Destacamos
2º juicio oct24

Testigo sobreviviente dijo que peligraba la libertad después que desaparecieron a las chicas

2º juicio oct24Soledad López, una testigo víctima de la cruenta dictadura militar en Jujuy afirmó hoy que “peligraba nuestra libertad luego de la desaparición de las chicas”, en referencia a la salida que tuvieron de la cárcel, el 10 de junio de 1976 Dominga Álvarez de Scurta, María Alicia del Valle Ranzoni y Juana Francisca Torres Cabrera. Los restos de Scurta fueron hallados en 1984, en el cementerio de la localidad de Yala, habían sido inhumanos como NN. Ranzoni y Torres permanecen desaparecidas.

En la audiencia de hoy, la mujer recordó que las tres mujeres habían ingresado al penal provincial a fines de mayo de 1976, “con signos más que evidentes de haber sido torturadas, tenían las marcas de la picana y los golpes en los brazos, las piernas, los ojos y zona de los genitales».

 López estuvo alojada desde 1974 en la cárcel del Buen Pastor y luego, en noviembre de 1975, trasladada a la prisión provincial, que está ubicada en el barrio capitalino de Villa Gorriti.

Relató que tras la entrada de las víctimas pudo hablar con Scurta, quien le contó «que la habían picaneado en los genitales y sentía un terrible dolor porque sufría de un cáncer de útero».

 Resaltó que intentó consolar a las mujeres, pero Dominga le decía «Sabemos que nos van a matar, nosotras somos boleta, nos avisaron». Cuando Silvia López le preguntó a la docente por qué harían eso, «la respuesta de ella fue ‘somos militantes del ERP'».

 Señaló que las tres mujeres que fueron desaparecidas estuvieron en el pabellón de mujeres, alrededor de unos diez días, “hasta que una madrugada, entre la una y las tres de la mañana, escuché un ruido y me asomé por la ventana de la celda y vi cómo iban caminando hacia la salida, a Alicia Ranzoni gritando y pidiendo auxilio, a Juana Torres simplemente llorando y a Scurta que me miró como diciéndome ‘ves que va a suceder lo que te dije'».

 Contó que la llevaron el comisario de la policía jujeña, Ernesto Jaig, que encabezaba un grupo de tareas entre militares y policías, el oficial del servicio penitenciario, Néstor Singh y otros dos carceleros. «A partir de ese momento, sentí y pensé que peligraba nuestra libertad, ya nunca más tuve la certeza de que íbamos a salir, a partir de ese momento fue una tortura constante», dijo la mujer. 

 López dijo que después del golpe del 24 de marzo de 1976 fue sometida a interrogatorios, la primera vez por el mayor Juan Carlos Jones Tamayo, actualmente prófugo con pedido de captura y recompensa.

 Cuando el tribunal le agradeció por haber dado su testimonio, López pidió:»Que se haga justicia, no queremos venganza, sabemos que así vamos a estar más tranquilos».

 Antes de seguir con los testimonios, el Tribunal Oral Federal de Jujuy dio a conocer una resolución, por la cual rechaza las acusaciones que había realizado la defensa de los represores procesados contra la integración del tribunal por no ser jueces naturales. También rechazó por extemporánea la participación del vocal Daniel Morín y del fiscal ad hoc, Pablo Pelazzo. La defensa había solicitado la nulidad del juicio. Luego de conocerse la resolución del tribunal, los defensores Carlos Rodríguez Vega y Juan Cazares pidieron hacer reserva para ir a casación.

 Luego declararon Oscar Héctor Maña, Juan Pedro Aparicio y Carlos Raúl Galean exguardiacárceles del servicio penitenciario local. El primero de ellos recordó que el 24 de marzo de 1976 los presos políticos fueron llevados a la prisión en camiones militares y los pusieron en un depósito. En tanto, Aparicio y Galean poco y nada aportaron para develar las causas que se ventila en este juicio.

Las audiencias siguen mañana con el testimonio de un testigo víctima, Carlos Alberto Melián, a través de una videoconferencia desde la provincia de Santiago del Estero. 

 En este segundo juicio por los crímenes de lesa humanidad en Jujuy, el Tribunal Oral Federal Nº1, conformado Fátima Ruiz López, como presidente de trámite y los vocales Daniel Morín y Federico Díaz, esta develando cuatro causas acumuladas sobre la desaparición y asesinato de la docente Dominga Álvarez de Scurta y la detención y desaparición Osvaldo José Gregorio Giribaldi, Jaime Rafael Lara Torres, María Alicia del Valle Ranzoni, Juana Francisca Torres Cabrera, Pedro Eduardo Torres Cabrera y Jorge Ernesto Turk Llapur.

Los represores procesados son: Antonio Orlando Vargas, ex interventor en el Servicio Penitenciario y los guardias cárceles, César Darío Díaz, Carlos Alberto Ortiz, Orlando Ricardo Ortiz, Mario Marcelo Gutiérrez y Herminio Zárate, por los delitos de secuestros, torturas y desapariciones, en el marco de los crímenes de lesa humanidad. 


 

x

Check Also

“No seré candidato hasta que termine el compromiso que tengo con la UNJU”

El rector de la UNJu, Rodolfo Tecchi, aseguró que “no seré candidato hasta que no termine mi compromiso con la Universidad ...