Destacamos
La manifestación pasó por el MPA en apoyo al secretario gremial, que fue imputado por la justicia.

Seis días sin transporte y el conflicto se agrava: Imputaron al secretario gremial de la UTA Jujuy

La justicia imputó al secretario gremial de la UTA, Nicolás Abett, en dos resoluciones: una por sus dichos de ayer y otra por la movilización que realizaron esta mañana. «Quieren volver al siglo 14 y que trabajemos con grilletes», afirmó el sindicalista luego de notificarse en el Ministerio Público de la Acusación (MPA), en compañía de su abogado, en un desvío de la marcha que a pesar de las acusaciones siguió su curso, aunque sin cortes de puentes.

Los choferes de colectivos, que cumplen hoy el sexto día de paro provincial, desistieron de realizar cortes de puentes pero marcharon desde el estadio de Gimnasia y Esgrima de Jujuy hasta la plaza Belgrano, para después dirigirse a la sede del sindicato, donde realizarán una asamblea.

Reclaman que les terminen de pagar los sueldos que les deben desde hace varios meses, y el medio aguinaldo. La reunión conciliatoria que se realizó ayer en el Ministerio de Trabajo y Empleo terminó mal, porque los trabajadores rechazaron la propuesta de los empresarios de pagarles el aguinaldo en cuatro cuotas.

Las imputaciones contra Abett se refieren a dos cuestiones. Por un lado, por sus dichos de ayer, en que el dirigente gremial, exaltado, dijo «si quieren guerra, guerra les vamos a dar». Por otro lado, se le aplicó una curiosa figura, la de «entorpecimiento de transporte».

«Fui notificado a las 6 de la mañana en mi domicilio. Siempre estuve a derecho y lo voy a seguir haciendo. No hemos hecho nada que es un delito. El derecho de huelga es un derecho constitucional y está en los tratados internacionales», afirmó Abett en la puerta del MPA, y agregó: «No me arrepiento de nada de lo que he dicho. Nosotros no somos piqueteros ni utilizamos eso como vía de protesta, pero tenemos que buscar que este gobierno insensible vea que hay una problemática grave en el transporte público».

El sindicalista calificó como «un amedrentamiento» el avance judicial sobre la protesta de los choferes, y señaló: «Nunca pensamos que íbamos a llegar a este punto, siempre estuvimos dispuestos al diálogo, pero estamos viendo que ellos tienen otra actitud».

Sobre la reunión conciliatoria de ayer, Abett relató que «el gobierno presenta un programa para tratar de destrabar, pero no tiene ningún tipo de solución. Propuso adelantarles a los empresario la mitad de una cuota que tienen que pagarles, a ver si con eso hacen frente a sueldos y aguinaldo, pero los empresarios dicen que con eso no pueden».

Hasta ahora, solo algunas empresas cancelaron las deudas salariales, y ninguna pagó ni un centavo del medio aguinaldo. «La propuesta que hicieron es incoherente. Cómo van a querer pagar el aguinaldo en cuatro cuotas. Es una incoherencia total. Es anticonstitucional quedarse con los haberes que no les corresponde», analizó Abett.

Para este miércoles está prevista otra reunión de conciliación, a las 9 de la mañana. Aunque hay expectativa por lo que pueda ocurrir en las próximas horas. Lo cierto es que el titular del Concejo Deliberante, Lisandro Aguiar, que había convocado al sindicato a un encuentro este mediodía, decidió suspenderlo.

«Primero nos invitaron a participar, pero como estamos manifestando nos llegó otra notificación donde dicen que no nos dan lugar a participar. Estamos siendo sancionados por manifestar, cuando el Concejo Deliberante es un ámbito público y participativo», se quejó Abett.

El sindicalista repartió responsabilidades: «Esta problemática es del gobierno, son ellos los que están trabando este tema. Les venimos diciendo hace tiempo lo que pasa con el transporte, que esto va a suceder, y no nos hicieron caso. Ahora estamos con los trabajadores sin cobrar el sueldo ni el aguinaldo, y además acusados por manifestar».

«Quieren que trabajemos como esclavos. Volvemos al siglo 14. Este gobierno nos está poniendo grilletes, nos dice ‘sentate y trabajá’, y no podemos reclamar», expresó.

«Acá el gobierno es el que presta el servicio al usuario, hace licitación pública y se tiene que hacer cargo de garantizar el servicio -continuó-. El problema es económico. El servicio fue prestado y queremos que se nos pague. Si las empresas no cumplen, el problema es el gobierno que no controla, no audita. Porque la plata de las empresas es de fondos públicos y el gobierno tiene que controlar y ver adónde va. Nosotros pedimos que se nos pague en tiempo y forma».

Abett envió además un mensaje a los usuarios afectados por la medida: «Que la sociedad tenga claro que solo pedimos el sueldo y el aguinaldo. Somos gente de trabajo y queremos cobrar lo que nos adeudan».

Mientras se desarrollaba la movilización, los choferes se enteraron de que se suspendía la reunión que estaba convocada en el Concejo Deliberante, donde temprano se realizó un encuentro con los empresarios. La idea era realizar una segunda reunión con delegados de la UTA, pero en apariencia la realización de la marcha provocó que Lisandro Aguiar, titular del parlamento comunal, decidiera levantarla.

Tanto el gobierno provincial como el municipal quieren que el transporte sea declarado servicio esencial, para limitar el derecho de huelga, puesto que, en caso de que se aprobara, el sindicato debería informar con cinco días de anticipación cualquier medida de acción directa y garantizar una guardia mínima.

x

Check Also

Gremios estatales repudian la violencia laboral en el Ministerio de Trabajo

Un grupo de gremios estatales, que formaron la Corriente Sindical “Saúl Ubaldini” en la provincia, expresaron su repudio a la violencia ...