El DNU: La suma del poder público y la manifiesta segregación social del modelo Milei

Por Alí Peralta, dirigente justicialista. El DNU del presidente Javier Milei no respeta la separación de poderes ni el orden democrático, desconociendo y buscando suprimir al Congreso -que amenaza con cerrar vociferando denuncias mediáticas insostenibles, fuera de toda responsabilidad institucional- violando abiertamente la Constitución Nacional y derogando leyes de las más variadas materias sin urgencia objetiva cierta en ninguna de ellas, todo esto en un contexto de profunda crisis política, económica y social en la que las medidas definidas hasta aquí por el ejecutivo nacional son la orientación principal que lo señala como único responsable.

La demora suscitada de su discusión legislativa generada por el mismo gobierno, provoca efectos graves sobre el conjunto de la población, advirtiéndose ya la derogación de la ley de abastecimiento, de góndolas, de alquileres, la liberalización de los servicios de salud, nuevas causales de injuria laboral, produciendo efectos inmediatos que parecieran irreversibles.

Las políticas de la coalición entre libertarios y cambiemistas promovidas por el titiritero detrás de bambalinas, Mauricio Macri, busca subordinar las necesidades del pueblo y el desarrollo nacional a la búsqueda de un programa de condicionamientos extorsivos e ilimitados pactado desde el vamos con el FMI, lo que en la acuciante realidad nacional no tiene otro destino que desembocar en un rotundo fracaso, abriendo un triste y tortuoso sendero de ajuste permanente con daños irreversibles para la inmensa mayoría de los argentinos.

La pérdida del poder adquisitivo de los ingresos populares, la transferencia de ingresos en favor del sector financiero y la cúpula empresarial, la profundización de la entrega, el saqueo, y el hundimiento progresivo del país nos conducen a una profunda crisis política e institucional de la que ya tenemos los primeros coletazos.

Debiera saber Milei y sus asesores más cercanos que cada día que pasa resulta invisible la «oxigenación» de la gestión bajo una política condenada de antemano a chocar contra la realidad del país, devaluándose aceleradamente el consenso y la legitimidad que obtuviera con el voto popular la coalición de gobierno que finalmente conformó para la gestión está en caída libre, ya que en tan solo dos meses solo profundizaron la impotencia gubernamental, incinerando dirigentes, equipos y representaciones diversas, con hipotéticos intentos de cambio de rumbo que han confirmado a ojos vista de la sociedad que solo tiene incertidumbre sobre su futuro, sumando padecimientos de todo tipo en la inmediatez del presente.

La insistencia con el DNU luego de fracasada la Ley Ómnibus se da en el marco de un divorcio cada vez más profundo de la política del gobierno con su base electoral, expresada fundamentalmente en la definición de políticas que se afirman en privilegios económicos a la verdadera y única casta que integra desde el primer día la coalición gubernamental con hombres probadamente fracasados en sus políticas desde gestiones anteriores -como «Toto» Caputo, exministro de Finanzas y expresidente del Banco Central de la gestión de Macri, recordado por ser el creador del «bono a 100 años», por los paraísos fiscales revelados en los Paradise Papers, por la liquidación de dólares tras el préstamo con el FMI y por el sospechoso vínculo de su familia con el intento de magnicidio a la exvicepresidenta Cristina Kirchner-, y de un acercamiento creciente a las demandas del capital financiero trasnacional yendo incluso en sus políticas contra el establishment local que toma distancia de un gobernante que pareciera no tener más brújula que la del divague y la renuncia a toda agenda nacional.

Como si el desastre en que terminarán las experiencias liberales del ajuste perpetuo del 2001 y 2019 no alcanzara, el gobierno decide avanzar por el mismo camino «pero más rápido». Nos presentan como novedoso un plan de salvación la vieja receta de la profundización del endeudamiento, el ajuste, el alineamiento internacional con las potencias enemigas del país, y el mejoramiento del «clima de negocios» para los saqueadores de los bolsillos del pueblo y las riquezas de la nación.

La vehemencia y violencia que el mandatario expresa por redes sociales y el circo mediático suman confusión a un ya desorientado sector de legisladores que se apretaban a darle cierto crédito al mismo plan que pusiera en marcha el macrismo en 2015, pero el aval público y notorio que se esbozaba en los primeros días hoy preocupa a quiénes sienten que el piloto al frente de la gestión libertaria puede llevarlos a estrellarse, por los que los que conservan alguna cuota de racionalidad empiezan a tomar distancia.

Imaginemos tan solo por un momento la tragedia que espera en el futuro cercano a nuestro país y a nuestro pueblo, si este proceso de abierta descomposición logrará todo su empeño en aplicar un programa que nos conduce a la segregación social y al loteo de la Argentina con la disolución y la desintegración nacional como estandarte de una supuesta «libertad», destruyendo activamente a nuestra patria, y desarmando moral, política y socialmente a nuestro pueblo.

Las variables del liberalismo propuestas como gobierno durante la gestión menemista, la Alianza y el macrismo, hasta aquí podrían considerarse con cierta misericordia como parte de un trágico error. De acá en adelante, ya no hay ninguna duda ni contemplación, es crimen y traición.

Frente a este escenario en desarrollo urge reconstruir el movimiento nacional, con programa nacional, organización nacional y política nacional, para el sostenimiento soberano de un verdadero Proyecto Nacional, no hacerlo es ser solo oposición mientras el enemigo busca avanzar a paso redoblado.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Condenan a un influencer por violencia de género en redes contra una periodista

La violencia de género en redes sociales tiene consecuencias. El influencer Manuel Jorge Gorostiaga, también conocido como Danann, deberá realizar 40 horas de tareas ...