Otra baja en el gobierno de Milei: Renunció la subsecretaria de Trabajo

La subsecretaria de Trabajo, Mariana Hortal Sueldo, renunció a su cargo en medio de los despidos que dispuso el gobierno del presidente Javier Milei en esa dependencia y el resto del organismos del estado. Hasta el momento, 16 funcionarios ya dejaron su cargo.

La salida de la número dos de la Secretaría que lidera Julio Cordero se suma a la de varios funcionarios que salieron del Ministerio de Capital Humano durante las últimas semanas.

Hortal Sueldo secundaba al secretario de Trabajo, Omar Yasín. Su nombramiento se había hecho el 15 de febrero pasado luego de que el ala dura del Gobierno desplazara de ese puesto a Horacio Pitrau, a quien responsabilizaron de promover una estrategia negociadora con el sindicalismo.

Tras la salida de Yasin y la llegada de Cordero, Hortal Sueldo, de vínculos cercanos al exministro de Trabajo de Mauricio Macri Jorge Triaca, quedó en su cargo hasta este miércoles que se conoció su dimisión.

La ahora exsubsecretaria también había tenido un paso por la Anses durante la gestión macrista.

De acuerdo a las fuentes oficiales, su salida del área laboral se relaciona con su cercanía a Yasín, quien fue desplazado del cargo tras una polémica por aumentos de sueldos a distintos empleados públicos.

La renuncia se da en momentos en que se profundiza el conflicto de los gremios con el Gobierno nacional por los despidos que se dispusieron en distintos organismos del estado.

Este miércoles, la Secretaría de Trabajo fue la sede central del reclamo de los trabajadores agrupados en ATE, que anunciaron un nuevo paro para el próximo viernes en el marco de un plan de lucha contra los despidos.

Todas las renuncias

Desde que asumió el presidente libertario, fueron varias las bajas en su equipo. Hasta el momento, unos 16 funcionarios ya dejaron su cargo, en lo que fue un inicio frenético de la gestión de la La Libertad Avanza (LLA).

La dimisión de Hortal Sueldo generó un nuevo revuelo en esa cartera, a pocas semanas de la salida de del secretario Omar Yasín, que el presidente Javier Milei dio a conocer en plena entrevista.

El secretario de Transformación del Estado y Función Pública, Armando Guibert, y la militante libertaria Geraldine Calvella designada en el Renaper, se sumaron a la lista de funcionarios que abandonaron su cargo. Ambos presentaron la renuncia luego de haber quedado envueltos en sendas polémicas.

Guibert le comunicó este lunes al mandatario su dimisión formal, apenas semanas después de haber sido sindicado como quien permitió la firma del decreto de aumento de salaria del 45% del presidente Javier Milei, la vicepresidenta, ministros y secretarios. El ingeniero industrial de 75 años tenía un vínculo estrecho con el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y con Federico Sturzenegger, quien está a cargo la Unidad Transitoria para la Desregulación de la Economía.

Geraldine Calvella, designada al frente de la Dirección de Fiscalización de Centros de Documentación del Registro Nacional de las Personas (Renaper), también renunció a raíz del revuelo generado por su designación en un cargo directivo a la corta edad de 23 años y sin experiencia. Había sido designada el 15 de enero, con un sueldo bruto de 2.732.002,60 pesos.

El viernes pasado, el Gobierno desplazó a Alejandro Guglielmi, jefe de la Casa Militar, el órgano mixto de militares y civiles que se encarga de la seguridad presidencial, la Casa Rosada y la Residencia Oficial de Olivos. Guglielmi había llegado al cargo durante la administración de Mauricio Macri y se mantuvo también durante los cuatro años de Alberto Fernández. Como la Casa Militar se encuentra bajo la órbita de la Secretaría General de la Presidencia, que comanda Karina Milei, vinculan la remoción del jefe a un posible desencuentro con la hermana del Presidente.

El lunes último, el director de Control y Fiscalización Pesquera, Julián Suárez, que por su experiencia había sido requerido por la actual gestión luego de ocupar el cargo durante cuatro años en el gobierno anterior, presentó su renuncia indeclinable ante el subsecretario de Pesca, Juan Antonio López Cazorla.

La decisión de Suárez fue tras el escándalo del buque Tai An, por el que recibió amenazas de la Cancillería que impidieron tomar la decisión de hacer volver el barco a puerto. No fue el único hecho que lo empujó a renunciar: le pidieron el viernes pasado que confeccionara una lista con cincuenta nombres para ser despedidos y que preparara una desregulación, eliminando las resoluciones y disposiciones establecidas por la Secretaría de AGyP y la Subsecretaría de Pesca desde 2019 a 2023.

