Destacamos
nando acosta-mar31-plaza

Acosta: «Esperemos que el gobierno haya aprendido»

nando acosta-mar31-plazaFernando Acosta hizo un balance del transcurso del conflicto de los estatales con el gobierno y el modo en que se resolvió. En una entrevista con El Submarino, el secretario general de la Asociación de Trabajadores Argentinos (ATE) Jujuy lamentó que se hubiera dilatado tanto en el tiempo, calificó de «patéticos» a los funcionarios que llevaron adelante la negociación, rescató la fuerza y la solidaridad de los trabajadores y advirtió: «En junio tendremos otra tanda de discusiones; esperemos que el gobierno haya aprendido». 

—¿Qué balance hace del conflicto en el día después?

Fue bravo, la verdad. No entendemos por qué esperaron tanto para arreglar, tanto esfuerzo para llegar a este final, que sabíamos que iba a ser este. A mediados de febrero nos ofrecieron un 12,5 por ciento y nos dijeron que no había más, que la previsibilidad y todo eso. Si en ese momento hubieran hablado estas cosas, no habría pasado lo que pasó.

El gobierno ganó tiempo.

Sí es cierto que ganaron un mes, porque si hubiéramos arreglado en febrero tendrían que haber pagado algo. Pero uno se pregunta, ¿un mes a este costo? Costo para los que la peleamos, para la sociedad. Y para ellos por el descreimiento, porque mienten, usan toda la influencia para desprestigiar y no para resolver los problemas. Pero bueno, así no les va bien.

 —¿Y qué ganaron los sindicatos?

Este conflicto puso las cosas negro sobre blanco en cuanto al tema sindical, porque otra vez estuvieron los que defraudaron o traicionaron, como la vez anterior, montándose sobre los trabajadores para hacer arreglos por debajo. Pero quedaron en ridículo porque terminaron llamando a un paro porque el gobierno dio más aumento del que ellos habían aceptado.

Pero yo rescato la fuerza, la unidad, el empuje y el aguante de los compañeros, porque hubo provocaciones enormes, pero no se tomó otro camino que el sacrificio, poner el cuerpo, hacer los paros, quedarse en la plaza, soportar la presión y tener la fuerza suficiente para conseguir un aumento que no es lo ideal, no es lo que hace falta, pero bueno, a partir de aquí se verá. Eso rescato, la fuerza y la solidaridad. Solidaridad no solo por el apoyo sino porque hay que bancarse decidir todo en asamblea. La asamblea de anoche fue unánime, y a alguno no le va a gustar que sea así. Pero esto es lo más importante, porque en dos meses tenemos que volver a discutir lo salarial, porque la inflación se come todo.

¿Tuvo también un costo político para la dirigencia sindical?

Sí, nosotros notamos ayer que había una actitud distinta de parte de la población que en generall estuvo apoyando el reclamo. Obviamente no todos, pero permanentemente veíamos el apoyo de mucha gente no vinculada al conflicto. Pero ayer ya fue distinto. En principio porque hubo cortes, y eso claro que molesta a todos. Pero ya no recibían los volantes, como diciendo ‘bueno, muchachos, está bien, pero arreglen, los tipos son un desastre pero arreglen’.

 De todos modos, nosotros siempre evaluamos lo que piensan los trabajadores, al margen de lo que piensa la comunidad, porque son los que se bancan la pelea, porque nadie sale a pelear por los trabajadores. La gente puede opinar, pero no sale para que se pague un buen sueldo a los maestros.

El tiempo no jugó a favor, el conflicto se estiró mucho.

Sí, es cierto. Y está claro que en ese sentido nosotros nos desgastábamos más, porque al gobierno igual ya no le cree nadie. Por eso también era necesario llegar a un acuerdo. Cuando se estira mucho no le sirve a nadie.

Pero lo bueno es que hubo además mucha inteligencia colectiva de los trabajadores para decidir cuándo resolver. La de ayer fue una jornada importante, porque se resolvió una cuestión importante. Por supuesto que 4.500 pesos de básico es poco, nosotros pedimos más de 8.000, pero arrancamos con esto para discutir lo otro. En junio tendremos otra tanda de discusiones para el segundo semestre del año, y veremos cómo termina. Esperemos que el gobierno haya aprendido.  

¿Qué puede destacar de las negociaciones?

Yo quedé muy sorprendido por la inacción, por la falta de negociación de los funcionarios que iban a las reuniones, los encargados de las conversaciones. Me pareció patético. No discutían nada, venía, decían ‘hay esto’, nosotros les dábamos una contrapropuesta y se iban diciendo ‘nos vemos en unos días’. Sin ninguna negociación. Decían ‘no queremos ir porque nos insultan’, pero cómo no los van a insultar. Abran los números y discutamos sobre los números. En ese sentido el gobierno fue un desastre negociando esto, con el gobernador desaparecido, que salió después por televisión golpeando la mesa. Fue un papelón.

 Creo que lo más importante que hubo fue que todo se decidió a cara descubierta, hablando de frente con los compañeros, los compañeros entre ellos y de frente con el gobierno. No se utilizó el ámbito para hacer discursos sino para encontrar soluciones. Una pena, porque del otro lado no encontramos nada. 


 

x

Check Also

Moisés pide que el presupuesto nacional tenga perspectiva de género

De prosperar una iniciativa presentada por la diputada nacional Carolina Moisés, todos los proyectos de presupuesto nacional deberán ser presentados con ...