Reeditarán beneficios a economías regionales derogados por Cambiemos

El gobierno nacional analiza la posibilidad de devolver a las economías regionales condiciones de competitividad mediante beneficios impositivos dados de baja por la gestión Cambiemos, con una reedición del Decreto 814 que contempla las asimetrías de las estructuras de costos en provincias del NEA, NOA y la Patagonia.

Fuentes oficiales confirmaron que el tema lo lleva adelante el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y el secretario de Industria, Ariel Schale, quienes están definiendo «un nuevo esquema» con «características diferenciales» de la norma que reedite el Decreto 814 de 2001.

El ministro Kulfas habló sobre la cuestión en encuentros en los que participó durante las últimas dos semanas. A lo que se sumó las palabras del presidente Alberto Fernández respecto al interés que existe sobre el tema en especial en las economías regionales más alejadas de los grandes centros urbanos de la zona centro.

Las fuentes oficiales consultadas por Télam señalaron que se busca «restablecer con algunas características diferenciales los beneficios del Decreto 814 que básicamente es reconocer las asimetrías que hay en la Argentina, que no tiene una estructura de costos para producir igual en todo su territorio».

«Si se trata a todos como iguales lo que se hace es fundamentalmente fomentar la desigualdad y hay que equilibrar eso y un reparto mas apropiado de las cargas patronales, y en función de las distancias compensar los costos adicionales de fletes», explicaron las fuentes.

Para el gobierno, este punto refleja «una mirada de la Argentina que ya existió, que estuvo vigente y demostró su efectividad, y que se quiere presentar de manera mejorada».

La Reforma Tributaria que impulsó el gobierno de Mauricio Macri, en 2017, derogó aquel decreto y dispuso un nuevo esquema de compensación de aportes patronales por zona, que en un plazo de cinco años igualaría a todo el país, sin tener en cuenta las particularidades de las economías regionales.

Desde entonces, la norma fue motivo de reclamo tanto de la Unión Industrial Argentina (UIA) como de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) con el argumento de que se trata de un esquema en favor de una mayor competitividad y de formalización laboral en las zonas alejadas de los principales centros urbanos.

«Es muy importante que vuelvan los beneficios del 814 porque reconocen la heterogeneidad de las economías regionales, los problemas logísticos, la necesidad de federalizar y ocupar mejor el territorio y de generar empleo privado formal», explicó a Télam el director ejecutivo y Economista Jefe de la UIA, Diego Coatz.

«Pensando en la nueva economía de pospandemia, contar con los beneficios perdidos puede significar que algunas provincias se vean favorecidas para generar empleo y fortalecer la recuperación», en un contexto «de una actividad que vuelva a crecer y una macro previsible», dijo Coatz.

«El nuevo esquema que se está trabajando -agregó- seguramente devolverá, de mínima, las alícuotas a los valores previos, pero será necesario que sea como parte de un esquema complementario que compense mediante el costo laboral no vinculado al salario» los problemas de mayores tasas de interés, mayores costos logísticos, menor infraestructura y menor inversión.

El tema ya había sido planteado por la UIA al entonces candidato presidencial del Frente de Todos en octubre pasado, en un encuentro en la sede de la entidad empresarial al que llegó acompañado por Kulfas, Santiago Cafiero, y Cecilia Todesca, hoy su ministro de Desarrollo Productivo y su jefe y vicejefa de Gabinete, respectivamente.

Es que el decreto en cuestión, un reclamo casi permanente de la UIA durante los últimos 3 años, estableció que el empleador puede computar como crédito fiscal del IVA, el monto que resulta de aplicar la base imponible de las contribuciones patronales abonadas.

Este aliciente de competitividad se traduce en puntos porcentuales que varían de acuerdo a la zona geográfica y con particular atractivo para las empresas del NOA, NEA y Patagonia.

El gobierno de Cambiemos lo modificó con la Ley 27.430 de Reforma Tributaria, en dos aspectos centrales: una alícuota única para todos los empleadores que se fijó en el 19,5% de incremento gradual hasta 2022, y un mínimo no imponible salarial para la contribución a partir de $12.000 ajustado por inflación, esquema suspendido desde diciembre por la Ley de Emergencia.

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Aerolíneas Argentinas anunció más de 65 vuelos internacionales y regionales para octubre

Aerolíneas Argentinas anunció la programación de más de 65 vuelos especiales para el mes de octubre, que abarcan a rutas internacionales ...