Es la segunda vez que el funcionario presenta su renuncia. La primera fue ante el cambio de gobierno, pero desde la administración libertaria le pidieron que se quedara porque no tenían ninguna persona que pudiera hacerse cargo de sus tareas.

La salida de Omar Yasín fue inesperada. De hecho, el exfuncionario fue anoticiado del hecho por el propio Milei durante una entrevista en LN+. La salida del exsecretario de Trabajo tuvo lugar a 48 horas de la polémica por los aumentos de sueldos en el Gobierno, a través del Decreto 206/2024 firmado por el propio Presidente, para cargos jerárquicos.

La primera baja en el Gobierno fue el 16 de diciembre, a tan solo seis días de la asunción de la nueva gestión. Se trató de Eduardo Roust, que si bien no había sido nombrado formalmente en el cargo, ya oficiaba como subsecretario de Comunicación. De acuerdo a la carta que dirigió a periodistas en salir del Gobierno, basó su decisión en “motivos personales” y habló de la exigencia de una “velocidad informativa sin precedentes”.

Un día después de la salida de Roust, tuvo lugar la baja de quien fue director de Comunicación nacional. Se trata de Juan Caruso, quien anunció así su paso al costado: «Amigos, colegas, compañeros. Les escribo para avisarles que decidí dar un paso al costado y no seguir en la comunicación del gobierno de Javier Milei», expresó.

La tercera salida se registró el 29 de diciembre, 19 días después de asumir la presidencia Javier Milei. Fue el caso de Belén Stettler, la entonces secretaria de Medios, quien fue reemplazada por el periodista Eduardo Serenellini. El cambio expuso, a menos de 20 días de asumir, las tensiones y peleas dentro del Gobierno libertario.

Tras esas primeras tres renuncias, y a punto de cumplir un mes sin bajas, Javier Milei tomó la decisión de echar el pasado 25 de enero a Guillermo Ferraro, quien estaba a cargo del Ministerio de Infraestructura, por «filtraciones del Gabinete» a los medios. Su salida se anunció de manera informal y se terminó de oficializar 40 días después, el pasado 5 de marzo, a través del boletín Oficial. Como consecuencia política de la salida de Ferraro, las áreas de Minería y Energía quedaron bajo la órbita del Ministerio de Economía, que maneja Luis Caputo.

Siguió Ricardo Schlieper, quien ocupó el cargo de subsecretario de Deportes. Días más tarde se comunicó de manera oficial la llegada del exgobernador bonaerense, Daniel Scioli, como secretario de Turismo, Ambiente y Deporte, quien dejó su cargo diplomático como embajador argentino en Brasil. “Comunico por este medio mi renuncia al cargo de subsecretario de deportes de la Nación. Ante la designación de Daniel Scioli como secretario del área decidí dejar el cargo para darle libertad de acción para elegir sus colaboradores», manifestó Schlieper.

La caída del proyecto de ley ómnibus provocó un cimbronazo interno y el comienzo de una puja con los gobernadores. El pasado 9 de febrero, Javier Milei mandó a pedir las renuncias de Flavia Royón, quien estaba a cargo de Minería, y de Osvaldo Giordano, titular de Anses. Se vislumbró allí la bronca del Gobierno con las provincias que no acompañaron con votos en el Congreso el proyecto de «Ley de Bases». Royón quedó marcada por su vínculo con Gustavo Sáenz (gobernador de Salta) y Giordano por su cercanía con Martín Llaryora (Córdoba).

Como parte del mismo enfrentamiento, Sebastián García de Luca, quien fue jefe de campaña de Patricia Bullrich en Buenos Aires, renunció el pasado 27 de febrero a su cargo en el Ministerio de Seguridad de la Nación. De Luca era secretario de Articulación Federal y anunció su renuncia del cargo a través de Twitter, también de forma sorpresiva: “Un placer acompañarte hasta acá Pato Bullrich. Gracias por tu confianza. Sos una gran dirigente y mejor persona. Sigo convencido del cambio que necesita nuestro país, con responsabilidad, respeto y federalismo”, escribió en sus redes sociales.

Ese mismo día se oficializó la salida de Ricardo Spartano, quien ocupó el cargo al frente de la Secretaría de Coordinación Legal y Administrativa en el Ministerio de Capital Humano, que conduce Sandra Pettovello. Duró tan solo nueve días en esa función y fue la segunda baja en la cartera de Pettovello, tras la renuncia del subsecretario de Políticas Sociales de la Secretaría de Niñez y Familia, Pablo Rodrigué, quien estaba a cargo de la distribución de los alimentos para los comedores.

NA / Ámbito

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Exigen la liberación de los más de 30 detenidos en la represión en el Congreso

La cacería policial mientras se trataba la Ley Bases en el Senado todavía tiene efectos concretos. Los más de 30 detenidos ...