Femicidio de Zulma Valencia: Comenzó el juicio y la familia de la joven pide la pena máxima

Comenzó este lunes el juicio contra Franco Aucachi por el femicidio de Zulma Valencia, la joven de 22 años que murió estrangulada con un cable en 2018. La familia de la víctima pide perpetua porque teme por la seguridad de los dos hijos pequeños de la pareja, que viven con la familia del femicida.

Zulma fue asesinada en la localidad de La Ovejería, en Monterrico, el 12 de octubre de 2018, a manos de Aucachi, que era su expareja y había estado detenido meses antes por denuncias de violencia en contra de ella. Había salido en libertad luego de un juicio abreviado y pesaban sobre él medidas de restricción.

Sin embargo, y de acuerdo a la requsitoria fiscal, Aucachi irrumpió en la vivienda de Zulma, en el barrio 25 de Mayo de La Ovejería, y la atacó en el cuello con un cable hasta provocarle la muerte. La autopsia determinó que la muerte de Zulma fue por «asfixia mecánica por estrangulamiento a lazo».

El femicida estuvo escondido en la casa de sus padres, en el barrio Santa Rita de esa localidad, donde fue apresado. Está acusado del delito de «homicidio doblemente agravado por el vínculo y de una mujer, cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género», calificación por la que le puede caber hasta la pena de prisión perpetua.

Mientras se desarrollaba la primera jornada del juicio, la familia y allegados de Zulma se manifestaron en Tribunales para reclamar cadena perpetua para Aucachi.

«Llevamos tres años esperando y esperamos que le den perpetua, porque hay dos nenes desamparados que ahora están con los abuelos paternos y no sabemos qué les puede pasar en el momento en que salga en libertad», afirmó Rocío, prima de Zulma, en diálogo con El Submarino Radio (FM Conectar 91.5). 

Los temores no se fundamentan solo en la violencia que Aucachi ejercía contra Zulma, sino también en los propios dichos del femicida. Rocío recordó: «Él estaba obsesionado con ella, la había golpeado. Y decía que había algo que lo impulsaba a golpearla y a matar a su familia, pero que no quería hacerlo. Pero lo hizo».

La situación de violencia era tan extrema que Zulma tuvo que escapar de su casa por los techos, con sus dos hijos, para hacer la denuncia y refugiarse luego en la casa de su madre.

Aucachi estuvo detenido cerca de seis meses, y salió en libertad en julio de 2018 luego de un juicio abreviado. Tres meses después cometió el femicidio.

Dominga se llama la tía de Zulma. Ella también estuvo presente en Tribunales. Y desde allí, envió un mensaje a las mujeres que sufren violencia de género: «Denuncien, no se queden calladas, no se dejen lastimar. Porque todo eso lleva a lo que le pasó a Zulma».

Días después del crimen, la familia se manifestó para reclamar justicia. En ese momento, su hermano Gastón responsabilizó al Estado por no haber contenido a Zulma: «Mi hermana acudió, pero solo recibió una mínima ayuda. Ella hizo dos denuncias, en la primera el muchacho quedó preso, pero cuando quedó en libertad volvieron a convivir. Vaya uno a saber si estaba amenazada. Dos semanas antes de morir hizo otra denuncia, pero nadie se acercó”.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Contra el hambre, la respuesta es la criminalización de la protesta social

Las organizaciones sociales protagonizaron ayer una protesta para visibilizar el hambre y la desocupación en Jujuy, con corte de puentes y ...