Plaza de Mayo». Rosa participó de múltiples presentaciones del libro en distintos lugares de la Argentina. La publicación fue declarada de Interés para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Fue querellante en el juicio que dio por probado un plan sistemático de apropiación de niños durante el Proceso de Reorganización Nacional y es querellante en la causa que investiga la desaparición de su hija y su yerno en la RIBA.

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Jorge Julio López: 15 años de su desaparición y ninguna pista firme 

Rubén López, uno de los hijos de Jorge Julio López, el albañil sobreviviente de la dictadura que desapareció en 2006 durante ...