Una mujer denunció que sufrió ataques sexuales de cuatro hombres en una fiesta

Una mujer denunció que, en el primer día del año 2019, fue violada por cuatro hombres en el marco de los festejos de año nuevo en la casa de un amigo.

El abogado que la representa, Marco Espinassi, reveló en diálogo con El Submarino Radio (FM Conectar 91.5) que dos de los cuatro hombres denunciados están imputados por el delito de abuso sexual con penetración.

Por estas horas, el fiscal Alejandro Bosatti está recopilando pruebas para imputar a los otros dos hombres.

Espinassi resaltó que “el expediente tiene pruebas reveladoras y aberrantes, como que estaba todo planificado por estos tipos, que en sus conversaciones por WhatsApp se decían entre ellos cosas como quién era ‘más violín’ o ‘más Darthes’”.

El letrado señaló que se pudo rescatar una gran cantidad de mensajes en los celulares de los implicados. «Es aberrante el tenor de las conversaciones y con la naturalidad que planificaron una serie de ataques sexuales, uno por vez».

“El hecho fue planificado con mucho tiempo de anticipación, con una logística muy detallada. Hasta acondicionaron un cuarto para tal fin -relató el abogado-, y además se mensajeaban para que cada uno buscara a las mujeres más dóciles, más fáciles, decían, ‘las más gatos’”.

Los acusados son un abogado, un médico, un policía y el restante es miembro de un organismo de seguridad federal. Ninguno de ellos está detenido.

Cuando ocurrieron los ataques sexuales, relató Espinassi, «la mujer estaba visiblemente inconsciente, porque sospechamos que fue drogada a través de su bebida”.

Esa situación fue confirmada por los testigos: «Dicen que era evidente que ella deambulaba en el lugar sin poder consentir ningún tipo de actividad».

Espinassi dijo que “la familia y ella sólo piden que se llegue caso al juicio oral y público y haya una condena de cumplimiento efectivo”. Según el código procesal penal el delito cometido tiene una pena de 8 a 20 años.

De acuerdo a las pruebas y testimonios recogidos, la presunción es que la joven fue a esa fiesta en la casa de un amigo. «Ella no daba el perfil que buscaban los abusadores, pero se descuidó y la drogaron poniendo algo en su bebida que la dejó inconsciente e imposibilitada de reaccionar ante los ataques sexuales”, aclaró Espinassi.

“Por las características de cómo sucedieron los hechos, será un caso testigo -analizó-, porque se nota que existió un plan y una logística para que suceda exactamente como lo habían planificado».

Para el letrado, este caso «demuestra que la problemática de violencia de género atraviesa edades, estratos sociales, niveles de educación, posibilidades económicas. Es un caso donde jóvenes profesionales de colegios privados, excompañeros de la víctima, organizaron una fiesta y llevaron a cabo este abuso».

El Juzgado de Violencia de Género a cargo de Mónica Martínez autorizó la extracción compulsiva de muestra de ADN a uno de los imputados que se había negado al procedimiento. Resta una prueba, el testimonio del dueño de la casa donde se cometió el hecho, previsto para el próximo 3 de noviembre.

En un principio se trató de un testigo hostil, pero el fiscal adelantó que esa audiencia «se hace o se hace, porque ya no puede alegar nada para impedir su testimonio que será clave para el futuro juicio que se viene”, estimó Espinassi.

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Última jornada de lucha “por un fin de año digno con trabajo y sin hambre»

Este viernes es la última jornada de lucha de las organizaciones sociales, con la consigna “Por un fin de año digno ...