El pueblo de pie contra los femicidios y violencia contra las mujeres

Por el Plenario de Trabajadoras-Partido Obrero La indignación y bronca popular por la horrorosa cifra de tres femicidios y más de 4 chicas desaparecidas sólo en los últimos 20 días, hoy se expresa sin tapujos en toda la provincia con multitudinarias movilizaciones.

El grito por justicia para Rosana, Iara y Cesia y por la aparición con vida de Gabriela, encabeza una lucha más general contra toda la violencia que sufren las mujeres jujeñas y que se ha incrementado bajo el crecimiento de la pobreza y la desocupación durante la pandemia.

Los familiares de Cesia y Iara han denunciado la negligencia policial para la búsqueda de ambas cuando estaban desaparecidas y advierten junto con familiares y vecinos la posibilidad de la operación de redes de tratas. Por las redes se han sumado otras denuncias de intentos de secuestros sobre otras niñas y jóvenes en Palpalá y Calilegua.

El gobierno de Morales solo ha respondido con ninguneos y provocaciones. Como por ejemplo intentar reprimir los cortes de los familiares y amigos de Iara y Gabriela y reprimir la multitudinaria movilización del pueblo palpaleño cuando se desconcentraba.

Ahora el ministro Ekel Meyer ha salido a decir que Rosana Mazala no hubiera sido asesinada si no hubiera vuelto con su agresor! Semejante canallada solo busca encubrir el fracaso rotundo de todas las “políticas” e “instituciones de género” que ha inventado el gobierno de Morales y que no resuelven un solo reclamo o denuncia de las mujeres. El estado no asegura la exclusión del golpeador, subsidios o trabajo para las mujeres agredidas ni hogares refugio para salvaguardarlas. Ni siquiera atención psicológica y médica para ellas.

El gobernador Morales a la par que confronta las movilizaciones multitudinarias que hubo en los últimos días, tildándolas de ser una mera manipulación política, ahora propone un nuevo organismo estéril a través de un proyecto de ley para crear un “comité interinstitucional de búsqueda” de mujeres y niñas desaparecidas. Recién ahora plantea subsidiar a las víctimas de violencia, que será manejado a dedo por sus propios punteros como pasa ya con toda la “política de género” gubernamental.

Por el contrario, Morales no anunció medida alguna para investigar la negligencia policial, o las denuncias que indican la operación de una o varias redes de tratas. Menos aún planteó alguna medida para combatir la pobreza y la miseria social que hunde en la barbarie a las familias trabajadoras y se descarga más brutalmente sobre las mujeres y jóvenes trabajadoras y explotadas.

Es claro que a Morales solo le interesa acabar con el gran proceso de movilización popular que ha ganado las calles en estos días y señala mayoritariamente la responsabilidad del propio Estado. ¿Cómo se explica sino que justo cuando la circulación social está restringida y hay una mayor presencia policial vigilando y limitando la circulación social, crezca la desaparición y el asesinato de mujeres?

Abandonar la lucha en las calles sólo servirá para el acrecentamiento de la violencia y la barbarie sobre las mujeres y jóvenes jujeñas.

Por el contrario, desde el Plenario de Trabajadoras y el Partido Obrero llamamos a profundizar el proceso de movilización popular en curso, como también su organización por barrio y por lugar de trabajo o estudio, como de hecho ya está pasando en las principales ciudades de la provincia. Hay que defender las instancias de deliberación y acción colectiva

Este proceso encabezado por una juventud femenina que está harta de no saber si va a volver después de salir de sus hogares, de no tener futuro laboral, de no poder tener una educación sexual integral adecuada y quedar condenadas a embarazos no deseados, es uno de los principales motores de esta rebelión contra la violencia hacia la mujer, junto con las familias de las jóvenes ya asesinadas.

Vamos con ellas no solo hasta el final por justicia para todas las víctimas de femicidios y violencia y por la aparición con vida de Todas las jóvenes y mujeres desaparecidas. También vayamos por el fin de un régimen social y político responsable de esta barbarie a la que está sometida la mujer trabajadora y explotada jujeña.

Por comités obreros y barriales que tomen en sus manos la defensa de la vida de cada una de las mujeres y jóvenes y arranque al estado todas sus reivindicaciones.

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

La carta de CFK por el 27 de octubre: A diez años sin él y a uno del triunfo electoral, sentimientos y certezas

Como todos y todas saben, no concurro  a actividades públicas u homenajes que tengan que ver con aquel 27 de octubre. ...