Destacamos
romina aramayo-juan-padre

Tras batallar por el esclarecimiento del asesinato de su hija, Juan Aramayo murió sin encontrar justicia

Juan Víctor Aramayo murió en Buenos Aires, después de haber luchado para que la justicia investigue a fondo quién asesinó a su hija en 2014. Durante años el hombre insistió en que policías estaban involucrados en el crimen, sin lograr que la Fiscalía avanzara en esa línea.

Romina Aramayo fue asesinada a golpes. Su padre estaba seguro de que efectivos de la Policía de la Provincia estaban involucrados. Por años reclamó al fiscal de Investigación Penal Carlos Farfán que siguiera esa hipótesis. En el camino, Juan Aramayo debió batallar además para mantenerse sano y continuar en la búsqueda de justicia, siempre acompañado de su nieta, que tenía 8 años cuando mataron a Romina.

Fue entre el 5 y el 6 de abril de 2014 cuando la familia de Romina Aramayo denunció su desaparición. La joven había viajado desde su casa en Libertador Gral. San Martín hasta San Salvador de Jujuy. El fiscal Farfán ordenó su búsqueda, que concluyó el jueves 9 de abril cuando hallaron su cadáver en predios del dique Los Molinos.

El cuerpo de Romina mostró signos de un ataque brutal. La carátula de la causa es “homicidio calificado agravado por violencia de género”.

Juan Aramayo se puso al frente del reclamo de justicia. Después de que la investigación se mantuviera paralizada por mucho tiempo, en fiscal Farfán fue apartado en noviembre de 2016 por presuntas irregularidades en la etapa procesal. El expediente pasó entonces al fiscal Aldo Lozano, y luego a la de Diego Cussel.

En noviembre pasado, se negó a declarar uno de los principales sospechosos del femicidio, Diego Martín Alemán, imputado de los delitos de abuso sexual y homicidio agravado por violencia de género. Había sido detenido días antes. En la causa también está acusado el comisario Gabriel Osvaldo Zapana, quien se desempeñaba como jefe de la Seccional 46º de Alto Comedero, imputado por el delito de “encubrimiento agravado”. El policía fue detenido unas semanas antes que Alemán.

Alemán era el encargado del cabaret Wolf Night Club Vip, de Alto Comedero, donde trabajaba Romina. En su detención intervinieron el Juzgado N° 4 de Isidoro Arzud Cruz y la Fiscalía Especializada en Delitos Graves contra las Personas de la provincia de Jujuy, a cargo de Alejandro Bossatti. La hipótesis es que Alemán llevó adelante el crimen por encargo de otras personas.

Cuando detuvieron a Alemán, Juan Aramayo se mostró conforme, aunque aclaró que estaba convencido de que en el crimen intervinieron más de dos personas. “Alemán fue ayudado para terminar con la vida de Romina”, dijo en esa oportunidad a El Submarino Radio. En este sentido, señaló a Roberto Gabriel Fontanet, dueño del local nocturno, acusado y procesado en 2014 por presunta trata de personas con fines de explotación sexual.

“Más allá de los problemas de salud que sufro, tengo fuerza para seguir y quiero verlos presos a todos que nos causaron mucho daño”, había dicho Aramayo. Las fuerzas se le agotaron este miércoles.

El padre de Romina Aramayo confía en que la detención del comisario permitirá esclarecer la muerte de su hija

 

Consulta el Padron
x

Tal vez te interese

Encuentro para analizar la situación que padecen los tomadores de los créditos UVA

Junto a sus pares de la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina (ADPRA), el Defensor del Pueblo de ...

A %d blogueros les gusta esto: