Camaño reclamó que la justicia y el gobierno se hagan cargo del ataque

Ya pasó más de una semana de la agresión que sufrió el pediatra Rubén Camaño por parte de un grupo de policías en la guardia del Hospital Arturo Zabala de Perico.

El médico relató en detalle lo que ocurrió y reclamó que las autoridades políticas, juficiales y policiales de la provincia tomen cartas en el asunto.

En diálogo con El Submarino Radio (FM Conectar 91.5), Camaño contó que la agresión ocurrió entre la noche del viernes 5 y la madrugada del sábado 6, cuando cumplía con su guardia de 24 horas. «Llega un policía de civil que se quiere atender, lo hace en forma violenta, pasa por encima de los enfermeros, chapea. Eso motivó que yo le pidiera que se retirara. Ahí empezó el problema», relató.

En este punto, el médico puso el acento en su especialidad: «Soy terapista pediátrico, neonatólogo, autor de un posgrado en medicina infantil, soy miembro de varias entidades científicas a nivel mundial, de la Sociedad Latinoamericana de Cuidados Intensivos Pediátricos y de la Sociedad Argentina de Pediatría. En Jujuy soy el único recertificado en terapia intensiva pediátrica y neonatología. No atiendo adultos».

Camaño, que es secretario general de la Asociación de Médicos de la República Argentina (AMRA) Jujuy, explicó que en el hospital Zabala las guardias están divididas. «Es difícil que yo renuncie a mis actividades de pediatra en el hospital para atender a un adulto, cuando hay médicos para adultos», señaló, y agregó: «Que yo ayude a la guardia en una situación crítica de vida o muerte, es otra cosa. El juramento hipocrático me lo sé de memoria».

«Si me quieren arruinar la vida, van a tener que buscar a un niño para que me denuncie; no un adulto que fue a jugar fútbol 5 y viene para que le venden el piecito», ironizó.

Camaño relacionó la presencia violenta de los efectivos policiales, varios de uniforme y uno de civil, con un incidente ocurrido el día anterior, cuando lo «invitaron a pelear en la Caminera».

Pasadas las diez de la noche del viernes 5, contó Camaño, vio que los policías estaban parados en la puerta de ingreso, dentro del hospital. «Había uno de civil y otro del que conozco el nombre, pero no puedo decirlo porque si lo hago les doy el pie para que hagan lo que quieran», describió.

«Estaban haciéndose los pícaros los dos, diciéndome cosas. Yo entraba y salía y ellos amenazaban y amedrentaban, tanto a los enfermeros como a los guardias, a los que suelen faltarles el respeto chapeando con que son policías, y los guardias les tienen miedo porque ellos no son policías», continuó el médico.

Llegado ese punto, Camaño les pidió a los policías que se retiraran del hospital, para evitar problemas. «Yo sabía lo que iba a pasar. Ya estaba todo preparado, aunque no sé quién lo preparó», indicó.

Una hora después, cerca de las 23.30, los policías ya no estaban. «Uno de los guardias me dice que el uniformado se había retirado del hospital para hacer una denuncia contra mí -refirió Camaño-. Al rato vino un grupo de seis, ocho o diez. No conté, pero eran más de seis. Estaban con un sargento del que podría decir el nombre, con un cuaderno y el celular, que no representa ningún elemento probatorio. Este sargento se metió al hospital, a tomar nota de quién estaba presente, pidiendo el nombre a todos».

«Colmaron mi paciencia y los tuve que denunciar, porque me amenazaron con denunciarme». La investigación iniciada en la justicia está bajo secreto de sumario y, según reveló el pediatra, el fiscal ya citó a los efectivos.

Camaño opinó que el ministro de Seguridad, Guillermo Corro, y el jefe de Policía de la Provincia, Javier Tejerina, tendrían que haberse interesado por el episodio que lo tuvo como protagonista. «No sé qué tipo de policías forman; para mí no tienen educación», reflexionó.

Por estas horas, el pediatra espera que la fiscalía lo cite para ratificar la denuncia. «Yo soy un humilde trabajador, pero estoy al frente del sindicato y voy a hacer valer mi tutela sindical -afirmó-. Y los policías tendrán que ratificar o rectificar lo que han dicho».

«Le destrozaron la vida a una persona», dijo Camaño. Se refería a su madre. «Ese domingo le comenté a mi mamá lo que había pasado y ese día se murió», reveló.

-¿Tiene confianza en la justicia?

-Es una causa abierta. Vamos a ver si la justicia en Jujuy por primera vez es independiente.

-¿Sus colegas lo apoyan?

-Sí. Están muy enojados, pero aparte están con miedo porque la otra noche han empezado a recorrer los hospitales amenazando a varios médicos.

-¿Quién?

-No sé. Estoy investigando. Si yo soy un callo para los policías, que me lo digan de frente, que vengan a mi casa y me lo digan y me metan un tiro. Pero el que ha hecho esto está mal asesorado. Buscan que me enoje, porque tienen una imagen de que uno es calentón. Acá una persona denunció algo y se abrió el ovillo de la madeja. Pero yo no nombré a nadie, ellos lo nombraron. Así que esa persona tendrá que ir a Buenos Aires a litigar.

-¿Tiene miedo?

-En mi familia, en mi casa, quedamos yo y mis dos hijos, y mi empleada. Si a ellos les llega a pasar algo, los hago pura y absolutamente responsables al ministro de Seguridad, que debe ser un inútil, al jefe de la Policía, que debe ser otro inútil, y a la Legislatura jujeña, que lo único que quieren es tomar partidismo político. El gobernador ya lo sabe, ya me conoce. Así que yo estoy esperando que esas autoridades me reciban. Y un juez que actúe de oficio y ordene protección de persona.

-¿Cree que es un tema político?

-No lo sé. Para mí no es político.

-¿Entonces?

-No lo sé. Para mí, cualquiera puede ser perseguido. Y hay algún poder detrás de lo que está soportando el sistema de salud. Vienen a mí, que estoy perseguido hace 10 años, y me tiran la policía encima. O puede ser que estos se han mandado una tontera. Tendría que salir el jefe de Policía a defender a sus policías, pero no lo hace. ¿Cómo puede un policía ir a amenazar y golpear dentro del hospital a un médico? ¿A vos te parece? ¿Cómo vamos a estar protegidos si la policía, sabemos, se mete en las casas sin orden judicial?

-¿Podría ser por su actividad sindical?

-Lo que pasa es que acá la mafia está instalada. Es así. Que pongan la cara, pues. Los estamentos legales de la provincia tienen que salir a hablar, pero no lo hacen. ¿Por qué?

Policías atacaron e intentaron detener al pediatra Rubén Camaño en el hospital de Perico

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Diputados realizaron una doble sesión: Designó jueces y crearon juzgados en el interior

La Cámara de Diputados llevó a cabo dos sesiones, una especial, donde designaron jueces y en la ordinaria, aprobaron la creación ...