Encuentreras de Jujuy a La Plata: Un viaje plural, diverso y popular

Por Erica Daniela Cari*. El 34 ENM – La Plata 2019 se lleva a cabo desde hoy sábado 12 de octubre y hasta el lunes 14 en la ciudad de La Plata, a 1574 kilómetros de Jujuy y a 25 horas aproximadas de viaje en micro. A pesar de la distancia y el costo en dinero y tiempo que significó organizar y realizar el viaje, al menos cinco micros completos llevaron contingentes de mujeres y disidencias desde distintos puntos de nuestra provincia, mientras que otras tantas compañeras viajaron en pequeños grupos, de dos o individualmente en colectivos de línea o los denominados “truchos”, pero todas para encontrarse con la fiesta de saberse hermanadas, escuchadas y sujetas éticas y políticas protagonistas de la transformación social para la reivindicación de nuestros derechos. Como era de esperarse ningún medio provincial se hizo eco de esta masiva movilización que además de la importancia de la cantidad numérica, encierra historias de luchas individuales y colectivas, de transformaciones personales y de grandes aprendizajes: porque como dice el dicho encuentrero popular: “la mujer que participa de un Encuentro de Mujeres nunca vuelve a ser la misma”.

Un viaje diferente, plural, diverso y popular

En los cinco micros, viajaron mujeres pertenecientes a distintas organizaciones y de distinta naturaleza, tal es el caso de las organizaciones sociales que significan el grueso del contingente, compuesto además por mujeres de diversas localidades tales como las compañeras de la Casa de la Mujer María Conti San Pedro de Jujuy, de la Casa de la Mujer Rosita Aliaga Ccc-Lgsm de Libertador General San Martín, otras de #Tilcara, #Humahuaca e incluso desde #AbraPampa. Desde la Corriente Clasista y Combativa viajaron 64 compañeras hacia La Plata, desde adolescentes de 16 hasta mujeres de 70 años, casi todas compartieron un colectivo, el resto viajó en otro. Es que desde la Multisectorial de Mujeres de Jujuy específicamente las Mujeres Unidas en Lucha Jujuy organizaron el viaje desde agosto y consiguieron dos colectivos, previo invitación a otros espacios para hacer menos costoso el viaje.

En estos dos micros también viajó el Movimiento Evita, el Movimiento Popular La Dignidad, el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), la agrupación Somos, el Movimiento de Unidad Secundaria (MUS), la agrupación estudiantil Corriente Estudiantil Popular Anti Imperialista (CEPA) , docentes de la Asociación de Docentes e Investigadorxs de la Universidad Nacional de Jujuy (Adiunju), Oleada Feminista, una agrupación de mujeres de El Carmen, compañeras de la Juventud de la Corriente Clasista y Combativa (JCCC), entre otras.

En el tercer colectivo viajaron compañeras de la Asamblea de Trabajadores del Estado (ATE), mientras que en un cuarto compañeras de Perico. El quinto micro le pertenece a la Universidad Nacional de Jujuy, en él viajaron docentes de ADIUNJu, no docentes de Apunju, miembras de la Colectiva Feminista Jujuy (una agrupación de jóvenes estudiantes universitarias y de educación terciaria), aunque el grueso de las compañeras fueron estudiantes de distintas agrupaciones estudiantiles, carreras e incluso facultades. El viaje fue largo y caluroso, con temperaturas que pasaron los 35°, pero se amenizaba con la emoción de compartir algo tan significativo y con tanta publicidad como este Encuentro, además de música y charlas reflexivas y no tanto con la compañera de asiento, en las grabaciones se escucharon voces cansadas, relajadas al fin después de tanto esfuerzo y de fondo las risas y las carcajadas que expresaban seguramente la felicidad de haber logrado el objetivo.

“Mover cielo y tierra para poder llegar”

Romina es de la JCC y este es su primer Encuentro, para ella este viaje significó “mover cielo y tierra para poder llegar” y continúa: “me contaron tantas cosas, tantas experiencias entonces quiero fortalecerme como mujer, aprender para volver con esa enseñanza, con esa experiencia para sumar a cada vez más mujeres”.

Es que llegar a viajar en medio de esta crisis socio económica cuyos responsables directos son: el Gobierno hambreador de Gerardo Morales en nuestra provincia y el de Mauricio Macri en el país, sumado a la incertidumbre del valor de la moneda nacional y otros menesteres, la cosa no fue nada fácil. Cuenta Miriam Morales de Mujeres Unidas en Lucha que este año a diferencia de otros, se consiguió muy poco aporte, “salvo los gremios que colaboraron: Apuap, Adiunju y ATE después no se recibió de nadie más que el nuestro, muchas al viaje lo pagamos de nuestros bolsillos. Lo notamos cuando juntamos la plata, porque contámos hasta billetes de $10, se nota que fue con mucho esfuerzo pagar el boleto y cada sector u organización se fue organizando para hacerlo”.

