Milagro Sala en Cuyaya: “Ahora tengo un poco de confianza en la justicia”

Luego de ser trasladada, alrededor de las 9 de la mañana, Milagro Sala regresó a su casa del barrio Cuyaya de esta capital, tras estar ausente 1079 días de su vivienda, desde el 16 de enero del 2016, cuando fue detenida por protagonizar un acampe en la plaza Belgrano y luego imputada con preventiva en otras causas, por los delitos de asociación ilícita, fraude en la administración pública, etc.

“Esperé hasta último momento, me puse nerviosa, algo de no creer, es una pequeña lucha ganada y ahora tengo cierta esperanza para seguir. Creo un poco en la justicia de Jujuy, después de tanto daño que nos hicieron, algo de confianza hay, después de ser absuelta en la causa de la Balacera”.

Consultada por los dichos de Morales a través de las redes sociales calificándola de «delincuente» e insistiendo en que «se robó todo», Sala señaló: «Le tengo lástima, el cree que tiene todo atado, pero la gente sabe que está haciendo mal las cosas y no cumplió con lo prometido en las elecciones”.

A partir de este sábado, Sala cumple con la prisión domiciliaria en su casa de Cuyaya, “por razones humanitarias”, por la enfermedad terminal que padece su marido Raúl Noro, por orden del Tribunal en lo Crimunal N°3, que la juzga en la causa Pibes Villeros. No podrá salir de la casa, salvo para estar a derecho; tendrá una consigna policial y portará una pulsera electrónica.

Rechazan traslado por razones humanitarias

Durante esta semana y antes de la absolución del juicio, conocido, como la Balacera Azopardo, el titular del Ministerio Público de la Acusación, Sergio Lello se opuso al traslado del cumplimiento de la prisión domiciliaria, que fue dado por razones humanitarias, “por existir peligro de fuga”, más allá que la dirigente social está siendo juzgada en el debate oral, Pibes Villeros.

El funcionario sigue desconociendo las resoluciones de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que fue emitida meses atrás.

La Corte Suprema y la CIDH lo habían ordenado

El pasado 15 de agosto de este año, la Corte Suprema de Argentina ordenó que de manera «urgente» sea trasladada la lideresa de Tupac Amaru, Milagro Sala, para que cumpla su sentencia en prisión domiciliaria en su domicilio habitual, tal como estableció una resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda, Elena Highton de Nolasco, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz instaron, de manera unánime, al Superior Tribunal de Justicia de Jujuy a adoptar medidas en «pleno e inmediato cumplimiento» de la normativa.

x

Check Also

Traslado de extranjeros: Morales incumplió el decreto presidencial y el Código Penal 

«Con ese traslado, el gobernador vulnera todas las medidas dispuestas por el decreto presidencial y también el Código Penal», afirmó la ...