Destacamos
2º juicio acusados con logos

Seguimos luchando para romper el maldito pacto de silencio

2º juicio acusados con logosPor José Luis Politi. Era jueves, amanecía, y en Jujuy, en pleno otoño, era el primer día del año en la gente caminaba y sacaba por la boca el “humito” del frío, que nos anticipaba el invierno. Pero otros, que estamos vivos, pensábamos en otra cosa, teníamos un mínimo de esperanza de que sucediera. Pero nada pasó: sigue el pacto de silencio entre los represores, a lo largo y ancho del país.

Teníamos un hilo de sueño de que ese pacto, diabólico para miles de personas que pisamos, vivimos y sufrimos esta hermosa tierra, se cortara. Pero la trama macabra y de horror sigue tejiéndose. Seguiremos esperando, mientras ellos sigan pudriendo sus huesos roídos de dolor en la cárcel común y sus manos sigan sangrando sangre de mujeres y hombres que luchaban por una provincia, un país y un mundo mejor para todos y todas.

 El pacto de silencio que sellaron hace muchos años tiene la bendición de esos representantes de dios en la tierra que, por acción o por omisión, también tienen manchas de sangre en cuerpo y alma.

Los represores que están siendo juzgados en el segundo juicio en Jujuy, estarán contando las horas que les quedan hasta que sean condenados por la justicia terrenal, y sienten que la justicia divina, Dios y sus representantes en la tierra le darán cobijo, más allá de los homicidios, tormentos, torturas, secuestros y robos. Pero no es así.

 Cinco de los seis represores imputados utilizaron el jueves pasado su derecho de la última palabra, y lo usaron para mantener el pacto de silencio e insistir en su inocencia ante el accionar de las fuerzas represivas, durante la dictadura cívico-militar-eclesiástica.

 Como era de esperar, deslindaron responsabilidades de los hechos por los cuales se los juzga y solicitaron que “se haga justicia”. Uno de ellos, Ortiz, aseguró: «Pongo mi vida en manos del Señor”. Todavía que el hermano del “Señor” Ortiz, que use el derecho de la última palabra, capaz que viene una sorpresa y rompa el sello del pacto, pero… 

 Pasaron ocho meses de audiencias, en las que escuchamos testimonios de exdetenidos y familiares de las siete víctimas que son la razón del juicio, que develaron qué pasó cuando los detuvieron en la cárcel de Gorriti, desde los últimos días de mayo al 10 de junio de 1976, el día en que los sacaron del penal para que nunca más se sepa nada de ellos. Solo los restos de la maestra Dominga Álvarez de Scurta fueron hallados e identificados en el cementerio de Yala en 1984.

 Pero nosotros, que en este proceso somos uno solo, queremos saber qué hicieron con Juana Francisca Torres Cabrera, Alicia Ranzoni, Jorge Turk, Pedro Torres Cabrera, Jaime Lara Torrez y Osvaldo Giribaldi, que siguen en calidad de detenidos-desaparecidos.

 La presidenta del TOF, Fátima Ruiz López, aclaró a cada uno de los imputados que las palabras finales «deben ser lo último que usted quiere que recordemos cuando nos sentemos a deliberar». Faltan cinco días para la sentencia. Y nosotros seguiremos luchando, esperando que en el tercer juicio por los crímenes de lesa humanidad alguien rompa el maldito pacto de silencio que corroe los cuerpos y las almas.

x

Check Also

Dos listas compiten en las PASO del Frente de Izquierda de los Trabajadores

Con vistas a las elecciones PASO del próximo 12 de septiembre el FIT-U presentó sus precandidatos/as a diputados/as nacionales por Jujuy ...