El espionaje a familiares de los tripulantes del ARA San Juan: «Un acto perverso»

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, y la interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño, coincidieron en señalar que el espionaje realizado a familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan durante el gobierno de Mauricio Macri fue “un acto perverso y violatorio de la ley nacional” que rige esas tareas de seguimiento.

“Los familiares de los tripulantes del ARA San Juan fueron objeto de una doble victimización. Mientras buscaban a sus familiares perdidos fueron espiados de forma perversa. Se trató de un hecho violatorio de la ley de inteligencia nacional”, señaló Caamaño en una conferencia de prensa que ofreció junto a Rossi en la Casa Rosada.

Por su parte, el titular de la cartera de Defensa consideró que el caso se inscribe en “un capítulo más de la vergonzosa gestión” que el macrismo llevó a cabo en la AFI. “A los pocos días de haber perdido a sus hijos y sus hermanos, los familiares fueron objeto de un espionaje hecho con recursos del Estado cuando se reclamaba que se siguiera la búsqueda. Es un hecho inhumano”, agregó.

En esa misma línea, la ex fiscal aseguró que el seguimiento sobre los familiares incluyó fotos e intrusiones a las redes sociales y afirmó que esta información fue encontrada en el organismo cuando se cumplía con un requerimiento judicial sobre otro tema.

“Nos encontramos con esto cuando buscábamos otra cosa y decidimos hacer esta denuncia que se enmarca en la decisión del presidente Alberto Fernández de hacer ingresar en la AFI en el Estado de Derecho. Es claro que acá se usaron fondos reservados”, observó.

La funcionaria estimó que las actividades de los familiares le “generaban inquietud” al gobierno anterior y que en los informes se detallaban qué le iban a preguntar a Macri cuando los recibiera. “Los informes decían que al presidente le iban a preguntar sobre la búsqueda, las órdenes de que el submarino partiera y que le reprocharán al expresidente que había algo que no querían que se supiera”, detalló Caamaño.

En ese sentido, Rossi contó que antes de que la denuncia se efectuara, se les comunicó la noticia a los familiares. “La jefa de Gabinete del Ministerio de Defensa, Ana Clara Alberdi, está en contacto permanente con los familiares de las victimas del ARA San Juan y les comunicó estos hechos. Ellos reaccionaron sin sorpresa porque sospechaban que eran espiados”, aseveró el ministro.

Ante una pregunta de Télam, el titular de la cartera de Defensa aclaró que los denunciados son el expresidente Mauricio Macri, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, quienes estaban a cargo de la AFI durante la gestión que terminó en 10 de diciembre de 2019.

“Es un hecho llevado a cabo por la AFI y personal del organismo que se desempeñaba en Mar del Plata (lugar de residencia de muchos familiares) que también fue denunciado. El Ministerio de Defensa no tuvo nada que ver en esto”, remarcó Rossi al ser consultado sobre la responsabilidad que pudo tener en este caso su antecesor, Oscar Aguad.

Ambos funcionarios precisaron que los seguimientos se realizaron en el primer semestre de 2018 y adelantaron que si encuentra nueva información sobre este caso de espionaje, lo presentarán ante la justicia.

La denuncia penal fue presentada por Caamaño ante la Justicia Federal de Mar del Plata para que se investigue el presunto espionaje ilegal realizado durante el Gobierno de Macri sobre familiares de los tripulantes del ARA San Juan, en momentos en el que el submarino aún permanecía desaparecido, entre enero y junio del 2018.

‘Grotesco’

El abogado Luis Tagliapietra, padre de una de las víctimas del submarino ARA San Juan, calificó como “perversa” la posibilidad de que los hayan espiado, luego de que la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) presentara una denuncia por espionaje ilegal del cual habrían sido víctima los familiares de los marinos fallecidos.

«Esto es perverso, y confirma lo que yo ya había denunciado en 2018”, dijo Tagliapietra, padre del teniente de corbeta Alejandro Tagliapietra, uno de los 44 tripulantes del ARA San Juan fallecidos, en declaraciones a Radio 10.

En ese marco, recordó que en marzo de 2018 «lo denuncié, tuve una seguidilla de intervenciones en mi mail y en el teléfono”, y afirmó que la denuncia fue presentada en «la fiscalía federal de Caleta Olivia, pero lamentablemente no hicieron nada».

“Fue muy grotesco -afirmó Tagliapietra- y yo me di cuenta inmediatamente. Otros familiares también me decían que, por ejemplo, les aparecían mensajes de WhatsApp como leídos cuando no los habían abierto”.

“Lo que más me horroriza es que dicen que además nos seguían, nos fotografiaban, y esto nosotros lo percibimos cuando acampamos en Plaza de Mayo”, explicó.

A los dichos de Tagliapietra se sumaron luego otros familiares. La madre del cabo principal Luis García, uno de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, que naufragó en el Atlántico Sur el 15 de noviembre de 2017, aseguró que los familiares de las víctimas se sienten “manoseados y basureados”, tras la denuncia de la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) por presuntas maniobras de espionaje realizadas sobre ellos mientras el buque estaba desaparecido.

“Nos sentimos todos manoseados, basureados. No les importó nuestro dolor. No les interesó nada en lo afectivo. Jugaron con nuestro sufrimiento y nuestros sentimientos”, expresó María Victoria Morales en declaraciones a Télam.

La madre de García aseguró que muchos tenían “fuertes sospechas” de que eran espiados, y recordó que se presentó una denuncia en la Justicia Federal, “después de notar que desaparecían mensajes en los teléfonos celulares de los familiares”, desde marzo de 2018, cuando los restos del buque continuaban desaparecidos.

Por su parte, Isabel Polo, hermana del cabo primero Daniel Alejandro Polo, señaló que “de a poco las cosas salen a la luz”, y recordó que algunos familiares denunciaron las sospechas sobre posibles maniobras de espionaje, durante la presentación realizada por el exministro de Defensa Oscar Aguad, en el marco de la comisión bicameral del Congreso que investigaba el hundimiento, en abril de 2018.

“Muchos lo dijimos, y no nos creyeron. No se investigó nada. Es increíble que la AFI tuviera tiempo para esas cosas. Esperemos que ahora sí se investigue”, dijo. Finalmente, Andrea Mereles, esposa del suboficial segundo Ricardo Gabriel Alfaro Rodríguez, expresó: “Siempre tuvimos la sospecha. Yo siempre me sentí que había sido espiada, y le pasaba a muchas madres y esposas. Era evidente que nos controlaban”.

“Además de pasar el dolor que pasamos, éramos hostigados, manoseados. Ojalá que con esta denuncia salga todo a la luz, y que sean castigados todos los que tengan que serlo”, señaló.

 

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

El programa Precios Máximos seguirá hasta el 31 de enero

El Gobierno nacional prorrogó hasta el 31 de enero próximo la vigencia de los Precios Máximos para 18 categorías de productos, ...