Destacamos

El modelo solidario

Por el Ateneo por la Democracia Social. Los momentos que vivimos como sociedad a raíz de la pandemia del coronavirus, exhiben conductas, y comportamientos que tornan imprescindibles una interpelación acerca de lo que significan cada una de estas actitudes.

Además, de la valoración por el compromiso exhibido por los trabajadores de la salud pública, queda claramente dimensionada cómo funciona la solidaridad en los distintos estamentos sociales.

En los barrios, donde funcionan comedores, copas de leche, merenderos, la actividad no se vio resentida sustancialmente dependan o no del Estado, de los partidos políticos o de la voluntad vecinal, lo natural sigue siendo la actitud solidaria por parte de quienes tienen naturalizados este valor.

Por otro lado, la clase media, profesionales, pequeños y medianos empresarios y comerciantes canalizan su solidaridad y reconocimiento con los responsables de velar por la integridad de nuestra salud, a través, de la ayuda, donaciones y estímulos hacia quienes con los magros recursos del estado llevan adelante la tarea de custodiar las condiciones para que podamos sobrellevar el momento que nos toca vivir.

Pero también existen sectores de nuestro cuerpo social para quienes, el bien común es un concepto abstracto. Empresas como: Ledesma, Pirquitas, El Aguilar, La Esperanza, los dueños de los multimedios, los grandes productores, y aquellos empresarios que viven del Estado, encarnan, “La Cultura del Egoísmo” ya que se evidencian incapaces de un gesto solidario para con quienes peor la pasan en estos momentos.

No se sienten parte del mismo cuerpo social, poseen, un discurso anti político, pero tienen representantes corporativos en los partidos que defienden sus intereses y no los del resto de la sociedad porque para ellos es natural el uso y abuso de los privilegios ya que para los demás están destinados los sacrificios y los esfuerzos.

La solidaridad, es tal, cuando el que la ejerce no comparte lo que le sobra, sino que divide lo que tiene reconociendo al otro como un semejante.

El Estado, no se abarroto de respiradores e insumos en los hospitales, en las salas barriales, o en las comisarías como consecuencia del desprendimiento de algunos de estos actores. Son quienes entienden que las normas y las reglas son para otros, es por eso que son capaces de ingresar a nuestra provincia en la semiclandestinidad, poniendo en riesgo lo que conseguimos con el esfuerzo de todos, evidentemente no conciben un destino común con quienes no comparten su status social.

Surge en consecuencia la necesidad de decidir qué modelo, o paradigma de sociedad vamos a perseguir a medida que pase la pandemia y recobremos el debate acerca de nuestro futuro, un modelo solidario, inclusivo y plural o el modelo egoísta que plantea destinos individuales con una alta cuota de desprecio hacia lo cultural y el medio ambiente.

El acto solidario beneficia a quien lo recibe, pero principalmente engrandece a quien lo lleva a cabo, nosotros ya optamos por un futuro en el que la grandeza sea el fruto del esfuerzo en común y no del oportunismo de unos pocos.

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Convocan a una «sentada nacional» para pedir el tratamiento urgente de la legalización del aborto

La agrupación Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá) convocó para mañana a una «sentada nacional» para pedir a los legisladores y ...