Foto: Télam

Condenaron a perpetua a tres exsubtenientes del RIM 6 por delitos de lesa humanidad

El Tribunal Oral Federal 2 de la ciudad de Buenos Aires condenó a prisión perpetua a los exsubtenientes integrantes del Regimiento de Infantería 6 de Mercedes (RIM 6) Martín Eduardo Sánchez Zinny, Emilio Pedro Morello y Horacio Linari por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar, sentencia que familiares de las víctimas catalogaron como un «milagro».

Asimismo, el tribunal absolvió y ordenó la «inmediata libertad» del exsubteniente Luis Alberto Brun y el excabo primero Rubén Osmar Andrade, los otros dos imputados miembros del RIM 6.

El TOF dispuso que los fundamentos de la sentencia serán publicados el 6 de octubre.

Camilo y Bárbara García junto al abogado Pablo Llonto. Foto: Maximiliano Luna/Télam

Luego de escuchar las últimas palabras de los acusados, el tribunal presidido por Javier Feliciano Ríos, quien estuvo de forma presencial a cargo de la lectura del veredicto, con la participación virtual de los jueces Rodrigo Giménez Uriburu y Jorge Luciano Gorini, dio paso a un cuarto intermedio para hacer la lectura de la sentencia a las 19.50.

Los cinco acusados optaron por participar de manera virtual de la audiencia, mientras que la sala estuvo colmada de familiares de las víctimas que aguardaron durante el cuarto intermedio con mucha expectativa y nerviosismo el fallo luego de más de 46 años de espera.

Durante el juicio se investigaron privaciones ilegales de la libertad, tormentos y homicidios cometidos entre marzo y julio de 1976 contra 37 personas, de las cuales ocho fueron asesinadas o permanecen desaparecidas.

Las víctimas eran militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), la Juventud Guevarista y el Partido Socialista de los Trabajadores (PST) y, entre ellos, se encuentra la docente y militante Rocío Ángela Martínez Borbolla, madre de los periodistas Bárbara y Camilo García.

«Este fallo fue un milagro, el milagro que tanto dije que esperaba llegó», expresó conmocionada tras el veredicto, y en declaraciones a Télam, Bárbara García, quien agregó que fue tal la sorpresa al escuchar la perpetua para Sánchez Zinny que «lo escuchaba a mi hermano llorar de atrás y no reaccionaba, no daba más».

«No hay duda alguna, yo lo viví , lo reconocí (a Sánchez Zinny), no me olvidé de su cara, sé que él estuvo en mi casa y lo voy a seguir sosteniendo porque es mi verdad», refirió la periodista sobre la noche en que se llevaron a su madre de su casa del barrio bonaerense de Haedo.

En ese sentido, su abogado, Pablo Llonto, sostuvo que el fallo tiene un «valor jurisprudencial importante» por el reconocimiento de la Justicia a «una declaración testimonial donde la víctima reconoce al victimario».

«Es la primera vez, en mi experiencia, que alguien siendo una víctima tan pequeña hace un reconocimiento específico, lo hizo antes y lo hizo en el juicio, por eso creo que tiene un valor hacia adelante», dijo Llonto a esta agencia, al recordar que Bárbara solo tenía nueve años cuando fue testigo junto a su hermano del secuestro de su madre y pudo «recordar con nitidez los rasgos físicos de su victimario».

Llonto resaltó que las perpetuas a Sánchez Zinny y Morello, quienes fueron a su vez integrantes del levantamiento carapintada de 1987, «socialmente es una forma de reparar la democracia», aunque en el juicio no haya estado vinculado ese elemento.

«Se hizo justicia, creo que en algún punto, cuando nos abrazamos con Bárbara y mi viejo, tuvimos la sensación de que la rescatamos, esa es una emoción que voy a guardar siempre conmigo», refirió Camilo García sobre el momento exacto en que terminó la lectura del veredicto y se fundió en un abrazo con sus familiares.

Asimismo, evocó: «Sobrevivimos para vivir este momento que pensé que nunca iba a llegar, siempre estuvo presente nuestra madre en nuestra vida, en nuestra forma de comprometernos, ahora tenemos que seguir adelante pero con una satisfacción de que hicimos lo que teníamos que hacer».

Horas previas a la lectura del veredicto se montó una radio abierta frente a las puertas de Comodoro Py y comenzaron a llegar cientos de integrantes de distintas agrupaciones sociales, sindicales y de derechos humanos para escuchar el veredicto a través de parlantes ubicados en la calle.

Entre las agrupaciones, estuvieron la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), Agrupación Hijos y la Coordinadora de Trabajadores Desocupados Anibal Verón Nacional (CTD), entre otras.

Antes de ingresar al recinto, y con una pancarta con el rostro de su madre colgada de su cuello, Bárbara García agradeció a los presentes el acompañamiento, que describió como «una caricia al alma» y «un acto de amor».

«Estoy muy agradecida a cada uno de ustedes por estar acá, ser hija de desaparecida no es fácil, vivir sin saber dónde está tu mamá es muy triste y doloroso», sostuvo la periodista, rodeada de sus seres queridos.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Laboratorio de la Unju como auxiliar de la justicia

El Laboratorio de Investigación en DDHH y Procesos Sociales (Lideproj) trabaja como auxiliar de la Justicia Federal en los peritajes que ...