Caputo no quiere homologar la paritaria de Camioneros: Cómo funciona el sistema

El ministro de Economía Luis Caputo indicó que el gobierno nacional no está dispuesto a homologar la paritaria acordada por el sindicato de Camioneros y las empresas del sector. «No vamos a homologar las paritarias por encima de la inflación», afirmó. Pese a que insistió en que «las paritarias son libres», opinó que el reclamo del gremio encabezado por Pablo Moyano «no tiene ningún sentido».

Sobre el punto, Luis Campos, investigador del Instituto de Estudios y Formación de la CTA Autónoma, explicó en la red social X la legislación sobre negociación colectiva que, afirmó, el ministro «desconoce (o desprecia)».

El especialista recordó que la última paritaria de camioneros consistió en un aumento del 25% en marzo y el 16% en abril y citó a Caputo, quien aseguró: “No vamos a homologar eso porque tiene que tener una lógica la paritaria”.

«Ante la repregunta de Viale afirma que las paritarias son libres, que el Estado no se mete en el sueldo (¡?) pero que la Secretaría de Trabajo tiene que homologar los acuerdos y que para eso les tiene que parecer razonable el contenido de la negociación», comentó Campos.

Luego repasó la ley 14.250, que establece que «la homologación de una paritaria solo puede ser rechazada si viola normas de orden público o si afecta el interés general (art. 4)». Y agregó: «La discusión está puesta en torno a qué significa ‘afectar el interés general’”.

«Primer punto. La Secretaría de Trabajo no puede tomarse el tiempo que quiere para homologar un acuerdo, tiene 30 días (art. 6 ley 23.546). Vencido ese plazo, el acuerdo se considera homologado tácitamente», detalló.

Explicó que en caso de que la Secretaría de Trabajo decida no homologar un acuerdo, «tiene que hacerlo por escrito explicitando las razones», es decir que no basta con decir genéricamente que viola normas de orden público o afecta el interés general. Y remarcó que «el último antecedente que recuerdo data de 1975».

«La ley 14.250 no faculta a la Secretaría de Trabajo para oponerse a un acuerdo salarial que estableció un porcentaje por fuera de lo que a ella le parezca razonable. Si quisieran poner una pauta, tendrían que jugarse y fijarla por escrito. Spoiler: no va a pasar», continuó.

Más adelante se pregunta: «¿De qué manera un acuerdo sectorial podría afectar el interés general?» Y detalla: «Efecto contagio, inercia, afectación del equilibrio general».

«Si yo convalido cualquier cosa entramos en una carrera nominal, dice Caputo. Las causas monetarias de la inflación, bien gracias», comentó Campos.

En esta línea, analizó que «Caputo es explícito», en el sentido de que «si homologan la paritaria de camioneros después va a venir otro y va a pedir el 30% en abril y el 40% en mayo», lo que «puede hacer que se dispare la inflación».

«Habría que recordarle al ministro que las paritarias también las firman las cámaras patronales», planteó.

Por otro lado, advirtió que «en el caso de camioneros hay una particularidad adicional»: en el último trimestre de 2023 el aumento del salario de convenio fue del 14,4%, muy lejos de la inflación del 53,3% del mismo período. «Las caídas salariales no parecen ser un problema para el equilibrio general», comentó.

«Volvamos al interés general -continuó-. No hay ninguna razón para que un acuerdo salarial genere semejante efecto contagio, es pura conjetura. Cada paritaria es un mundo. Algunas están ajustando por inflación, otras perdieron bastante y las menos están tratando de recuperar».

En este contexto, Campos consideró que «el mecanismo parece ser otro: elegir conflictos testigo». Y completó: «Si el gobierno disciplina a camioneros, ¿qué queda para el resto? La paritaria metalúrgica es el otro ejemplo, con patronales asumiendo posturas muy duras. En uno y otro caso Techint aparece atrás de la estrategia».

«Sin embargo, por detrás de las declaraciones de Caputo hay un objetivo lógico: cortar con la aceleración de la carrera precios – salarios. La herramienta elegida: una coordinación de hecho de precios y salarios. Al presidente le va a agarrar un patatús», señaló.

Y amplió: «La idea sería así: gran parte del ajuste ya se hizo, los salarios cayeron un 20% aprox en un par de meses. La recesión va a frenar los precios. Ahora podemos habilitar paritarias que le ganen por uno o dos puntos a la inflación, no más».

«Recomponer la caída salarial de los últimos meses, incluso en aquellas actividades con altos niveles de rentabilidad, se lleva muy mal con la estrategia del gobierno (y de las fracciones del capital que lo sostienen). Lo único que ofrecen es una invitación al conflicto», analizó.

Sobre el final, valoró la «honestidad brutal» del ministro: «La emisión monetaria está lejos de ser la única causa de la inflación, eligieron a los salarios como ancla anti inflacionaria y no le van a dar mucha importancia a la legislación a la hora de frenar la homologación de las paritarias».

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Exigen la liberación de los más de 30 detenidos en la represión en el Congreso

La cacería policial mientras se trataba la Ley Bases en el Senado todavía tiene efectos concretos. Los más de 30 detenidos ...