Destacamos
trata ushuaia alika kinan

“Si yo pude, todas pueden salir”, aseguró Alika Kinán, la víctima de trata que logró condenar a sus captores

trata ushuaia alika kinanAlika Kinán, la primera mujer del país víctima de trata de personas que se convirtió en querellante y logró una condena contra sus captores, aseguró: «Si yo pude, todas pueden salir» del negocio de la trata e incluyó en su mensaje «a las que hoy no se reconocen como víctimas y las que me estigmatizaron».

La mujer habló con la prensa luego de presenciar la lectura del veredicto en que el Tribunal Oral Federal de Tierra del Fuego aplicó penas de entre 3 y 7 años de prisión a los tres acusados de integrar una red de trata en el local nocturno “Sheik”, ubicado en Ushuaia, de donde ella fue rescatada junto a otras seis mujeres el 9 de octubre de 2012.

“Este es un caso. Ahora vamos por más condenas contra los proxenetas de todo el país. Yo puse el cuerpo. Mucha gente también. No me repara a mí. No repara a mi familia. Pero sirve para continuar por el rescate de otras mujeres que están en esta misma situación”, afirmó quien ahora preside el “Instituto Sapa Kippa” y es una conocida activista de los derechos de género.

Kinán puntualizó que pese al fallo condenatorio, “no está de acuerdo” con los montos de las condenas, que “debieron ser mayores”, señaló.

“Esperaba penas más duras. Siete años es poco para quienes han arruinado la vida de muchas mujeres de todo el país. Además, yo esperaba que fueran presos de inmediato. Y la condena civil también tendría que haber sido superior”, indicó la querellante contra sus tratantes.

Alika también consideró que en el juicio existió “mucha hipocresía” porque “todos sabían lo que pasaba y dijeron no conocerlo”.

“Autoridades, vecinos, todos conocían donde estábamos y que apenas salíamos al supermercado o a caminar un rato para que se nos pasara la resaca. El municipio creó un terreno fértil para estas actividades, como también lo creó la provincia. Y no me refiero a las gestiones actuales, ni a las anteriores. No se trata de apuntar contra alguien. Aquí hace falta un replanteo social sobre qué hizo cada uno para que esto pudiera suceder”, reflexionó la mujer.

En ese sentido, pidió que muchas provincias “revisen” las habilitaciones de locales nocturnos, o la exigencia de libretas sanitarias que implican “exudados vaginales y análisis de HIV” pero que “nadie relaciona con la explotación sexual.

“Yo no pido un juicio a la sociedad. Le estoy pidiendo ayuda, para que juntos empecemos a tirar de la manta de la trata. Tierra del Fuego fue un foco de prostitución, de trata y de tráfico de mujeres. Pero claro que no es el único. Muchas mujeres siguen siendo manejadas como carne vacuna. Esa es la tarea que nos queda”, enfatizó Kinán. 

La sentencia

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tierra del Fuego condenó a penas de entre 3 y 7 años de prisión a los tres acusados de integrar una red de trata de personas en Ushuaia, durante el primer juicio del país donde una víctima de ese delito, Alika Kinán, querelló a sus captores.

La sentencia, leída a sala llena, también impuso un resarcimiento de 780.000 pesos para Kinán, que deberán pagar en forma solidaria los condenados y la Municipalidad de Ushuaia, que fue enjuiciada civilmente por haber facilitado a través de ordenanzas y falta de controles las condiciones para la explotación sexual de mujeres en la ciudad.

El fallo, dictado en mayoría por los jueces Ana María D´Allesio, Luis Giménez y Enrique Guanziroli, impuso una condena de 7 años de prisión y 70.000 pesos de multa para Pedro Montoya, propietario del local nocturno Sheik donde el 9 de octubre de 2012 rescataron a siete víctimas de trata, incluida Alika, quien es ahora una reconocida activista en favor de los derechos de género.

Montoya fue considerado “autor penalmente responsable” del delito de “trata de personas agravado por la pluralidad de víctimas, pero aunque la condena es de cumplimiento efectivo no será detenido mientras la sentencia no esté firme, indicaron fuentes judiciales.

El tribunal fueguino también condenó como “partícipes secundarios” del mismo ilícito a Claudia García, pareja de Montoya, y a Lucy Alberca Campos, una mujer peruana que estaba encargada del prostíbulo, y les impuso una pena de tres años de prisión en suspenso. García deberá pagar además una multa de 30.000 pesos.

Ambas condenadas tendrán que cumplir reglas de conducta como fijar residencia, someterse al cuidado de una institución penitenciaria y abstenerse de abusar de bebidas alcohólicas y de consumir estupefacientes.

Los magistrados dispusieron el decomiso del dinero secuestrado durante los operativos judiciales y del inmueble donde funcionaba el local “Sheik”, ubicado en el centro de la capital fueguina y a metros de un jardín de infantes.

Kinán, vestida de remera blanca y con el cabello recogido, se abrazó con varios de los integrantes de organizaciones sindicales y feministas que acudieron en su apoyo y se emocionó al dialogar con la prensa: «Ahora vamos por más condenas contra los proxenetas de todo el país”, afirmó.

El caso reunió en Ushuaia al titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), Marcelo Colombo, y al fiscal general del distrito, Adrián García Lois, quienes habían solicitado condenas de entre 5 y 12 años de cárcel para los acusados.

En tanto, la querella estuvo representada por abogados del Programa de Asesoramiento y Patrocinio para Víctimas del Delito de Trata de Personas, que depende de la Defensoría General de la Nación.

El tribunal oral anunció que dará a conocer los fundamentos del fallo el próximo 7 de diciembre.

Télam

x

Check Also

Fernández anunció la ampliación de la Tarjeta Alimentar y otras medidas contra el hambre

“Nada me preocupa más que el hambre de los argentinos”, afirmó esta tarde el presidente Alberto Fernández en el marco de ...