Pero los problemas no solo fueron económicos, María José Montaño pertenece al Movimiento popular La Dignidad (MP La Dignidad Jujuy), y ella nos cuenta que para poder viajar 7 compañeras de la organización hicieron rifas y recibieron donaciones de los distintos espacios del mismo movimiento. “El viaje lo planificamos desde Agosto, tuvimos dificultades con el tema del dinero y ademas que la gran mayoría de las compañeras se les dificulto por que son madres solteras y no tenían con quien dejar a sus niñxs. Las tareas nos las dividimos por espacio y las rifa vendieron todxs de todos los espacios”. Las compañeras del espacio de formación en género realizaron un cuadernillo que fueron leyendo en el viaje para que todas puedan elegir a conciencia y con tiempo de qué taller participar.

En la CCC, una organización enorme en Jujuy y con una base poblacional compuesta mayoritariamente de mujeres no fue muy diferente, ellas también desde Julio que vienen armando listado y juntando la plata a través de actividades como lotas, rifas, ventas de empanadas; cuando el tiempo terminó también pusieron de sus bolsillos para completar el precio del pasaje. Los obstáculos en las organizaciones sociales tienen que ver con la división sexual del trabajo, el machismo y las violencias que las mismas compañeras que integran la organización viven en sus hogares. Romina Canchi, dirigenta del espacio comenta sobre esto: “Hemos superado muchas dificultades, desde convencer y ayudar a compañeras de la importancia de viajar y pelear con sus parejas para romper esos vínculos del: «no te doy permiso», hasta debatir la importancia del salto cualitativo que hicimos en estos 34 años”.

Las Mujeres de la Matria Latinoamericana Mumalá de Barrios de pie de Jujuy, comenzaron en Marzo a proyectar el viaje las finanzas que hicieron con ventas de diferentes manufacturas no solo las hicieron las que pudieron viajar, sino toda el área de genero de Barrios de Pie. Cuenta Giovana Martínez, coordinadora de género del espacio: “aunque muchas no iban a viajar por cuestiones personales como el trabajo y la crianza, colaboraron con la producción y venta de las comidas, la organización nos aportó también para completar los pasajes que subieron después de las PASO. No logramos poder costear los precios de colectivo de linea o de viajes especiales, por lo que tuvimos que venir en «los truchos» que era el precio mas económico que pudimos encontrar”.

Estas experiencias demuestran todo el esfuerzo que hay detrás de este viaje al 34 Encuentro Nacional de Mujeres, obstáculos en las relaciones interpersonales, la falta de dinero, pero a la vez las estrategias para conseguirlo, la realización de talleres de reflexión, charlas personales para abordar las violencias en las parejas, delegar el cuidado de lxs hijxs a otros familiares, solo por 5 días de todo un año de crianza.

Viajar por primera vez

Para muchas de las que viajaron, este es su primer encuentro, de hecho en el micro copado por estudiantes universitarias solo 4 de ellas ya habían asistido a alguno, en la CCC también de las 64 compañeras, 50 trabajadoras desocupadas, precarizadas, ama de casa, estudiantes de primaria, secundario y universitario, viajaban por primera vez. Por eso nos preguntamos qué sensaciones les generaba este viaje y qué esperaban encontrar al llegar.

Candela tiene 18 años, y es estudiante de Educación para la Salud, en la Universidad Nacional de Jujuy (UNJu), ella no sabía que existían los ENM, cuenta: Un día en la facu, Pato (Patricia Bustamante de la Agrupación estudiantil CEPA) me agarró en un pasillo y me explicó que se hacían todos los años, me dio un folletito, hable con mi mamá le pregunte si podía venir, me dijo que sí y bueno aquí estoy. Anahí Chávez también estudia en la UNJu, pero la carrera de Ingeniería Química, Anahí pertenece a una joven pero laboriosa agrupación que se denomina “Mujeres por Ingeniería” y ella viaja para seguir sosteniendo redes con otras compañeras que comparten su disciplina atravesada por las discusiones de género: “nosotras vamos a armar redes, principalmente con la Red Argentina de Género en Ciencia y Tecnología y posteriormente esperamos concretar muchos proyectos a nivel Facultad de Ingeniería (FI)”.

El movimiento feminista y de mujeres en Jujuy crece de manera exponencial, en los últimos dos años se han creado organizaciones de profesionales, de artistas, de emprendedoras o artesanas, según el rango etario, pero también esta ola feminista impactó con diferente intensidad en las organizaciones y espacios políticos que ya existían un caso concreto es la Federación Universitaria Jujeña (FUJ) que nucléa a 14 centros de estudiantes de las cuatro facultades de la Universidad Nacional de Jujuy que en su última elección de 2018 posicionó en la secretaría general a Cecilia Giménez, estudiante de Tecnología de los Alimentos en la Facultad de Ingeniería y militante de la Juventud Universitaria Peronista. Por primera vez desde la recuperación del espacio político en 2016, (y seguramente desde su creación y hasta su receso), la FUJ tiene una dirigenta estudiantil mujer en la cabeza.

