Destacamos

Se estrena en Cine.ar el documental «Vilca, la magia del silencio» 

La laboriosa vida de Ricardo Vilca, en la que pese a que nunca nada le fue fácil supo abrirse camino para dar a conocer su arte y convertirse en uno de los secretos mejor guardados de la música argentina, con anclaje en la Quebrada de Humahuaca, es el centro del relato del filme «Vilca, la magia del silencio», que estrena hoy a las 20 en Cine.ar y a partir de mañana se verá gratis, en Cine.ar Play.

El documental, dirigido por Ulises de la Orden y Germán Cantore, comenzó casi sin intención, cuando conocieron a Vilca en 2002 durante las grabaciones que el músico jujeño realizó para «Río Arriba», ópera prima de De la Orden y en la que Cantore realizó el montaje.

«Durante la edición, compartimos con Vilca distintas fases del montaje y de la composición de la música, y de a poco fuimos conociendo en profundidad a este artista y, deslumbrados por su música y su personalidad, nos despertó el interés por realizar un documental que lo retrate en profundidad», dijo Cantore a Télam.

Desde que se conocieron y hasta el fallecimiento de Vilca en 2007, De la Orden y Cantore lo filmaron tanto en sus visitas al Norte argentino como en los viajes de Vilca a Buenos Aires, donde, gracias a algunos amigos, comenzaba a ser conocido en las peñas porteñas.

«Ricardo falleció repentinamente por una neumonía y desde entonces esa idea germinal se convirtió en un mandato, por la necesidad de mostrar tantos materiales registrados a lo largo de los momentos compartidos. En 2018 viajamos a rodar al Norte, donde filmamos con muchos amigos, músicos, familiares y demás personas que conocieron a Vilca, que nos ayudaron a contar la historia de Ricardo», comentó el realizador.

La música de Vilca es un reflejo de sus experiencias en la Quebrada; el silencio del viento, el calor del sol, la refrescante sombra de los árboles y las imponentes figuras de los cardones se pueden sentir en cada uno de sus punteos o rasgueos.

«Su presencia en el escenario, hablando lento y bajito, casi con los ojos cerrados, y tocando la guitarra con suaves pulsaciones, inmediatamente te trasladaban espiritualmente, y esa magia a la que hace referencia el título de la película te iba envolviendo hasta generar un estado de comunión colectiva que pocas otras veces he sentido», recordó el director.

Cantore explicó que «para Ricardo las cosas nunca fueron fáciles»; el artista fue criado por su abuelo, luego de que su padre ferroviario muriera a temprana edad; a su madre la conoció ya de grande.

Autodidacta, nunca contó con educación musical; él se sentaba a sentir el paisaje y de ahí componía, ya sea con una guitarra, una hoja y un papel o con el choque de dos piedras que, según dice en el documental, «guardaban el sonido».

Tampoco le fue fácil en la Quebrada. Acostumbrados a los carnavalitos, la música de Vilca sufrió rechazos al comienzo, cuando decidió abandonar la banda con la que animaba fiestas tocando rock y cumbia.

«Después, las necesidades económicas lo llevaron a ser maestro de música en comunidades muy alejadas, como Cangrejillos, camino a La Quiaca, donde estuvo durante varios años. Creo que todas esas situaciones demoraron un poco la posibilidad de que Ricardo se encontrara con su propia música, pero al mismo tiempo forjaron un espíritu muy particular y le permitieron conectarse con sus raíces más profundas, y encontrar en su cultura y en su entorno la materia prima de sus composiciones», señaló.

«Creo -agregó- que una vez que empezó a mostrar sus creaciones y buscó de todas las maneras que su música se difunda, esa fama le fue llegando naturalmente. Así contactó a León Gieco primero, a Divididos después, y ellos trajeron su música a Buenos Aires, y también mucha gente que lo escuchaba en su peña en Humahuaca, luego iba llevando su música por todo el país».

Vilca nunca quiso dejar su Humahuaca. En sus últimos años, cada vez que viajaba a Buenos Aires, llenaba. Si de un día para el otro se le ocurría armar un show en una peña, no alcanzaba ni el espacio ni los días para responder a la demanda. Así, llegó a agotar todas las entradas en el ND Ateneo.

Esta fama tardía lo llevó, también, a realizar presentaciones en varios puntos del país, ocasiones que aprovechaba para encontrarse con los hijos de su primer matrimonio, quienes se habían ido vivir desde chicos a Buenos Aires.

«Ricardo es aún hoy uno de los secretos mejores guardados de la música popular argentina. Seguramente si, como han hecho muchos artistas, hubiese abandonado el pueblo y se hubiese radicado en Buenos Aires, su obra hubiese tenido mayor y más rápida trascendencia. En eso también somos bastante poco federales. Pero en eso él también fue distinto y eligió quedarse en su tierra hasta sus últimos días», indicó.

Consultado sobre qué le causó más impacto de Vilca, Cantore eligió destacar dos: «En primer lugar, la inmensa humildad de alguien que era un tocado por los dioses, pero se comportaba como el más sencillo del mundo, sin perder nunca la curiosidad y el interés por cosas nuevas, y con una generosidad enorme, abriendo siempre su casa junto a su esposa Mecha para recibirnos y recibir a todo aquel que iba a golpearle la puerta. Y por otro lado, lo impactante que era escucharlo tocar en vivo: más allá de la hermosura de sus melodías, que uno puede apreciar en cualquiera de sus discos».

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Lanzan el programa «Cine jujeño en construcción» con becas y financiamiento

Directores, guionistas y realizadores de audiovisuales tienen plazo hasta el 14 de noviembre del presente año, para inscribirse y acceder a ...