Destacamos
pobreza 02

El 65 por ciento de los jujeños son pobres y el 15 por ciento, indigentes

Los ingresos de más de 500 mil jujeños no alcanzan a cubrir lo necesario para no ser pobres, y 75 mil de ellos están por debajo de la línea de pobreza. En términos ténicos: en Jujuy hay un 65 por ciento de pobres y un 15 por ciento de indigentes. 

Esta es la preocupante conclusión a la que llegó el último estudio realizado por la cátedra de Economía Política de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la UNJu, que dirige Benito Aramayo, que cada año releva los precios de las canastas básica alimentaria y general, y establece comparaciones con los ingresos locales.

Un poco más de la mitad de la población asalariada, más los desocupados, alcanzan el 56 por ciento de la población. Son 437 mil jujeños que no tienen ingresos suficientes para superar la línea de pobreza, 65 mil de los cuales son indigentes, es decir que no llegan a comer como dios manda.

El relevamiento incluye todos los ítems de la canasta básica alimentaria con los precios que tienen en cada momento, que son tomados de supermercados, almacenes, ferias y otros puntos de venta. Cerca de 150 estudiantes realizaron la recolección de datos, que fueron ordenados por los responsables de la cátedra, haciendo un promedio entre artículos de primera calidad y de segunda. Así, sobre la base de ese promedio, hacen una valuación mensual de lo que necesita consumir un adulto que trabaja para reponer su fuerza de trabajo, que está medido en 2700 calorías.

Las últimas mediciones se hicieron en octubre, y esos datos se ajustaron sobre la base de la inflación.

Así es como a fines de febrero, un adulto de Jujuy necesitó para alimentarse como corresponde 2453 pesos por mes.

En la provincia, el grupo familiar tipo se calcula de cinco miembros: un papá, una mamá y tres hijos de 12, 10 y 7 años. Por lo tanto, cada familia necesita 9861 pesos solo para comer, para no caer por debajo de la línea de indigencia, lo que equivale a unos 315 pesos por día.

Si no se supera los 9861 pesos, la familia no come lo que corresponde para reponer sus energías, y está en situación de indigencia.

Aramayo explicó que a nivel nacional el Indec trabaja con otro criterio de medición, ya que, entre otras diferencias, se toma un núcleo familiar de cuatro miembros. Así, las cifras oficiales para el país hablan de una canasta básica alimentaria de 5400 pesos.

Claro que la comida no es lo único. A partir del cálculo de la canasta básica, se realiza el de la canasta total, que incluye además ropa, calzado, electricidad, agua, trasporte, comunicaciones, educación, salud y esparcimiento. También se suma un promedio de gasto de alquiler, porque la mitad de los pobladores de la provincia de Jujuy no tienen vivienda propia.

Ese cálculo lleva la canasta total a 24.652 pesos por mes, necesarios para superar la línea de pobreza.

Una vez establecidos los valores de las canastas básica y total, importa compararlos con los ingresos reales de los trabajadores de la actividad pública y privada.

Según datos oficiales de diciembre de 2016, el ingreso de bolsillo de un trabajador estatal en Jujuy es de 11.975 pesos promedio; mientras que en la actividad privada asciende a los 13.635 pesos, según el Ministerio de Trabajo.

Se toma entonces el supuesto de que dos miembros de la familia trabajan. Si los dos lo hacen en la actividad pública, no llegan a obtener los 24.652 que marcan la línea de pobreza. En esta situación está el 53 por ciento de la población de Jujuy.

Si a esto le sumamos los desocupados que hay en la provincia de Jujuy, que no son asalariados sino que tienen algún tipo de subsidio por desocupación, que son aproximadamente 100 mil personas más, se llega a que el 65 por ciento de la población de Jujuy no supera la línea de pobreza.

Y de ese 65 por ciento hay que desagregar a los indigentes, que son el 15 por ciento del total.

Con estos números tenemos que decir que en Jujuy hay más de 500 mil 000 personas que están bajo línea de pobreza y hay entre 75 mil y 76 mil personas que son indigentes.

También está el recorte por edades. En Jujuy viven unos 84 mil jóvenes de entre 18 y 25 años. Supongamos que el 40 por ciento está en la escuela o trabaja. ¿Dónde está el 60 por ciento restante? Son 50.400 jóvenes que ni estudian ni trabajan.

“Esta es la realidad, esto es lo que explica la verdadera situación social que hay en la provincia de Jujuy, esto es lo que explica el drama de los niños, de la juventud”, analizó Aramayo, y realizó la comparación con los números a nivel país: “En el promedio nacional, el 50 por ciento de los jóvenes no termina la secundaria, pero en Jujuy ese porcentaje está entre el 60 y el 65”.

“Son jóvenes que no terminan la secundaria, que no estudian ni trabajan. Por lo tanto, las condiciones son realmente calamitosas”, sentenció.

Los datos estadísticos deberían servir, finalmente, para elaborar políticas públicas que reviertan la situación de inequidad. Pero Aramayo no es optimista, al menos en lo que respecta a la gestión que se llevó adelante hasta ahora: “El problema de la economía de Jujuy es que tenemos un gobierno que hablaba de la necesidad de cambiar la estructura de la productiva, de tratar el tema de la desocupación, pero hasta el día de hoy, para ser generosos, se habrán creado 500 puestos de trabajo”, analizó.

Aramayo repasó: “Cuando los que gobiernan ahora eran oposición, solían recurrir a la Catedra de Economía, porque nosotros hacemos esto desde hace muchos años. Pero ahora no existe”, y agregó: “Hay incoherencia y falta de honestidad intelectual para abordar la realidad y enfrentar el diagnóstico de lo que pasa socialmente en Jujuy”.

x

Check Also

Impuestos municipales: Se suma una nueva modalidad para el pago anticipado

La Dirección General de Rentas de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy anunció que desde el próximo lunes los contribuyentes ...