Cecilia es una de las jóvenes estudiantes que viaja por primera vez, y opina: “en nuestra universidad es histórico que se encuentren participando del Encuentro estudiantes de la Facultad de Ingeniería (FI) o Ciencias Económicas (FCE), tenemos compañeras de la FI que están enfocadas en la brecha de género en las ciencias duras, ellas están investigando sobre las mujeres en ciencia, empezando a enfocar las diferencias de género en esas áreas que son tan difíciles de ver y encarar, teniendo en cuenta que una no tiene la formación en género que pueden tener mujeres que han asistido y vienen tratando estos temas desde hace tantos años, las compañeras lo están viviendo desde su propia vivencia, experiencia, están atravesadas también por esa diferencia de género que hay en nuestras carreras en nuestras facultades. Por otro lado creo que la ola feminista que desde el 2018 ha planteado un tema en las mesas, en las agendas de cada una de nosotras, en las familias de cada una de nosotras y eso se vio reflejado también en nuestras facultades, en nuestros grupos de compañeros y compañeras, ha calado hondo la gran movida que se dio el año pasado e incluso antes con el movimiento Ni Una Menos, con la Campaña por el derecho al aborto, son temas que se han instalado, han trascendido las calles y han calado profundo en nuestras decisiones cotidianas, esas cuestiones ya nos las callamos, las hablamos entre nosotras. También son cosas que nos suceden en nuestras facultades no somos sujetas que solo vamos y estudiamos, hemos decidido en dejar de ser sujetas pasivas y comenzar a hacernos cargo de esas cuestiones”.

Las compañeras del Movimiento Popular La Dignidad hace poco tiempo inauguraron el espacio Feminismo Popular y Disidente, integrado por integrantes de la propia organización, ellas también llevan a mujeres de los merenderos y barrios de Jujuy por primera vez a un Encuentro. Raquel Romero tiene 50 años, trabaja en el “Merendero Trapitos” del barrio San Jorge de San Salvador de Jujuy, y trabaja en la Casa Puente, un novel proyecto para combatir el consumo problemático de sustancias que lleva adelante el movimiento. Para Raquel conocer a las compañeras y aprender más del movimiento de mujeres es lo que la impulsó a viajar. Janet Mamaní quien se encarga del Merendero “Lluvia de Corazones” de Libertador General San Martín, tiene 28 años y consiguió que su hermano cuidara de sus dos hijxs hasta su regreso, ella espera volver empoderada y aprender más de lo que ella ya sabe. Fernanda Chavarría y trabaja en el mismo merendero que Janet, ella viaja para “empezar a formar parte de lo que se trata de la lucha por nosotras las mujeres”. Adriana Pastrana de 38 años y es madre de una hija de 16, trabaja en el merendero “Chispita” pero también participa en varios espacios, ahora milita en género y economía popular, en el Encuentro hará ese taller, lo decidió en el colectivo. “Tengo mucha curiosidad para saber como hacen esta movida, si bien la vi en televisión no es lo mismo vivirlo en cuerpo presente y más con las compañeras que estamos generando todo esto lo que es género en el movimiento” expresa Adriana.

Desde el MP la Dignidad, las compañeras se pronuncian a favor del cambio de nombre del Encuentro, un debate que desde el año pasado en Chubut se vienen discutiendo con más fuerza y que para esta edición sus adherentes conformaron la Campaña #SomosPlurinacional que busca que el Encuentro se denomine: Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis, Bisexuales y No Binaries. Como todas las voces tienen lugar en el Encuentro, las compañeras de #SomosPlurinacional realizaron una agenda propia para visibilizar las razones de la demanda. María José, opina al respecto: “Nosotras vamos para generar contactos con otras compas que militen el feminismo popular teniendo en cuenta la importancia de que este Encuentro tiene como característica ser un encuentro histórico por que se va aponer en discusión el nombre del mismo como encuentro Plurinacional de Mujeres. Es necesario gritar que el encuentro sea Plurinacional y disidente porque no tienen que dividirnos las fronteras”.

La Plata las recibió con una torrencial lluvia, razón por la cual en la mañana se suspendió el acto de apertura oficial. En el transcurso de la tarde de hoy y mañana se desarrollaran los 87 talleres simultáneos programados para esta edición, y el resto de una agenda cultural extensísima.Todas las encuentreras se encuentran ubicadas en sus respectivas escuelas y disfrutando de esta instancia única en el mundo de aprendizaje y crecimiento personal, colectivo y feminista.

* Red de Comunicadoras Feministas

Posted by Red de Comunicadoras Feministas on Saturday, October 12, 2019

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Periodistas feministas y de medios comunitarios se solidarizan con el pueblo de Chile

Comunicado de #PeriodistasFeministas e integrantes de medios comunitarios de Argentina que nos solidarizamos #ConElPuebloQueResiste en Chile. Estamos a disposición para denunciar las violaciones a los ...